Economía

Muchas medidas con poco margen presupuestario y 45.000 millones de crédito reciclado

Rajoy ofrece 45.000 millones de crédito con fondos que no son nuevos. Recupera las bonificaciones para los jóvenes después de haberlas suprimido. Y anuncia un plan para retrasar el pago del IVA que tardará un año y cuya letra pequeña dependerá de la marcha de la economía en el 2014. Las medidas recuerdan remotamente a los parches de la Ley de Economía Sostenible de Zapatero.

Muchas medidas con poco margen presupuestario y 45.000 millones de crédito reciclado
Muchas medidas con poco margen presupuestario y 45.000 millones de crédito reciclado

El presidente del Gobierno se ha acogido, irónicamente, al paraguas de la crisis económica durante el debate del estado de la nación. La brutal cifra del número de parados fue lo primero que brotó de sus labios. Una vez más, Rajoy se puso como misión la solución del drama del paro. Calzado con el casco de reformista, se vendió como el único que ha podido sortear los graves obstáculos que ha encarado España durante el último año, el único capaz de reducir el déficit público por debajo del 7 por ciento en medio de la crisis. Y, a continuación, anunció un cóctel de medidas de impulso económico confeccionado a toda prisa y con muy poco margen presupuestario.

El presidente explicó como un logro haberse endeudado barato por más de 40.000 millones para restablecer el sector financiero y recalificarlo como solvente. Pero esa solvencia no ha hecho que la banca preste a los sectores productivos. Así que ayer agrupó recursos de aquí y allá para dar una cifra de, casualmente, 45.000 millones de euros destinados a la financiación de las empresas. 10.000 millones los aportarán los bancos; 22.000, el ICO; y el resto procederán de una serie de medidas para reforzar el aseguramiento de los créditos, titulizar las deudas o atraer capital en mercados bursátiles alternativos.

Sin embargo, no parece que en su mayor parte estas cantidades sean realmente dinero nuevo. Más bien son proyecciones demasiado optimistas como la de captar 2.000 millones a través del capital riesgo. De hecho, el presupuesto habitual del ICO ya ronda los 20.000 millones.

No parece que en su mayor parte estas cantidades sean realmente dinero nuevo

Rajoy también adoptó una propuesta solicitada una y otra vez por los colectivos de autónomos: a partir de 2014, los autónomos o pymes con un volumen de negocio inferior a los dos millones de euros no tendrán que abonar el IVA hasta que hayan cobrado la factura. La medida tiene un calado mucho mayor que el que había barajado Montoro, pues se había sugerido para empresas de hasta cinco trabajadores. Parece que el presidente aprovecha que esta iniciativa tardará aún un año. Muy seguramente, la letra pequeña dependerá entonces de cómo marche la economía en el 2014. Por no hablar de que probablemente se ceñirá sólo a la morosidad de las Administraciones.    

Casi un año después del primer plan de proveedores, se amplía éste para las que aún quedaron fuera del anterior por 2.700 millones. Y, por si acaso reinciden en el incumplimiento, anunció que se vigilará muy estrechamente que las diversas administraciones paguen.

Empleo joven

Por otro lado, Rajoy presentó algunas de las medidas del paquete que prepara Empleo para promover el trabajo de los jóvenes y el emprendimiento: la tarifa plana de 50 euros para autónomos durante seis meses; la capitalización del desempleo hasta el cien por cien; la posibilidad de compatibilizar la ayuda del paro con iniciar un negocio; la figura del emprendedor de responsabilidad limitada y fórmulas concursales más flexibles.

El paquete de parches incluyó dos medidas que recuerdan a la Ley de Economía Sostenible de Zapatero

Pese a que éste Gobierno canceló la política de bonificaciones a la Seguridad Social porque éstas no funcionaban, el presidente las ha recuperado para los jóvenes estableciendo todavía más formatos en la actual maraña contractual. Este miércoles ha lanzado varios contratos de jóvenes que no pagarán las cotizaciones, pero de poco van a servir mientras no se reactive la inversión.

Y para rematarlo, el paquete de parches incluyó dos medidas que recuerdan a la Ley de Economía Sostenible de Zapatero: por un lado, ayudas para las deducciones al I+D+i. Por otro, una ley para la regeneración y rehabilitación urbana que suena igual que el fútil esfuerzo del anterior Gobierno de reanimar sin fondos una muy pequeña parte de la construcción. Lo dicho, hay poco margen.

(En @voz_populi seguimos en directo el debate del estado de la nación)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba