El uso de las tarjetas corporativas, 'al desnudo'

Montoro rastrea ya si hay tarjetas 'black' en el Ibex 35 tras recibir los datos de grandes empresas y bancos

Las grandes firmas cotizadas recibieron, la pasada semana, el requerimiento de la Agencia Tributaria para que detallaran los protocolos de uso y control de las tarjetas corporativas de sus altos directivos. La mayoría de empresas han enviado ya los dossieres de documentación. Esta medida inicia la investigación anunciada por Montoro tras el escándalos de las visas opacas en Caja Madrid y Bankia. 

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

Hacienda empieza a conocer el uso y control que las grandes corporaciones del Ibex 35 ejercen sobre las tarjetas corporativas de sus altos directivos. Las empresas y bancos del selectivo han comenzado a remitir en los últimos días a la Agencia Tributaria, según confirman varias fuentes a Vozpópuli, toda la información solicitada sobre este extremo para que el fisco inicie la investigación anunciada por Cristóbal Montoro a raíz del escándalo de las tarjetas 'black' de Caja Madrid y Bankia. El titular de Hacienda rastrea ya si existe esta práctica en el Ibex.

El ministerio dirigido por Montoro remitió la pasada semana a todas las grandes empresas y bancos un dossier en el que se detalla toda la información que deben desgranar al fisco como parte de esta investigación. Algunas fuentes señalan que “supone un auténtico desnudo” sobre las tarjetas corporativas de sus directivos, que incluye a presidentes y consejeros delegados del Ibex.

Pese a que las corporaciones están aportando a Hacienda toda la información requerida, se teme por posibles filtraciones en un futuro. “Los datos aportados son muy sensibles y se debe ser extremadamente cauto en su custodia y tratamiento”, esgrimen desde algunas de estas empresas.

¿Qué información ha requerido Hacienda? Según varias firmas, se solicita una relación de los directivos que cuentan con tarjetas corporativas, qué uso se les da, si tienen algún tipo de límite marcado, cómo está contemplado dentro de su salario, y qué protocolos se siguen para el empleo de este tipo de pagos. Con la información recibida, la Agencia Tributaria tratará de advertir si hay algún tipo de comportamiento irregular.

Desde la gran banca el mensaje es unánime. "En esta entidad no existen las tarjetas black". Se reitera desde el Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell, Popular y Bankinter, a raíz del escándalo conocido en la Caja Madrid de Miguel Blesa y la etapa de Rodrigo Rato en Bankia. Siete entidades que tienen repartidas entre sus directivos poco más de 80.000 tarjetas corporativas, según los cálculos del sector. Sólo BBVA explicita sus datos: 8.000 tarjetas en España. Unas tarjetas que están sometidas a diversos protocolos de control para evitar los abusos conocidos en la entidad madrileña.

Hacienda ha solicitado la relación de los beneficiarios, el uso de las tarjetas, si tiene algún tipo de límite, los protocolos de control y cómo están contemplados estos gastos en el salario de los directivos

"Todos los gastos que generan se tributan a Hacienda", inciden desde los siete bancos. Sólo el Popular ha decidido reforzar los mecanismos de control de sus tarjetas corporativas, según una investigación realizada por este medio, en el que se detallaba las prácticas que sigue cada una de las grandes entidades bancarias para controlar sus tarjetas de empresa.

La decisión de Hacienda de iniciar un proceso de investigación se produce a raíz del presunto uso fraudulento de tarjetas 'b' por consejeros y directivos de Caja Madrid, que cargaron a estas tarjetas opacas gastos por importe de 15,5 millones de euros entre 2003 y 2012.

A priori, se trata de la apertura de una investigación, no una inspección, para determinar si el empleo de tarjetas de crédito sin declarar por parte de los altos directivos de compañías se practica en alguna de las cotizadas del índice selectivo. El fisco quiere analizar el uso de los gastos de representación en las grandes empresas y ver si ocultan pagos irregulares o se utilizan como método para pagar sueldos sin tributar.

Desde 1992 está fijada por la legislación que todos los gastos personales que realice un directivo con una tarjeta de empresa se consideran retribución en especie. Según expertos fiscalistas, si la empresa no pide justificantes de los gastos, se pueden considerar personales, ya que no hay constancia de dónde y por qué se ha gastado ese dinero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba