Economía

Los costes del despido cayeron un 24% en 2014, más que en cualquier año de la crisis

Los costes de despido por trabajador descienden un 24,2% según datos del INE que recoge el Ministerio de Empleo, una caída nunca antes registrada durante la crisis y producida dos años después de que se aprobase la reforma laboral del PP. 

La ministra de Empleo, Fátima Báñez
La ministra de Empleo, Fátima Báñez EFE

El coste del despido por trabajador ha caído en 2014 un 24,2 por ciento, de acuerdo con los datos del INE que recoge el Ministerio de Empleo hasta octubre. Semejante desplome es el mayor con diferencia de toda la crisis si se compara con los descensos registrados del 5,4 por ciento en 2013, del 12 por ciento en 2012 y del 14,6 por ciento en 2010.

El principal motivo de este abaratamiento puede hallarse en el frenazo que han experimentado los despidos colectivos o expedientes de regulación de empleo. Durante estos últimos años, el coste del despido ha ido estrechamente relacionado al número de EREs aprobados. No en vano, el mayor repunte durante la crisis del coste medio del despido se registró en 2009. En ese ejercicio, la indemnización media subió un 42,7 por ciento, debido en gran medida a que el número de expedientes se disparó desde los 6.249 anotados en 2008 a los 19.434 de ese año.

De estos últimos, el 90 por ciento se alcanzó tras un acuerdo suscrito entre la empresa y los trabajadores. Y he ahí la clave de dicho encarecimiento: para que la Autoridad Laboral brindase su visto bueno a un ERE entonces solía exigir un pacto entre las partes, de forma que los sindicatos siempre intentaban aprovechar esta circunstancia al objeto de conseguir indemnizaciones superiores para los trabajadores. Es decir, si la indemnización por despido objetivo era de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, en muchos casos los acuerdos que se llegaron a firmar ascendieron a los 60 o hasta 70 días por año trabajado.

¿Y por qué precisamente baja ahora el coste del despido? Una parte de esta disminución se puede achacar, tal y como se ha explicado anteriormente, a que el número de expedientes tramitados en 2014 haya caído a la mitad. Según las estadísticas que elabora el propio Ministerio de Empleo, los EREs se han reducido desde los 24.000 aprobados en los primeros diez meses de 2013 a los 11.409 del mismo periodo de 2014. Además, una parte de ellos son de reducción de jornada o de suspensión de actividad, es decir, no acaban en despido.

Al mismo tiempo, la reforma laboral de 2012 modificó las causas del despido con el fin de facilitar los ceses procedentes por causas objetivas, cuestión que al final sirve para abaratar tanto los despidos individuales como los colectivos. O dicho en otras palabras, desde entonces resulta mucho más fácil despedir pagando menos días de indemnización.

Por último pero no menos importante, la nueva legislación laboral redactada por el Gobierno de PP eliminó el visto bueno de Autoridad Laboral como condición imprescindible para poder aprobar un ERE. Una vez se suprimió dicho requisito, con él se acabó también la exigencia habitual de la Autoridad Laboral de que las partes pactasen. En definitiva, se mermó la necesidad de que las empresas acordasen las indemnizaciones con los sindicatos. Y como resultado de este conjunto de medidas y circunstancias parece que el coste del despido se está acercando cada vez más a la cifra que marca la normativa laboral.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba