Economía

Montoro sólo consigue rebajar el déficit la mitad de lo que debería a 3 meses del cierre

Si bien todavía queda por contabilizar el superávit de los ayuntamientos y el sprint final de reducción de gasto que siempre se lleva a cabo al cierre de ejercicio, los datos apuntan que el Gobierno tendrá que hacer un esfuerzo en los últimos meses para alcanzar el objetivo de déficit del 4,2 por ciento comprometido con Bruselas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la presentación de los datos de déficit
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la presentación de los datos de déficit Efe

A tres meses del cierre del ejercicio, Montoro sólo ha conseguido rebajar el déficit público la mitad de lo que debería a pesar del espectacular incremento de los ingresos tributarios. Mientras que el déficit del conjunto de las Administraciones debería descender un 27% para situarlo en el objetivo del 4,2% comprometido con Bruselas, el Gobierno únicamente ha logrado bajarlo un 13% a fecha de septiembre. Si bien es cierto que estos datos no contemplan el superávit que registrarán los ayuntamientos, también es verdad que en los últimos tres meses del año habrá que contabilizar la paga extra de las pensiones, cuyo desembolso por valor de unos 7.000 millones disparará el déficit de la Seguridad Social.

En el conjunto del año, Hacienda tiene que rebajar el déficit en 1,6 puntos desde el 5,8% apuntado el año pasado. Sin embargo, en los datos acumulados hasta septiembre sólo ha recortado el déficit en 0,5 puntos respecto al año pasado y se coloca en el 3,44 por ciento. Aunque estamos acostumbrados a un sprint final por la parte del gasto y todavía falten ingresos de Sociedades, la tendencia no es tan positiva, tal y como ya han señalado Bruselas, el Banco de España, la Airef, BBVA o Funcas. Montoro conseguirá rebajar muy significativamente el agujero presupuestario sin lastrar la actividad económica. Pero a la luz de estos datos, todo apunta que se quedará algo por encima de la meta fijada por la UE.

Pese a la recuperación económica, la recaudación de la caja de las pensiones apenas repunta un 1,55%, frente al 7% previsto en los Presupuestos

Y ello en parte se achaca al comportamiento de las CCAA y la Seguridad Social. Las Autonomías reflejan ya un déficit del 1,01% a fecha de septiembre cuando el objetivo para el conjunto del ejercicio se sitúa en el 0,7%. Por otra parte, los ingresos de la Seguridad Social están evolucionando bastante peor de lo esperado debido a la tarifa plana de impulso del empleo, la devaluación salarial, el hecho de que los parados dejen de cotizar al agotar su prestación y que el nuevo sistema informático bautizado como Creta no esté logrando los rendimientos deseados. Pese a la recuperación económica, la recaudación de la caja de las pensiones apenas repunta un 1,55%, frente al entorno del 7% previsto en los Presupuestos. Si los ingresos crecen algo más de un 1% y el gasto en pensiones aumenta casi un 3%, el déficit de la Seguridad Social lógicamente tiene que estar subiendo respecto al del año pasado.Los ingresos tributarios, mejor imposible

Aun habiendo contabilizado ya la devolución de una parte de la paga extra, el déficit público del Estado central ha descendido un 22,7% a fecha de octubre. Los ingresos de la Administración central han subido en 6.118 millones. Los desembolsos sólo han repuntado en 689 millones y los intereses de la deuda han bajado en 585 millones a pesar de absorber toda la carga financiera de las Comunidades Autónomas. Sin duda, el QE del BCE también está facilitando el ajuste del Gobierno.

A pesar de una rebaja de impuestos por valor de 5.551 millones de euros, entre enero y octubre de 2015 los ingresos tributarios han crecido un 6,1% en términos de contabilidad nacional, muy por encima de lo que está engordando el PIB.

Montoro destacó que el crecimiento de la economía superará en 2015 el 3% y, por lo tanto, duplicará el crecimiento medio de la eurozona. Y ese incremento se está trasladando a las bases imponibles de los impuestos, las cuales están creciendo sin inflación incluso por encima del PIB: un 5%, con un papel destacado de las bases de las empresas, que se ensanchan un 27% al mejorar los beneficios.

Entre otros datos, el ministro ha ofrecido la recaudación del IVA bruto de las grandes empresas, que sube un 8,2%, y del IVA bruto de pymes, que crece un 11,6%. "Leyendo estos datos es difícil ver que haya una desaceleración económica", declaró el titular de Hacienda. Y añadió: "El que piense que con un crecimiento algo superior al 3% se puede recaudar más del 6% se equivoca. Estamos fomentando un círculo virtuoso. Veo que muchos encuentran filones de recaudación que otros no vemos".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba