Economía

Hacienda mejora los ingresos de 2013 retrasando otra vez las devoluciones de Sociedades

La recaudación hasta octubre sólo mejora respecto a 2012 en 1.200 millones, cuando el objetivo para todo el ejercicio asciende a unos 6.000 millones más. Hacienda confía en que las cuentas se arreglen gracias a una mejora del impuesto de Sociedades, impulsada por unos mayores beneficios y una limitación de deducciones. Sin embargo, aún tienen que devolver unos 2.500 millones del ejercicio pasado.

Montoro junto a sus secretarios de Estado
Montoro junto a sus secretarios de Estado archivo

Hacienda ha mejorado los ingresos tributarios acumulados hasta octubre a fuerza de retrasar las devoluciones del Impuesto de Sociedades. El ritmo de devoluciones de Sociedades sigue al mismo nivel que el año pasado y sólo se han devuelto 46 millones en septiembre y 73 millones en octubre a pesar de que todavía deben devolver unos 2.500 millones más que el año pasado debido a que en 2012 la Agencia Tributaria tomó adelantados recursos de las grandes empresas aumentando los pagos fraccionados.

Es decir, Hacienda les obligó a tributar por conceptos que luego no tributan. Y ello hace que en este ejercicio las devoluciones tengan que ser mayores. Conscientes de este hecho y con el objeto de compensarlo, Hacienda ha puesto coto a las deducciones que se aplican las compañías por gastos de amortización, lo que a su vez mejorará la recaudación de Sociedades al cierre del ejercicio. Sin embargo, el efecto neto según reconoce la Agencia Tributaria aún será negativo, unos 931 millones que lastrarán los números del impuesto en el que el Gobierno ha puesto casi todas sus esperanzas para que, a finales de año, se cuadren los ingresos.

La debilidad de los ingresos mientras el gasto se dispara

Pese a subir IVA y Especiales y tener el IRPF en máximos, Montoro sólo ha conseguido mejorar la recaudación hasta octubre en 1.205 millones, cuando su objetivo para todo el año se situaba en el entorno de los 6.000 millones más. A dos meses del cierre, faltan 5.000 millones por el lado de los ingresos. De ahí que el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, haya insistido en que existen riesgos desviación en el cumplimiento del déficit por "la debilidad de los ingresos".

Y al igual que un trasatlántico casi imposible de frenar, los gastos se disparan un 6,3 por ciento debido a las mayores transferencias a la Seguridad Social, mayores desembolsos en prestaciones sociales no contributivas y los mayores gastos en los intereses de la deuda. Aunque los municipios atesoran superávit, seis Comunidades amenazan con incumplir sus metas presupuestarias pese a haberles concedido más margen. El déficit de la Seguridad Social podría alcanzar el 1,8 por ciento, muy por encima del objetivo fijado del 1,4 por ciento. Y el desembolso de la paga extra de los empleados públicos aumentará aún más el gasto en unos 4.500 millones.

Ligera mejora de la recaudación... ¿pero suficiente?

O sea, que de aquí al 31 de diciembre Hacienda tiene que conseguir esos 5.000 millones en los ingresos como sea. Cierto es que los números pintan algo mejor conforme nos acercamos al cierre del año. Pero por mucho que ahora Hacienda inyecte en la economía 4.500 millones de la paga extra y 15.000 millones del pago a proveedores, la tarea se antoja difícil, tal y como ha explicado en diversas ocasiones en su blog Francisco de la Torre. Aunque las bases imponibles han mejorado, siguen cayendo un 1,8 por ciento. El efecto de la subida del IVA ya se ha agotado. E incluso con un menor descenso del empleo y unas mayores retenciones de la paga extra de los funcionarios, parece complicado que el IRPF remonte un 1,3 por ciento tal y como prevé la Agencia Tributaria.

De modo que la mayor parte del esfuerzo queda en manos de los impuestos a las empresas, cuyos beneficios han aumentado en torno a un 18 por ciento según la Central de Balances del Banco de España. Sin embargo, la propia Agencia Tributaria prevé que en 2013 los ingresos de Sociedades caigan un 8,4 por ciento después de que el año pasado engordasen un 29 por ciento.

Además, este año han aparecido unos 7.000 millones más en los ingresos al ajustarse al criterio de devoluciones por devengo de Eurostat. El año pasado se retrasaron las devoluciones de 2012 y se trasladaron a 2013, lo que supuso un incremento de la recaudación en 2012 y un empeoramiento de los ingresos de 2013. Montoro arrastraba en las cuentas de este año esa trampa por valor de unos 7.000 millones. Tenía que deshacerla y lo hizo a mitad de año pasándolas de nuevo a ejercicios anteriores. Pero ahora Eurostat le va a obligar a contabilizar todas y cada una de las devoluciones, lo cual implica que tendrá que imputar al menos unos 7.000 millones de devoluciones en total. Otro hecho que dificultará la consecución de los ingresos presupuestados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba