Economía

El mal tiempo en la agricultura empeora las cifras de empleo

A pesar de la resaca navideña, el empleo del sector servicios resiste. El hecho de que los datos sean peores que el año pasado obedece más bien a la climatología del campo. Por el momento, no hay señales de que el mercado de trabajo se ralentice.

El mal tiempo en la agricultura empeora las cifras de empleo
El mal tiempo en la agricultura empeora las cifras de empleo Agronewscastillayleon.com

El objetivo de 600.000 empleos que quiere crear el Gobierno en 2015 se ha encontrado con su primer obstáculo del año: la pronunciada cuesta de enero.

El mercado laboral español es altamente estacional. Y en el ejercicio hay siempre dos momentos malos, enero y agosto. Tras el término de una campaña de verano muy buena impulsada por la bonanza turística, este agosto la afiliación cayó en casi 100.000 efectivos. Y ahora en enero el fenómeno se reproducido de nuevo. El número de afiliados se ha desplomado en prácticamente 200.000 personas, una cantidad muy abultada debido al final de un periodo navideño en el que se contrató mucho en la hostelería y el comercio ante el resurgir del consumo y la confianza.  

De hecho, en diciembre los datos de empleo fueron bastante positivos y subió la afiliación en 80.000 individuos frente a los 60.000 del mismo mes del año anterior.

Sólo en el sector servicios, en diciembre de 2014 se sumaron 65.000 afiliados frente a los 40.000 de diciembre de 2013. Eso debería haber provocado que este enero se hubiesen recortado más empleos del sector servicios fruto de la resaca navideña. Sin embargo, la cifra de destrucción de puestos de trabajo de los servicios resulta menor que la del año pasado. Este enero han desaparecido 120.000, 26.000 menos que en el ejercicio precedente. Es decir, los servicios han resistido el embate de enero mejor que hace doce meses.

¿Y entonces que ha pasado para que los guarismos sean peores que los del año pasado, cuando en enero se destruyeron 16.000 trabajos menos? En el caso de enero, también influye la climatología en la construcción y el campo, unos sectores en los que el mal tiempo paraliza el trabajo. Buena parte de los peores datos de este año respecto al pasado obedecen al comportamiento de la agricultura, una rama altamente temporal y en la que se han destruido en enero 40.000 empleos frente a los 2.000 afiliados que se crearon en enero del 2014. Las rachas de viento y la sequía han provocado esta vez un peor comportamiento del sector.

Los servicios resisten el embate de enero mejor que el año pasado. Es en la agricultura donde el mal tiempo ha hecho que las cifras empeoren 

En términos desestacionalizados, una vez quitados los efectos del calendario, hay creación de empleo y se registran 12.000 nuevos cotizantes. En cifras anuales, se contabilizan 400.000 personas más afiliadas a la Seguridad Social.

Respecto a la contratación en los últimos doce meses, los indefinidos a tiempo completo crecen un 25 por ciento, los indefinidos a tiempo parcial un 18, los temporales a tiempo parcial un 12 y los temporales a tiempo completo un 5. Todo lo cual refleja una mejora de la confianza de los empresarios a la hora de contratar porque poco a poco van fichando a más indefinidos a tiempo completo.  

Dicho esto y contextualizados los datos, la pérdida de 199.000 trabajadores no refleja un empeoramiento del mercado laboral. Aunque estos datos puedan tener un ligero impacto sobre la evolución de la economía, el robusto crecimiento que arrojan los distintos indicadores continúa, espoleado por la caída del euro, la mejora de las condiciones de financiación, el desplome del precio del petróleo, la creación de empleo y, sobre todo, la mejora de la confianza.

La nota amarga se halla, sobre todo, en una tasa de cobertura de las prestaciones de desempleo que desciende al 57 por ciento, seis puntos menos que un año antes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba