Economía

Aumenta la precariedad: sólo el 16% de los nuevos asalariados son indefinidos

La precariedad retorna de la mano del turismo. Según los datos de la EPA, entre abril y junio sólo el 16 por ciento de los nuevos asalariados fueron ocupados fijos frente al 44 por ciento que se registró en el mismo trimestre del año pasado.

El sector servicios sigue tirando del carro de los datos positivos del empleo
El sector servicios sigue tirando del carro de los datos positivos del empleo Europa Press

Los datos de la Encuesta de Población Activa difundidos este jueves por el INE se antojan bastante buenos al registrar el mayor aumento de la ocupación en una década. El número de trabajadores aumenta en 411.000 personas, lo que supone un incremento entre abril y junio del 2,36 por ciento. Desestacionalizados y por lo tanto suprimido el efecto del buen tiempo sobre el mercado laboral, la cifra crece al 1,12 por ciento trimestral, un ritmo sólo superado en lo que llevamos de recuperación en el segundo trimestre de 2014, momento en el que se alcanzó una creación de empleo del 1,17 por ciento en términos ajustados de estacionalidad.

Sin embargo, los datos ocultan un empeoramiento de una variable bastante importante. De los 368.000 nuevos asalariados, únicamente 60.800 fueron fijos frente a los 307.600 temporales. De lo que se extrae que el 84 por ciento de los nuevos asalariados presentaron un contrato temporal que bien podría acabarse una vez terminado el verano. O lo que es lo mismo, tan sólo el 16 por ciento de los nuevos trabajos por cuenta ajena son indefinidos, una tasa bastante mala y que representa una vuelta a la tantas veces mentada precariedad.

Sobre todo si se compara con los mismos datos del segundo trimestre de 2014, cuando el 44 por ciento de los nuevos asalariados adquirían la condición de indefinidos. En ese momento las empresas se habían quedado en los huesos y contrataron de forma fija al primer atisbo de un fuerte repunte de la demanda.

Pero esta vez parece que lo que tira sobre todas las cosas es el turismo, empujado por la mejor temporada de todos los tiempos. Según las estadísticas de Frontur, los franceses, británicos, italianos y estadounidenses elevaron en el primer semestre un 4,2 por ciento la llegada de turistas a España hasta alcanzar el récord de 29,2 millones de visitas. Sin duda, la recuperación de la eurozona, la caída del crudo que abarata los vuelos y un euro más barato propician esta mejora.

Lo cual se muestra indudablemente en los guarismos de la EPA. Entre abril y julio, la ocupación en servicios subió en 291.700 efectivos, un sector mayoritariamente copado por el turismo. Y de hecho buena parte de esos empleos pertenecieron a la hostelería, una rama en la que en el trimestre se crearon 162.200 puestos de trabajo. En buena lógica, por territorios Andalucía, Baleares y Cataluña son las que más engordaron la ocupación en el trimestre con 124.700, 69.900 y 51.800. O sea, tres de las regiones más turísticas acumularon más de la mitad del trabajo generado.

A pesar de los estímulos para la contratación indefinida, los meses de abril a junio han supuesto un tirón enorme para la demanda de empleo temporal, que se dispara en el trimestre a ritmos auténticamente bestiales de un 9 por ciento mientras que el indefinido apenas repunta un 0,55 por ciento. Por otra parte, si se analiza el aumento de indefinidos en ritmos interanuales, la evolución durante los últimos doce meses en cambio no parece tan mala al llevarse el 33 por ciento del empleo asalariado creado.

Una parte de esta temporalidad se achaca al sector turismo. Y otra puede atribuirse a que entre abril y junio se produjeron 91.000 jubilaciones que afectan al stock de indefinidos y que se suelen sustituir con unos jóvenes temporales que más adelante podrían ser convertidos a indefinidos.

Dicho esto, la tasa de temporalidad resulta sensiblemente más baja que a comienzos de la crisis porque la construcción se apoyaba mucho en empleos a cortos periodos de tiempo. La tasa de temporalidad se sitúa en el 25,1 por ciento frente al 24 por ciento registrado doce meses antes y el 34 por ciento que se anotaba en pleno año 2006. En este segundo trimestre de 2015 la construcción generó 32.300 ocupados, prácticamente la mitad que los 68.400 empleos que sumó la Industria, en este último caso una contración en parte motivada por los reemplazos de la época estival.

Por el contrario, la evolución del trabajo por horas se frena en seco. Es más, el tiempo parcial desciende en 18.500 efectivos reduciendo la tasa de asalariados bajo esa fórmula en casi medio punto hasta el 15,77 por ciento. Lo que claramente indica que al menos todo el empleo creado fue a jornada completa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba