Economía

El Gobierno liga los 600.000 nuevos empleos al sector de la construcción y a más emigración

El Ejecutivo augura que en los próximos dos años bajará el paro por dos motivos: la emigración o lo que define como "movimientos migratorios inversos" y el crecimiento del sector del ladrillo a partir del año 2015 y hasta 2017. El Gobierno anuncia a Bruselas otra bajada de sueldos en España del 0,4% este año y una congelación para el que viene. Los salarios sólo recuperarán poder adquisitivo tras 2016.

Las previsiones del Consejo de Ministros, ligadas a la reactivación de la construcción
Las previsiones del Consejo de Ministros, ligadas a la reactivación de la construcción EFE

La salida de españoles al extranjero o lo que el Gobierno define ante Bruselas como "corrientes migratorias adversas" serán las que permitan rebajar el paro este año. La caída del desempleo a corto plazo no será, pues, fruto de la recuperación sino por lo que el Programa de Estabilidad remitido anoche a la UE describe como una "reducción del número de activos". A partir de 2015, el sector del ladrillo puede volver a sacar a España de la crisis o, al menos, de la crisis de empleo. Oficialmente, así se ha puesto por escrito al estimar que "la inversión en construcción recuperará tasas positivas en el año 2015" y que terminará de "minorar su caída" a lo largo de 2014, después de 7 años de caídas consecutivos. 

Moncloa espera otra caída de los salarios este año 2014 del 0,4% y que se mantengan congelados el que viene

Pese a que el cuadro de previsiones del Gobierno estima una reducción del paro del 0,6% este año y de otro 0,6% adicional el que viene, fuentes de Economía explican que el recorte del desempleo quizá no sea lineal: el Gobierno espera una caída del paro de algo más de 200.000 desempleados este año y de algo menos del doble en el próximo ejercicio cuando espera la reactivación del consumo y del sector inmobiliario. La tasa de paro no bajará, pues, del 20% hasta el año 2017.

Paradójicamente, la previsión del Gobierno sobre el aumento del empleo choca con dos factores que dependen de sus propias políticas y que ahora suponen lastres a esa tendencia:

  • Las Administraciones Públicas, uno de los motores tradicionales del sector de la construcción, no empujarán en esa dirección sino todo lo contrario. La licitación de obra pública y el consumo de las administraciones "se mantendrá en tasas negativas hasta 2017", promete el Ejecutivo a la Comisión Europea. De hecho, el gasto público caerá otro 1,3% este año y otro 1,9% el que viene. 
  • Igualmente, la contratación de personal público tampoco repuntará, promete el ministro de Hacienda. Cristóbal Montoro, ha adelantado ya que la contratación pública no contribuirá a la recuperación del empleo porque se van a mantener las tasas de reposición cero, es decir, las bajas funcionarios no serán repuestas salvo en las excepciones marcadas por el Ejecutivo (Policía, Guardia Civil, Hacienda y otros servicios básicos).

Los salarios seguirán congelados

Pese a que el Gobierno no hizo público el dato en su presentación tras el Consejo de Ministros, Moncloa espera otra caída de los salarios este año 2014 del 0,4% y que se mantengan congelados el que viene. Sólo en 2016 volverán a ganar poder adquisitivo creciendo a un ritmo del 0,4% ese año y del 1% en 2017.

Habrá un mayor gasto agregado en nóminas --dibuja el Gobierno-- porque habrá más trabajadores a sueldo, pero esos sueldos seguirán perdiendo poder adquisitivo al menos dos años más a tenor de las previsiones que el Gobierno ha remitido a la Unión Europea.

Las implicaciones políticas

Políticamente, la lenta recuperación del empleo implica que la tasa de paro no caerá por debajo del 20% hasta dentro de otros tres años. Eso supone un problema para el Gobierno Rajoy que prometió que cuando él gobernara bajaría el paro pero que, sobre todo, puede presentarse a la cita con las urnas con una tasa y una cifra de 400.000 parados más de los que encontró al llegar al Palacio de la Moncloa ya que en términos de paro registrado, el desempleo ha subido 1,2 millones a lo largo de su legislatura mientras que el recorte esperado por el Gobierno cuando mide esa variable es de 800.000 empleos. Esa diferencia negativa será el balance de su legislatura en términos de empleo.

La credibilidad de esas cifras ha sido cuestionada por la oposición que asegura que el PP ha presentado "un programa electoral en lugar de un plan de estabilidad". "Nos dicen que cuando acabe la legislatura no habremos compensado ni la mitad del empleo que se ha perdido. Esta será una legislatura perdida para el empleo y la previsión es que, si recupera algo, se quede con 600.000 parados más que en 2011”, asegura el portavoz de economía socialista, Valeriano Gómez, que tacha al Gobierno de ser “excesivamente optimista en las previsiones”.

También los sindicatos han cuestionado la credibilidad de las cifras del Ejecutivo. Tanto UGT como USO las han calificado de "excesivamente optimistas". CC.OO. ha asegurado que "el Gobierno plantea un optimismo que rezuma resignación". "No recuperaremos los niveles de empleo hasta dentro de 15 o 16 años, y la sociedad española no puede resignares a una década perdida", ha concluido su secretario general, Ignacio Fernández Toxo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba