Economía

Efectos inesperados de la caída del crudo: cargueros detenidos en alta mar y conflicto social en China

Con el barril de Brent a 91 dólares, muchos inversores optan por retener sus reservas de petróleo para venderlas a un precio más alto en el futuro. China se convierte en el gran perdedor de la situación, mientras Europa se favorece de la situación.

El carguero liberiano SCF Pearl en una de las puertas del Canal de Panamá
El carguero liberiano SCF Pearl en una de las puertas del Canal de Panamá FLICKR / Ted's Photos

El precio del barril de petróleo ronda ya los 90 dólares en los mercados internacionales (91,82 a finales de la tarde del lunes), que suponen su mínimo en dos años. Sin embargo, el valor de los carburantes no se está abaratando especialmente. Esta bajada tan relevante está produciendo efectos inesperados: una crisis social incipiente en la minería china y gigantes petroleros parados en alta mar con los tanques llenos de oro negro, a la espera de que su precio vuelva a niveles atractivos. En los últimos cuatro años, el barril de Brent lleva cotizando entre los 130 y los 100 dólares.

En primer lugar, el fenómeno conocido como 'contango', que se produce cuando en el mercado del petróleo el precio actual del barril es inferior al precio de los futuros o el que se espera que tenga la materia prima dentro de unos meses. Ahora mismo existe un importante decalaje entre uno y otro: mientras que en este tercer trimestre el precio del Brent supera por poco los 90 dólares el barril, para dentro de un trimestre se espera que se encuentre a 101,8, según el consenso de analistas del mercado recogido por Bloomberg.

Por debajo de los 90 dólares ya no es rentable sacar el petróleo más caro, obtenido sobre todo en Canadá y Venezuela

Este desequilibro ha llevado a situaciones kafkianas, como un importante inversor chino que decidió paralizar el mayor carguero de crudo en alta mar, con 3,2 millones de barriles. Se trataba del mayor carguero del mundo por toneladas, tan alto como el Empire State según Reuters: 380 metros. Según fuentes del mercado, la propiedad del carguero pertenecía a Sinopec, la petrolera estatal china. Otros 50 millones de barriles de petróleo estarían ahora mismo inmovilizados esperando tiempos mejores para ser vendidos, según los analistas. Mayoritariamente, en la bahía de Saldanha y en Asia.

Problemas en China

Pero es precisamente China quien peor lo tiene en esta nueva situación. La consultora Gavekal Dragonomics indica, en un informe para sus abonados al que ha accedido este diario, que hay "partes del país" que están sufriendo mucho por la caída del crudo. El gigante asiático es el mayor exportador mundial de carbón, una commodity más barata y con mucho menos poder energético que el petróleo. Pero al estar el crudo tan barato, compite contra ésta exportación y sus zonas mineras (algunas de ellas, también productoras de petróleo) se están viendo muy afectadas. Son esencialmente, regiones del norte del país, donde más del 20% de su economía depende directamente de la minería: Heilongjiang, Mongolia Inferior, Qinghai, Shannxi, Shanxi y Xinjiang, donde además Pekín afronta el separatismo de los islamistas uigures. Al igual que la caída del crudo es una buena noticia para Estados Unidos pero no para sus zonas petroleras de Texas, Dakota del Norte o Wyoming.

China, que ya de por sí es un país muy desigual demográficamente (la mayor parte de su población se sitúa en la zona sureste) observa así como sus regiones más atrasadas se ven golpeadas por la situación del mercado energético.

Peligra la rentabilidad

Las técnicas más caras de extracción ya no serían rentables con el petróleo a estos niveles

Según un informe para inversores de la consultora Bernstein Research, hasta un 15% de los especialistas en el mercado del crudo creen que éste se mantendrá 12 meses en un precio inferior a los 90 dólares por barril. Se trata de una encuesta con 110 responsables hecha entre el 22 y el 29 de septiembre. Hay que tener en cuenta que, según Société Générale, alrededor de los 90 euros por barril ya no merece la pena extraer petróleo con las técnicas más caras, aplicadas sobre arenas aceitosas y que requiere un proceso de filtrado importante para obtener el crudo (una técnica habitual en Canadá o en Venezuela).

Otras técnicas como el 'oil shale' (en español, pizarra bituminosa) permite obtener un petróleo más barato que con 60 euros el barril seguiría siendo rentable (se obtiene quemando un grupo de rocas con el suficiente material orgánico). Por último, las técnicas más baratas para petróleo calificado como 'extra heavy', aún aguantarían un precio de 50 dólares por barril como 'punto negro' por debajo del cual no hay negocio en la extracción, según el banco francés. Este petróleo es el de peor calidad, muy denso y necesita mucho refinado para acabar siendo una fuente energética de calidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba