Economía

España crea más empresas de las que destruye por primera vez desde antes de la crisis

España abrió más empresas de las que cerró en 2014. Sólo fueron 9.446 sociedades más, pero significa un punto de inflexión respecto a lo que había ocurrido desde el año 2007. El número de trabajadores también creció en 251.248 personas.

Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social.
Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social. EFE

El año recién concluido ha roto con seis años consecutivos de destrucción del tejido empresarial. En concreto, Seguridad Social registró 1.255.613 empresas al cierre de 2014, lo que implica un ligero 0,8% más que en 2013. En términos absolutos, la cifra es modesta, 9.946 sociedades más, pero al menos supone un punto de inflexión respecto a lo que había sucedido en los años más duros de la crisis económica. Desde 2007 España no lograba un saldo neto positivo en el número de sociedades. Tras tocar suelo en octubre de 2013, con 1.227.337 empresas, se inició una curva alcista -con altibajos- que se ha acelerado en los dos últimos meses del año, hasta desembocar en la mayor cifra desde 2011. 

En paralelo a este aumento de empresas lo ha hecho el número de trabajadores que emplean. Así, al término del ejercicio, totalizaban 11.761.854 empleados, un 2,2% más que los 11.510.606 de un año antes. Hay, por tanto, 251.248 trabajadores más. De media, cada compañía tiene contratadas a 9,37 personas, frente a las 9,23 de 2013. Esta evolución está en línea con los datos de paro registrado, que han caído hasta los 4,4 millones de desempleados. Son los principales síntomas de la incipiente recuperación económica, que llevará a España a situar al cierre del presente curso el Producto Interior Bruto (PIB) en el entorno del 2%, el nivel que históricamente se ha considerado necesario para crear empleo neto en nuestro país.

Por el tamaño de empresa, las que más que crecen son, precisamente, las más grandes. Aquellas que emplean a más de 499 trabajadores pasaron de 1.722 sociedades en 2013 a 1.770 en 2014, un 2,8% más. Las que cuentan con una plantilla de ntre 230 y 499 empleados avanzaron un 2,5%, hasta las 2.126, y las de entre 50 y 249, un 2,7%, hasta 20.075. Mientras, las de entre 3 y 5 trabajadores sumaron un 1,9%, hasta las 277.515 sociedades. Las de 1 y 2 empleados sólo crecieron el 0,3%, hasta las 709.907. Ahora bien, en conjunto, las microempresas con menos de 5 empleados, que en conjunto alcanzan las 987.422, representan el 78,65% del tejido empresarial español.

El comercio se mantiene como el sector con el mayor número de empresas. Cerró 2014 con 307.301, un 0,7% más que en 2013. La hostelería, por su parte, suma 159.488 sociedades, un 2,5% más, y el tercer sector en discordia, la construcción, alcanza las 105.103, una cifra muy alejada de las que se registraban en el boom inmobiliario (a mediados de 2007 había 255.726 compañías), pero que es superior a la de 2013, cuando cayó hasta las 104.175. Es decir, la construcción también rompe con seis años a la baja. Este sector emplea hoy a 597.357 personas, cerca de 18.000 más que 12 meses atrás, pero a años luz de los más de dos millones de antes de la crisis. El repunte de empresas y trabajadores de la construcción apunta a que lo peor para este sector clave en España ya ha pasado.

La construcción alcanza las 105.103 empresas, una cifra muy alejada de las que se registraban en el boom inmobiliario pero superior a la de 2013

De hecho, asociado a esto se enmarca el alza que han experimentado las empresas con actividades inmobiliarias, que crecieron un 5,1%, hasta las 71.332. Sólo el sector dedicado a actividades de organizaciones y organizsmos extraterritoriales le supera, con un avance del 7,5%. Las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento también suben un 5,1%, mientras que educación suma el 4%, información y comunicaciones el 2,8% y actividades financieras y de seguros el 2,6.

Por el contrario, agricultura, ganadería, silvicultura y pesca es el sector que más empresas destruyó, al pasar de 107.283 a 102.030, un 4,9% menos. Esto ha provocado la desaparición de casi 76.000 empleos, el 11,3% del total. Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire perdió el 2,7% de sus sociedades y las industrias extractivas el 2,1%. 

La Comunidad Valenciana y Baleares son las dos autonomías en las que más creció el tejido empresarial, un 2,5% y un 2,3%, respectivamente. Les siguen Ceuta y Melilla (+1,9%), Madrid (+1,8%), Murcia (+1,6%), Cataluña (+1,5%) y Canarias (+1,4%) y País Vasco (+1,1%). Por el contrario, sólo tres comunidades destruyeron empresas: Andalucía (-1,1%), Castilla-La Mancha (-1%) y Extremadura (-0,4%). A pesar de la caída, Andalucía es la región con más empresas, 238.565, por delante de Cataluña, 218.258, Madrid, 174.039, y Comunidad Valencia, 136.176.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba