Economía

Crisis en España: hasta los ‘chinos’ cierran

El desplome del consumo provocó el cierre de 213 establecimientos regentados por nacionales del gigante asiático. Se rompe así la racha de nuevos negocios de este colectivo, que supone algo más de la mitad del total de extranjeros en España.   

Un establecimiento chino
Un establecimiento chino Gtres

El paro sufrió otro récord histórico en el segundo mes del año. El viernes, la máquina estadística de la Seguridad Social arrojó a la cara de la economía española otra mala cifra: un total de 4.712.098 desempleados hasta febrero. Y a mayor desocupación, menor renta disponible; a menor renta disponible, menor consumo. ¿Menor consumo? Comerciantes en apuros. La regla de tres es simple: el dinero escasea y los compradores se lo piensan dos veces antes de rascarse el bolsillo. Conclusión: hasta los chinos cierran.

 “La crisis económica está afectando a todo el mundo, pero a los extranjeros más”, subraya Guillermo Guerrero, responsable del área de autónomos extranjeros de ATA. La evolución de autónomos extranjeros en enero de 2012 se desplomó un 1,7% en tan solo un mes. El año se estrenó con 3.584 cierres de comercios de todas las nacionalidades. Los regentados por nacionales venidos del gigante asiático, los popularmente conocidos como chinos, demostraron su resistencia –fueron los que menos cayeron-. Con todo, no lograron evitar el cierre de 213 establecimientos.

El consumo por los suelos

La cifra parece insignificante, pero no es baladí teniendo en cuenta que rompe una racha ascendente en un colectivo, que supone más del 50% del total de autónomos extranjeros en España. La razón hay que buscarla en la drástica caída del consumo, explica Guerrero. El experto subraya que la cuestión no es ya tanto un problema de crédito, sino que los negocios sean capaces de mantenerse en el tiempo. “En una situación que ha caído tanto el consumo, se nota. Los chinos, orientados mayoritariamente al comercio y la hostelería, sufren también la depresión en el consumo”, remacha Guerrero.

Los datos avalan la hipótesis. El servicio de estudios económicos Funcas achaca buena parte del raquítico 0,7% que registró el PIB español al desplome de la demanda. No es para menos. Tanto familias como administraciones públicas se apretaron el cinturón en 2011: un -0,1% y un -2,2%, respectivamente, en relación al año anterior. Y a futuro, el horizonte no se  presentan más halagüeño: Funcas pronostica una contracción del consumo final de los hogares de un -1,9%.

En enero, el número de total de autónomos extranjeros en enero sumaba a 204.928 personas. Una gota en el océano entre los alrededor de 3.000.000 de personas que se autoemplean en España. La mayor parte chinos, el 17,7%, seguidos de rumanos (11%), británicos (8,8%) y alemanes (6,5%). 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba