Economía

La escuela de negocios Esade asegura que la banca tendrá que seguir subiendo sus comisiones para ser más rentable

En su último informe económico financiero, la escuela de negocios llega a la conclusión de que las entidades financieras tendrán que mejorar sus resultados económicos elevando las comisiones por los servicios prestados.

La banca española tendrá que seguir impulsando sus resultados económicos mediante el cobro de comisiones por los servicios prestados, como una fórmula de hacer frente al gran reto de mejorar su rentabilidad, según la escuela de negocios Esade. En su último informe económico financiero explica que la estabilidad del sistema bancario en términos de solvencia se ha resuelto de forma satisfactoria, pero advierte de que el sector bancario español aún tiene pendiente el reto de la rentabilidad.

En un entorno financiero como el actual, con los tipos de interés en mínimos históricos a corto y medio plazo, las pesadas estructuras de una banca comercial de proximidad condicionan los resultados y la rentabilidad de las entidades, advierte Esade.

El informe insiste en que la mejora del margen de intereses, o de intermediación financiera pura, en un entorno de tipos de interés bajos es "difícil"

El informe destaca además que el margen de intereses de la banca española se ha reducido progresivamente en la última década, hasta el 1% sobre activos totales medios, "condicionado esencialmente por la ponderación de la cartera hipotecaria". E insiste en que la mejora del margen de intereses, o de intermediación financiera pura, en un entorno de tipos de interés bajos es "difícil".

Ante esto, llega a la conclusión de que las entidades financieras tendrán que mejorar sus resultados económicos elevando las comisiones por los servicios prestados, que se reflejan en el margen ordinario o margen bruto. Y aunque reconoce que desde el ejercicio 2011 se constata un leve repunte del margen bruto, avisa de que la competencia que existe en la banca comercial española plantea un importante reto de gestión.

Todo ello a pesar de que las entidades financieras españolas han afrontado un ajuste en términos de capacidad, que se ha traducido en la reducción de las redes comerciales y personal. En el caso de las sucursales, recuerda que de 46.164 oficinas operativas en 2008 se pasó a 33.782 a cierre de 2013, un 26,82 % menos; en cuanto a la plantilla, en el mismo periodo se pasó de 277.732 empleados a 217.421, un 21,17 % menos.

Sin embargo, el modelo español de banca continúa caracterizándose por la proximidad, basado en oficinas pequeñas, con 4,7 empleados de media por sucursal, a diferencia del modelo centroeuropeo de redes comerciales con un mayor número de empleados y mayor volumen de negocio gestionado por empleado.

Por eso añade que en un escenario de márgenes estrechos y de competencia en el mercado como el actual, la estrategia de las entidades españolas pasa por una mejora de la rentabilidad, "tanto en los activos gestionados (mayor volumen de activos por empleado y sucursal), como en relación al inversor".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba