La ejecutiva federal alerta a los territorios: “Podemos espantar a los inversores”

Los barones del PSOE se movilizan para lograr que el Estado condone parte de la deuda autonómica

Algunos candidatos socialistas con altas expectativas en las elecciones de mayo se han metido en terreno pantanoso al apostar sin disfraces por una reestructuración de una deuda autonómica que en estos momentos roza los 230.000 millones de euros. Desde la dirección del PSOE se les ha llamado a la prudencia: “Podemos espantar a los inversores”.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en la sede del PSC en Barcelona.
Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en la sede del PSC en Barcelona. Europa Press

Quizá el mejor ejemplo que sirve para describir la asfixia financiera que castiga a algunas autonomías y las propuestas que hacen los candidatos del PSOE para amortiguarla, sea el de la comunidad valenciana: 35.000 millones de deuda, 20.000 de los cuales contraídos ya con el propio Estado. “Vamos a tener que ir a una quita sí o sí”, explica el candidato socialista a esta comunidad, Ximo Puig, “ya que es imposible que paguemos esta deuda. Si todos coincidimos que la financiación que aporta el Estado es insuficiente porque no cubre nuestras necesidades básicas, lo lógico es que el propio Estado admita una reestructuración de la deuda mientras se retrase el nuevo sistema de financiación”.

Ximo Puig: "Habrá quita sí o sí, la comunidad valenciana no puede pagar 35.000 millones de deuda"

El Gobierno hace tiempo que ha iniciado un complejo proceso de mutualización de la deuda autonómica, más de 232.000 millones, 273.000 si se suma la de los ayuntamientos, que ha servido para aliviar, en parte, el colapso financiero de buena parte de los 17 territorios, a través del Fondo de Liquidez y del pago a proveedores. Pero en plena cresta electoral, los gobiernos autonómicos no se conforman con haber transferido más del 50% de sus obligaciones al Estado, porcentaje ya alcanzado por Cataluña, sino que se piden ir más allá, acompañados de las voces que aspiran, precisamente, a sustituirles después de las elecciones de mayo.

A este caballo se han subido, por esta razón, algunos barones socialistas, temerosos de que solo salga retratado el problema catalán. El primero en abrir públicamente este melón ha sido el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, al exigir no solo que el Estado asuma la deuda autonómica, como ya viene haciendo, sino que asuma el perdón de una parte de ella, la contraída por los gobiernos regionales con la administración central desde que en 2008 comenzó la crisis. El hombre fuerte del socialismo catalán ha admitido que todavía es una propuesta inmadura, ya que es necesario estudiar bien la aplicación de la quita, el porcentaje del total condonado y las condiciones en que se hace, entre otras razones para evitar que algunos gobiernos autonómicos regresen a la orgía de gasto confiando en que siempre podrán acudir al rescate del Estado. Durante la etapa del tripartito presidido por José Montilla se alimentó buena parte de los 62.000 millones de deuda que arrastra ahora la Generalitat. La mitad ya la tiene asumida el Estado.

Las comunidades más aplicadas, en pie de guerra

Aun con estos matices, la condonación de una parte de la deuda autonómica a través de la quita defendida por Iceta, no solo ha puesto en pie de guerra a las comunidades menos endeudadas, y que mejor han hecho sus deberes para cumplir con los objetivos de déficit, sino que también ha sembrado la alarma dentro del propio PSOE. El mensaje que se les ha transmitido a los barones regionales desde la dirección federal es claro: “Si empezamos a hablar de quitas, podemos espantar a los inversores”.En un país tan endeudado como este, explican fuentes socialistas, es sumamente delicado enviar este tipo de avisos o emplear términos como estos “cuando los mercados siguen vigilantes y el cumplimiento de los objetivos de déficit se sigue cuestionando por algunas instituciones europeas”.

Desde la sede socialista se emite también un segundo mensaje: cualquier solución que se adopte debe servir para el conjunto de las comunidades autónomas, no solo para Cataluña. “En el caso de que se llegue a una reestructuración de la deuda autonómica”, aseguran en el equipo de Pedro Sánchez, “debe distribuirse de forma equitativa entre los distintos territorios”.

En el PSOE se apuesta por una solución equitativa para todas las comunidades, no solo para Cataluña

Como principio general, en el PSOE se avanza que debido al alto nivel de endeudamiento con el que llegará España al final de la legislatura, no cabe, “en ningún caso”, proponer medidas unilaterales para afrontar el problema, “ya que un planteamiento así espantaría a los inversores y se produciría una salida masiva de capitales”. Esta es la razón por la que Pedro Sánchez ha propuesto aliviar este lastre a través de “un marco europeo que facilite la financiación del déficit, bien a través de los eurobonos, de la creación de un fondo de amortización de deuda o de la asunción por parte del BCE de un papel protagonista en el remedio de estas dificultades.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba