Carta en `Le Monde´

Tsipras: "No puedo creer que el futuro de Europa dependa de la obsesión de algunos"

El primer ministro griego defiende en una carta del periódico francés 'Le Monde' que la falta de acuerdo no se debe, en ningún caso, a la intransigencia de su Gobierno. 

El primer ministro griego, Alexis Tsipras
El primer ministro griego, Alexis Tsipras GTres

Tras una semana de negociaciones entre Grecia y sus acreedores, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, defiende la senda tomada por su gobierno. En una carta publicada por el diario francés Le Monde, Tsipras asegura que si todavía no se ha llegado a un acuerdo, no es por su intransigencia, sino que se debe más bien empeño de algunos actores en imponer soluciones “irracionales”.  

"La economía griega, a pesar de los grandes sacrificios de su pueblo, permanece atrapada en un clima de incertidumbre constante, provocada por los objetivos irrealizables de la doctrina del equilibrio presupuestario, que la condena a permanecer en un círculo vicioso de austeridad y recesión", asegura Tsipras. Y afirma que el objetivo de su gobierno en estos últimos cuatro meses no ha sido otro que poner fin a esa situación.

"¿Por qué seguir impidiendo que Grecia tenga liquidez mientras que ha demostrado que quiere respetar sus obligaciones externas?"

"El pueblo griego ha tomado una decisión valiente. Ha osado contestar la voz de la austeridad rigurosa del memorándum, con el fin de reivindicar un nuevo acuerdo. Un nuevo acuerdo que permita a Grecia retomar la senda del crecimiento, con un programa económico viable y sin volver a cometer los errores del pasado ", remata. Y es que, en opinión de Tsipras, el pueblo griego ha pagado caro sus errores.

En su misiva recuerda cómo, en cinco años, el paro ha subido hasta el 28% (60% entre los jóvenes), mientras que según las estadísticas de Eurostat, Grecia se ha convertido en el país de la Unión europea con el indicador más alto de desigualdad social. "A pesar de los duros recortes en el gasto social, este programa no ha conseguido devolver a la economía griega su competitividad. La deuda pública ha crecido desde el 124% hasta un 180% del PIB.

Teniendo en cuenta todas las medidas que el gobierno griego ha tomado durante este tiempo, dice Tsipras, es justo preguntarse por qué los representantes de las instituciones siguen diciendo que Grecia no presenta propuestas. "¿Por qué seguir impidiendo que la economía griega tenga liquidez mientras que Grecia ha demostrado de sobra que quiere respetar sus obligaciones externas, con el pago desde agosto de 2014 de más de diecisietemil millones de euros, sin ninguna financiación exterior? ¿Cuál es el interés de aquellos que pregonan en la prensa que no estamos cerca de un acuerdo que permitiría poner fin a la incertidumbre política y económica que se extiende a causa de la cuestión griega ?", se pregunta Alexis Tispras en Le Monde.

"No podemos olvidar que el FMI reconoce que se equivocó con los efectos de los recortes impuestos a Grecia"

El primer ministro asegura que "hay que leer las cosas como son: si no hemos llegado todavía a un acuerdo con nuestros socios, no es por nuestra intransigencia o posturas imcomprensibles. Sino que es más bien el fruto de la obsesión de ciertos representantes institucionales que insisten en soluciones irracionales y que se muestran indiferentes ante el panorama que han dejado las recientes elecciones legislativas en Grecia". "No podemos olvidar tampoco que el FMI ha reconocido públicamente que hace años se equivocó acerca de los devastadores efectos de los recortes presupuestarios impuestos a Grecia", recuerda Tsipras. "No puedo creer que el futuro de Europa dependa de la obsesión de algunos actores", sentencia.

"He llegado a la conclusión de que la cuestión griega no compete exclusivamente a Grecia, sino que se ésta se encuentra en el centro de un conflicto entre dos estrategias contrapuestas sobre el futuro de la integración europea", señala el primer ministro. La primera, dice, se refiere a la profundización en la integración europea en un contexto de igualdad y de solidaridad entre sus pueblos y sus ciudadanos. La segunda cree, por el contrario, que conduciría a la ruptura y a la división de la zona euro y, por ende, de la Unión Europea. "El primer paso en esta dirección sería la formación de una zona euro de dos velocidades donde el núcleo central impondría las duras reglas de austeridad y de ajuste. Esta segunda estrategia supone el peligro de convertirse en el principio del fin".

"Grecia se encuentra en el centro de un conflicto entre dos estrategias contrapuestas sobre el futuro de la Unión"

Pero además Tsipras se muestra convencido de que esta segunda estrategia "inaugura un proceso de incertidumbre económica y política que podría también poner patas arriba los equilibrios del mundo occidental". Para el líder griego, Europa se encuentra en una encrucijada. Después de haber hecho importantes concesiones, Tsipras dice que "la decisión está, no en manos de las instituciones europeas que, a excepción de la Comisión, no son elegidas ni rinden cuentas a los pueblos, sino que se encuentra en manos de los líderes de Europa". 

"¿Qué estrategia adoptarán?", se pregunta. "¿La de una Europa de la solidaridad, de la igualdad y de la democracia o la de la ruptura y de la división? Si algunos piensan o quieren creer que la decisión que esperamos competerá sólo a Grecia, se equivocan", sentencia el primer ministro griego.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba