Economía

Qué fácil es volver a gastar: el Estado subió el gasto en enero un 15,4%, y la inversión un 55,1%

El incremento de los desembolsos en enero contribuye a disparar el déficit bastante por encima de 2011 y 2012. Los analistas señalan que Hacienda difirió gastos de finales del año pasado a éste. Los intereses suben un 23,3% pese a la mejora de los mercados.

Qué alivio volver a empezar. Tras una recta final muy apurada para conseguir bajar el déficit, el Estado central ha vuelto a abrir la mano del gasto en enero, elevándolo un 15,4 por ciento respecto al mismo mes del año pasado. Unos 2.806 millones más que equivalen a dos décimas largas de PIB y que si se suman a los 3.791 millones que se han devuelto de menos en 2012 habrían colocado el déficit público en un entorno cercano al 7,3 por ciento.  

Los expertos señalan que este aumento del gasto obedece a que se han trasladado desembolsos desde 2012 a 2013. Para evitar el tradicional repunte del gasto de finales de año, Hacienda cerró las cuentas con una orden ministerial el 7 de noviembre, en lugar de a mediados de diciembre como es habitual. Es decir, el Estado ha embalsado facturas para este ejercicio y ello explica que el gasto se dispare nada más comenzar el año.

Al mismo tiempo, la Agencia Tributaria jugó con las devoluciones de impuestos y en los últimos meses de 2012 las traspasó a enero de 2013, mes en el que súbitamente aumentaron un increíble 82 por ciento. Semejante incremento de las devoluciones tributarias ha provocado que los ingresos retrocedan un 37 por ciento en enero.

Todo ello implica que ya empezamos el año en peor situación que en 2011 y 2012, tal y como se observa en el gráfico sobre las necesidade de caja del Estado central. Según la contabilidad nacional, el déficit público de la Administración central alcanza ya el 1,20 por ciento del PIB frente al 0,89 del año anterior. O lo que es lo mismo: -12.729 millones frente a los -9.402 millones de enero del año pasado.  

Otro dato revelador de las prácticas de Hacienda consiste en que sólo en enero la partida de inversiones reales se ha engordado un 55,1 por ciento. Un aumento inusitado en medio del parón a la inversión que sólo se justifica porque en los últimos meses del año han aguantado el gasto previsto y lo han diferido a este ejercicio, según varios analistas consultados.

El Estado también ha aprovechado que lleva recabado más del 30 por ciento de sus necesidades de financiación del año para inyectar en enero a la Seguridad Social un 40,2 por ciento más que el mismo mes del año pasado: 2.334 millones en lugar de los 1.665 millones de enero de 2012, con el objeto de aliviar las necesidades de liquidez del sistema de pensiones y de prestaciones por desempleo.

Pese a la mejora de los mercados, el coste de los intereses se ha disparado un 23,3 por ciento. El tamaño adquirido por la deuda es tan grande que supone un lastre para la cuentas incluso en un momento de mayor relajación de la prima de riesgo.

Aunque es cierto que muchas de las medidas de impuestos y recortes esta vez tendrán efecto durante todo el año, la propia Comisión Europea brinda en la actualidad a España una previsión de déficit para 2013 del 6,7 por ciento del PIB. O la recuperación es más fuerte de lo esperado, o Europa tendrá que relajar todavía más el objetivo de déficit para que España cumpla en 2013.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba