Economía

Bankia sufrió un agujero de 543 M. en las primeras 19 operaciones inmobiliarias judicializadas

La Fiscalía estudia ya 47 operaciones en las que los análisis forenses encargados por el FROB han detectado irregularidades. Apenas se conocen detalles de 19 de estos procesos. El quebranto generado por ellos asciende a 543 millones que fue descubierto en la reformulación de las cuentas realizadas por el equipo de Goirigolzarri en mayo de 2012.

Rodrigo Rato, ex presidente de BFA-Bankia.
Rodrigo Rato, ex presidente de BFA-Bankia.

En diciembre de 2011, la recién creada Bankia supuraba el ladrillo aglutinado por la suma de sus siete cajas. Su inmobiliaria contenía ya un total de 53.123 unidades, entre inmuebles y préstamos ligados al mundo promotor, que suponían unos activos por valor de 28.500 millones. "La situación actual es compleja con los activos adjudicados y sociedades participadas que ascienden a 294 de las que 47 son participadas al 100%, 26 tienen una participación mayor del 50% y 221 inferiores al 50%. Contamos con más de 350 socios de los que 80% son promotores, en su mayoría Insolventes. El origen es diverso, el 51% provienen de Bancaja con un riesgo alto, 20% de Caja Madrid con riesgo bajo y el 29% del resto de cajas con riesgo medio".

La cita apareció en la presentación que efectuó José Manuel Fernández Norniella al Consejo de Bankia, el 12 de diciembre de 2011, según recoge el informe de los dos peritos del Banco de España que colaboran con el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. Ese día, Norniella, mano derecha de Rodrigo Rato, enumeró la situación de la inmobiliaria tras la salida de José Luis Olivas (21 de noviembre) de la vicepresidencia de Bankia, tras un duro enfrentamiento con el ex presidente de Bankia. Hasta su cese, Olivas había ocupado el puesto de vicepresidente único para las sociedades participadas del grupo lo que obligaba a Miguel Ángel Soria, director de auditoría interna, tener que reportar al ex número uno de Bancaja.

Precisamente, esta estructura jerárquica, según exponen los peritos, "no ayudó a poner de manifiesto la situación de deterioro de las sociedades participadas inmobiliarias, así, como en su caso, las operaciones con indicios de actuaciones irregulares las cuales (sociedades participadas), la mayoría venían de la antigua Bancaja y Bancaja Hábitat".

Hasta la fecha, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), actual dueño de Bankia, ha trasladado a la Fiscalía un total de 47 operaciones crediticias después de que los respectivos forensic hayan detectado irregularidades. El informe pericial desgrana las prácticas irregulares de un total de 22 operaciones que causaron un perjuicio a Bankia de 543 millones en las cuentas de 2011.

El nuevo equipo gestor liderado por José Ignacio Goirigolzarri dotó provisiones por esta cantidad en la reformulación de las cuentas del ejercicio 2011 que efectuó el 28 de mayo de 2012, a los pocos días de tomar el control de la entidad. Un total de 322 millones corresponden a los saneamientos que se tuvieron que realizar por el deterioro de los activos, mientras que los 221 millones restantes corresponden a compromisos asumidos por el grupo con diferentes sociedades inmobiliarias.

Entre las 22 operaciones que se encuentran ya judicializadas, hay tres sociedades que aparecen en más de un proceso. Se trata de las inmobiliarias Acinelav Inversiones 2006, Edusa y Urbanika. Los peritos del Banco de España concluyen que estas 22 operaciones tienen "escasa razonabilidad económica".

La mayoría de estos procesos replicaban la misma estructura. Una inmobiliaria participada mayoritariamente por Bankia y otras pequeñas sociedades inmobiliarias, habitualmente con tensiones de tesorería, que obligan a la entidad financiera a tener que aportar financiación extra al conglomerado de pequeños accionistas para soportar la carga financiera de Acinelav, Edusa o Urbanika. En definitiva, como se conoce en el argot financiero, 'patadas hacia adelante' para no reconocer el estrepitoso fracaso de esas inversiones.

La operación firmada con Nuevas Actividades Urbanas SL supuso el mayor deterioro entre las operaciones supuestamente irregulares conocidas hasta la fecha. El nuevo equipo dotó un total de 167,7 millones por el deterioro de esta participada controlada por Bancaja Hábitat (45%) y el Grupo Gesfesa (grupo promotor local de Valencia con otro 45%).

Los activos de esta sociedad participada se componen fundamentalmente, bien indirectamente o directamente a través de sociedades participadas, de suelos para desarrollar activos de carácter terciario, suelos para desarrollar viviendas y activos en renta. Según recoge el informe pericial, el Grupo Gesfesa comenzó a tener tensiones de tesorería ya en 2010 dado que su actividad fundamental es la promoción inmobiliaria. "En este sentido la sociedad necesita el apoyo financiero de Bankia para poder continuar su actividad y desarrollo”, señalan los peritos.

Dentro de estas tensiones de tesorería, el forensic encargado por el FROB sospecha de la concesión de un crédito por valor de 15 millones cuyo destino fue suscribir, junto con el grupo Montoro, una ampliación de capital en Mediterránea de Actuaciones Integrales, S.L. (MAI) para cancelar un crédito que dicha sociedad había recibido de Bancaja para la compra de solares. El forensic analiza sí los fondos recibidos por su participada sirvieron para cancelar un préstamo que había recibido previamente de Bancaja para la compra de suelos en Valencia.

Los peritos concluyen que el deterioro contabilizado en la reformulación de cuentas por la participación de BH en Nuevas Actividades Urbanas, SL por importe de 167,76 Millones de euros (supone el 84 % del valor en libros contabilizado antes de la reformulación) debería haberse registrado, al menos, desde el cierre del ejercicio 2010 dada las graves dificultades financieras que arrastraba el grupo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba