Economía

Y ahora ¿en qué invierto el Gordo de la Lotería de Navidad?

Analistas financieros aconsejan decidir antes de invertir qué riesgo se quiere correr, no dejarse llevar por rentabilidades pasadas ni por la idea de obtener dinero fácil y adquirir ciertos conocimientos del mundo en el que se entra cuando se invierte en fondos.

Vecinos de Alcalá de Henares muestran su alegría en uno de los establecimientos en los que se ha vendido el Gordo.
Vecinos de Alcalá de Henares muestran su alegría en uno de los establecimientos en los que se ha vendido el Gordo. EFE

Casi 24 horas después de que  Ismael Rastrelli y Sherley Fonseca cantaran el premio Gordo de la Lotería de Navidad, el soniquete de los niños de San Ildefonso ya no es sino un eco lejano, las poblaciones agraciadas se desperezan bañadas en champán y  una idea comienza a dar vueltas en la cabeza de los afortunados. ¿En qué invierto el Gordo de la Lotería de Navidad?

Seguro que más de una y de dos hipotecas son el destino de ese dinero que trajo ayer el número 76.059. Tampoco es descartable que los coches de alta gama empiecen a circular en pocos días por los municipios que acogen las administraciones que repartieron la suerte. Y casi seguro que en estos tiempos de crisis y desempleo muchos serán los que utilicen parte del premio en lo que comúnmente se llama “tapar agujeros”.

Pero una vez cubiertas las necesidades y los comprensibles caprichos, llega el momento de decidir cómo invertir el dinero. Si se escoge por fondos de inversión, lo primero que hay que hacer,  según José Hinojo, analista de Renta 4, es decidir el grado de riesgo que se quiere asumir y no dejarse llevar por la idea de querer obtener un dinero fácil. Otra de las cosas que el nuevo inversor debe hacer es, en opinión de David Cano, de Analistas Financieros Internacionales, entender el mundo en el que se mete, “adquirir ciertos conocimientos financieros, que aunque en un principio pueda parecer complicado, no lo es tanto”. Como ejemplo, Cano pone a la persona que sin tener el carné pretende conducir un coche. “Primero tienes que aprender”, señala. Tanto Hinojo como Cano coinciden en que para personas con poco conocimiento del mercado financiero lo mejor es en un principio acudir a un asesor.

Una vez decidido el riesgo que se quiere correr en las inversiones, Hinojo recomienda “deuda española o letras del Tesoro” para aquellos más conservadores. Aquellos que quieran lanzarse un poco más pueden optar, en su opinión “por la renta variable que lo va a seguir haciendo bien como hasta ahora” y que aún tiene recorrido al alza. Y entre las opciones que más destaca Cano se encuentran, por orden, “la renta variable europea, luego la de emergentes y la de Estados Unidos”. En lo que hace énfasis Cano es en la importancia de diversificar la inversión y sobretodo “no dejarse llevar por rentabilidades pasadas”.

Por su parte, Cano lo primero que destaca es que hay que elegir bien el vehículo a través del cual se invierte. “Por motivos fiscales no es lo mismo invertir en letras, acciones, planes de pensiones o fondos, ya que cada uno tiene su fiscalidad, siendo el más ventajoso en este sentido el fondo”, explica. Para aquellos a los que no les importa el riesgo con tal de ganar más dinero, Cano recomienda la renta variable de países emergente. Los que estén en el lado opuesto y prefieran asegurar su inversión pueden inclinarse  por los fondos monetarios. “Si se quiere rentabilidad alta hay que asumir riesgo. Si se opta por la seguridad hay que tener en cuenta que se va a ganar menos”, resume Cano.

Desde Optima Financial Planner aconsejan tomarse la inversión como algo más bien a largo plazo y sobretodo asesorarse por profesionales si no se tiene un conocimiento profundo del sector. Además, recuerdan que “tres cuartas partes de los ganadores de la lotería al cabo de cinco años tienen mucho menos dinero del que les tocó”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba