REFERÉNDUM EN ESCOCIA

Miedo en el Gobierno: lo que Reino Unido, España y Europa se juegan hoy con el referéndum de Escocia

¿Preparados para abrir la caja de Pandora con la consulta que se celebra hoy mismo en Escocia? Las consecuencias para Reino Unido, España y Europa pueden ser terribles. Por no hablar de cómo pueden terminar los pobres escoceses si gana el voto a favor de la independencia…

La independencia de Escocia, un interrogante cuya solución llegará en apenas unas horas.
La independencia de Escocia, un interrogante cuya solución llegará en apenas unas horas. EFE

¿Preparados para abrir la caja de Pandora? Reino Unido, España y Europa se la juegan en el referéndum que se celebra hoy mismo en Escocia. Por no hablar de cómo pueden terminar los pobres escoceses si gana el voto a favor de la independencia…

Empecemos por la inestabilidad política que podría generar esta versión posmoderna del ‘Con faldas y a lo loco’. La independencia escocesa daría alas a los movimientos secesionistas en Cataluña, País Vasco, Flandes, el Véneto, Córcega… Asistiríamos al comienzo de los ‘neverendum’, con una región tras otra planteando la cuestión independentista porque sea cual sea el resultado nunca salen perdiendo. Incluso cuando se llevan un chasco, siempre obtienen más autogobierno y por lo tanto más fondos.

Sin los votos europeístas de los escoceses, el mismo Reino Unido podría votar a favor de la salida de la UE en el referéndum fijado para el 2017. ¿Y qué decir de la legitimidad que se arrogaría Moscú en el caso de Crimea? ¿O qué pasaría si Budapest reclamase una revisión de las fronteras húngaras con Rumania, Serbia y Eslovaquia? Justo cuando parecía que ya estábamos vacunados, los nacionalismos vuelven a atacar a Europa fruto de una crisis económica. En medio de un imparable proceso de globalización, aparecen nuevas grietas en el ‘Lifestyle Europe’, una fortaleza cuyo poder está en declive y cuyo modelo de bienestar está en entredicho.

Es más, si algo se ha demostrado en el último lustro es la falta de reflejos de Bruselas para resolver la actual crisis con los socios ya existentes. Imagínense el follón en las instituciones europeas si encima surgen nuevas peleas a cuento de las secesiones. De ahí que la UE haya pergeñado la doctrina Barroso: hay que apagar el incendio como sea y cualquiera que se independice constituirá un Estado nuevo que se queda fuera de la Unión.

Un error económico   

Por otra parte, en cuanto Escocia diga que sí a la independencia, la respuesta de los mercados resulta fácil de adivinar: las turbulencias afectarían a Escocia, Reino Unido… y España. Dos de los países que más tiran de una economía europea agonizante se verían torpedeados de nuevo. Hace sólo escasos días, varias fuentes gubernamentales reconocían en privado el miedo del Gobierno de Rajoy a que un Sí escocés provocase un rebrote de la prima de riesgo.  

Los independentistas escoceses argumentan que Escocia sería un lugar más próspero sin Reino Unido, libre por completo de las políticas de recortes. Sin embargo, ¿acaso se pueden quebrar uniones formadas hace 300 o 500 años y pensar que eso sale gratis y no tiene consecuencias económicas? El mismísimo Alan Greenspan aseguró que las previsiones macro con las que trabajan los nacionalistas escoceses son muy poco plausibles. Y el economista jefe del Deustche Bank calificó la independencia de Escocia como un gran error económico comparable a cuando Churchill ligó la libra al patrón oro o cuando la Fed falló a la hora de brindar liquidez a la banca alimentando la Gran Depresión. Veamos por qué lo dicen.

La incertidumbre monetaria

El primer dilema de una Escocia independiente consistiría en qué hacer respecto a su moneda. Podría mantener la libra con un acceso al sistema financiero garantizado por el Banco de Inglaterra. Sin embargo, eso significaría que podría llevar a cabo políticas fiscales absolutamente irresponsables con el dinero de Reino Unido. Se convertiría en lo que en la jerga se conoce como un 'free ryder', a menos que entregase el control de su política fiscal a los ingleses… ¿Y para eso van a querer la independencia? Pues por eso mismo el gobernador del Banco de Inglaterra ha anunciado que no se permitirá semejante posibilidad.

Así que la alternativa para los escoceses consiste en usar la libra sin el respaldo del Banco de Inglaterra. Es decir, Escocia no podría controlar la máquina de imprimir billetes para garantizar su deuda y los depósitos de sus bancos. Y de sobra es conocido qué ha sucedido en Europa cuando los países no disponen de un banco central que los financie. No es de extrañar por tanto que las entidades escocesas hayan anunciado que reubicarán sus domicilios en Londres o que muchos escoceses estén llevando su dinero hacia el sur. Incluso si en el mejor de los mundos se arreglase un gran colchón de liquidez para que no cundiese el pánico, los bancos escoceses tendrían que disponer de mayores ratios de capital y, por ende, encarecer muchísimo el crédito.

Otra opción es adoptar el euro con los consiguientes riesgos de tardar mucho en ser aceptado o acabar intervenido como cualquier otro país periférico. Quizás por eso los independentistas escoceses ya se han mostrado reacios a abordar esta ruta.

Y la otra posibilidad estriba en que Escocia conciba su propia divisa, un movimiento que también podría originar una masiva huida de capitales ante el riesgo de que el dinero pueda perder mucho valor al cambiarse. Los costes de transitar de una moneda a otra serían altos y los costes del comercio se elevarían al tener que contemplarse el intercambio de la voluta.

El petróleo y el whisky

En cualquier caso, la incertidumbre monetaria lastraría a la economía escocesa congelando todas las inversiones. Y de poco serviría el petróleo para compensar toda la deslocalización de las empresas hacia el sur, donde mantienen muchos más clientes. El sueño de renacer como una nueva Noruega se antoja como un hito imposible. La producción de crudo de Escocia dista mucho de la de Noruega, marcha en claro declive y requiere importantes inversiones.

La patronal británica ha advertido de que las empresas tendrían que hacer frente a más gastos para cubrir el agujero fiscal creado en Escocia. En particular, tendrían que desembolsar bastante dinero para recapitalizar los planes de pensiones privados de los escoceses.

Hasta una exportación tan imbatible como el whisky se vería perjudicada. Y no sólo por la moneda. Perdería la protección que le concede la UE a la hora de permitir la entrada de competidores o quitarle aranceles. Por no hablar de que una Escocia independiente tendría más difícil negociar los aranceles en mercados tan importantes como el indio.

El contagio

Con un sector financiero que alcanza doce veces su PIB, Escocia sólo pudo recapitalizar a sus entidades gracias al Tesoro británico. Los nacionalistas sencillamente ignoran las lecciones de la última crisis, en la que los países que más han sufrido han sido los pequeños: Grecia, Portugal, Irlanda, Islandia o los bálticos.

No obstante, la incertidumbre de los mercados también atacaría al resto de Reino Unido, que puede verse obligado a soportar toda la deuda y perder los ingresos del petróleo. Y en el caso de segregarse Cataluña, España no tendría capacidad para absorber tanta deuda al tiempo que su PIB se recorta en un 20 por ciento. El contagio se extendería. La independencia de Escocia desestabilizaría de nuevo toda la recuperación europea.  

En este final de nuestro particular con faldas y a lo loco, los escoceses corren el riesgo de navegar hacia un nuevo comienzo llevando como pareja a un peligroso travesti de política económica. Mucho más imperfecto que otros.

PS: sea cual sea el resultado de la votación en Escocia, dos factores desempeñarán un papel crucial: uno, en los distintos referendos en Québec los indecisos siempre terminaron inclinando la balanza a favor de la unión. Y dos, las encuestas suelen ser telefónicas y no suelen reflejar bien a los jóvenes, que en cambio respaldan mayoritariamente la independencia. Cualquiera de estos dos elementos puede decidir el referéndum.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba