Fátima Báñez llevará al Consejo de Ministros su programa después de las catalanas

El Gobierno negocia con empresarios y sindicatos el plan para incentivar el empleo juvenil con nuevas ayudas

La ministra de Trabajo, Fátima Báñez, apura los contactos con los principales sectores empresariales y con los sindicatos para sacar adelante el plan de empleo juvenil que trasladará al Consejo después de las elecciones catalanas. Incorporará nuevas ayudas a la contratación y también incentivos para emprender nuevos negocios.

El Gobierno no quiere que sea un plan de empleo más, busca que sea una herramienta potente para bajar del 52% la tasa de paro juvenil, porcentaje que incluso se supera en algunas comunidades como la andaluza, la canaria o la extremeña. La ministra Fátima Báñez está ultimando sus contactos con las principales organizaciones empresariales y también con UGT y Comisiones, dato que explica, en parte, el perfil plano con el que el Ejecutivo valoró el fracaso sindical en la reciente huelga general.

La negociación con los sindicatos del nuevo plan de empleo explica, en parte, la ausencia de críticas por parte del Gobierno a su reciente fracaso en la huelga general

El plan será bautizado con el nombre de Estrategia de Empleo y Emprendimiento Joven y persigue facilitar el trabajo por cuenta ajena así como la proliferación de nuevos negocios. Trabajo ha conectado con los sectores industriales más importantes y espera implicar en su proyecto a las principales empresas del país de forma que puedan superarse las dificultades que frenan la inserción laboral de los  parados comprendidos entre los 18 y los 30 años.

El fomento del autoempleo es uno de los ejes centrales del plan, vinculado a bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social para los familiares contratados por los autónomos y a las facilidades de las que ya disfrutan los menores de 35 años para capitalizar hasta el 100% de la prestación por desempleo cuando quieran convertirse en trabajadores por cuenta propia.

El fomento del autoempleo es uno de los ejes centrales sobre los que pivotará el nuevo plan, bautizado como Estrategia de Empleo y Emprendimiento Joven

Pese a todo, las medidas aprobadas hasta ahora no han evitado que uno de cada dos jóvenes esté en paro. El Gobierno promovió el apoyo a los emprendedores dentro de la reforma laboral, en la que incluyó deducciones fiscales de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador siempre que tenga menos de 30 años, y bonificaciones de hasta 3.600 euros por la contratación de jóvenes parados, de entre 16 y 30 años.

Ahora, el Ejecutivo se propone facilitar también la autorización de trabajo por cuenta propia a personas que hayan venido a España a completar su formación o que sean titulares de una autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena y quieran poner un negocio.

Pese a la alarmante tasa de desempleo juvenil, en el Gobierno se hace un balance positivo sobre la incidencia de la reforma laboral en los nueve meses que han transcurrido desde su entrada en vigor. Hasta septiembre, se registraron casi 57.000 contratos bajo la nueva modalidad indefinida de apoyo a los emprendedores, de los que casi la mitad corresponden a menores de 30 años. Entre marzo y junio pasado, los contratos para la formación y el aprendizaje de jóvenes aumentaron más del 5% respecto al mismo periodo de 2011. Aún así, las estadísticas siguen siendo preocupantes. El número de jóvenes en paro aumentó en casi 13.000 durante el tercer trimestre del año, hasta alcanzar casi el millón de personas.

Entre enero y marzo del año que viene, Trabajo reconsiderará el reparto de las políticas activas de empleo, a las que se reservan 3.771 millones en los Presupuestos estatales de 2013

El nuevo plan de empleo será llevado al Consejo de Ministros después de las elecciones catalanas y complementa los programas que Trabajo ya ha sacado adelante para modernizar la formación profesional y lograr una colaboración más estrecha entre el sistema educativo y las empresas.

El Gobierno también tiene en su agenda medidas para facilitar la colaboración de las empresas privadas con los servicios públicos de empleo, a los que se destinan 10.340 millones anuales. El año que viene, se ha comprometido a reconsiderar el reparto de las políticas activas de empleo, que consumen 3.771 millones en los Presupuestos de 2013, para concentrar los recursos en las medidas realmente eficaces para reducir el paro juvenil.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba