Madrid, Extremadura, Cantabria, Asturias y La Rioja se librarán de hacer nuevos ajustes

Las comunidades autónomas tendrán este año un colchón extra superior a los 12.000 millones

Bruselas aprieta, pero no ahoga. Este año las 17 comunidades autónomas podrán gastar 12.556 millones más de lo que ingresan al disponer de un listón de déficit más alto de lo que ellas mismas esperaban. Cinco territorios - Madrid, Extremadura, Cantabria, Asturias y La Rioja-, se librarán de hacer nuevos ajustes este ejercicio debido a la férrea disciplina fiscal a la que se sometieron en 2012.

Buena parte de los gobiernos regionales ha empezado ya a desfilar discretamente por Madrid para obtener su aguinaldo primaveral. Buscan que el ministerio que dirige Cristóbal Montoro les amplíe los plazos para reducir el déficit en justo reparto de lo que ha hecho Bruselas con el conjunto del Estado. Las comunidades que el año pasado hicieron mejor sus deberes y cumplieron a rajatabla con sus objetivos fiscales quieren que este prorrateo sea lo más homogéneo posible. En este pelotón de cabeza se colocan Madrid, Extremadura, Cantabria, Asturias y La Rioja, que no necesitarán este año aplicar nuevos sacrificios ya que cerraron el ejercicio de 2012 con un desfase presupuestario muy por debajo de la media.

Las comunidades que el año pasado aceptaron una mayor disciplina fiscal no quieren ahora privilegios para las más incumplidoras

El problema se concentra en las regiones que superaron con creces los límites de déficit establecidos por Hacienda y que ahora intentan conseguir mayores márgenes para gastar este año mucho más de lo que ingresan. En este grupo de cola se concentran por méritos propios la Comunidad Valenciana, con un déficit del 2,30% del PIB regional; Murcia, con el 1,90%; Andalucía, con el 0,8%; Cataluña, con el 0,70%, y Baleares, con el 0,60%.

El año pasado, los 17 territorios gastaron 18.436 millones más de lo que ingresaron (un déficit del 1,76% del PIB regional) y en 2013 hubieran podido pasarse también en 7.324 millones de euros si Hacienda se hubiera plantado fijando como inamovible un objetivo de déficit para este ejercicio del 0,7%. En cambio, como una respuesta lógica a los dos años ganados para conducir el déficit del Estado hasta el 3%, el Gobierno va a dejar que las comunidades acaben este ejercicio con un desfase entre gastos e ingresos del 1,2%, lo que les cede un colchón de 12.556 millones de euros, 5.232 millones más de lo previsto, cálculo que toma como referencia un reparto homogéneo del déficit.

El año pasado, Cataluña gastó 3.891 millones de euros más de los que ingresó, la comunidad valenciana, 3.513 y la andaluza, 2.870

Cataluña y la Comunidad Valenciana fueron los dos territorios que el año pasado tuvieron la manga más ancha en la falta de equilibrio entre ingresos y gastos. La Generalitat presidida por Artur Mas tuvo un déficit de 3.891 millones y la que pilota Alberto Fabra, de 3.513. La andaluza de José Antonio Griñán no se quedó muy lejos de estos desequilibrios, con 2.870 millones.

Después de que el próximo día 29 la Comisión Europea oficialice la ampliación de los nuevos plazos concedidos a España para rebajar el déficit, el equipo de Hacienda trasladará a las comunidades cómo se reparten los objetivos hasta diciembre, una vez que el conjunto del Estado se ha librado de sumar este año a los recortes previstos cerca de 19.000 millones de euros. Cristóbal Montoro y sus dos secretarios de Estado Antonio Beteta y Marta Fernández Currás van a poner sobre la mesa todas las variables, incluida la de operar con un modelo de financiación que ha aplicado unas entregas a cuenta a los gobiernos regionales pendientes de acomodar a una contracción económica del 1,3% y no del 0,5% como figuraba en el antiguo cuadro macro remitido a Bruselas.

Los 'barones' regionales están preocupados por la larga campaña electoral que se avecina en sus territorios e intentan distanciarse lo más posible de la austeridad que emana de Hacienda

En el catalejo de las diferentes comunidades no solo se observan los estados contables sino también la proximidad de una precampaña electoral que se prevé a cara de perro y en la que los ‘barones’ regionales del PP, el PSOE y Coalición Canaria, sin olvidar tampoco a los de CiU y PNV, intentan distanciarse lo más posible de la austeridad que se conduce desde Bruselas a sus respectivos territorios, pasando por el filtro de los despachos de Hacienda de la calle Alcalá.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba