Economía

El Gobierno anunciará en el debate de la nación un gran plan de financiación a pymes para reanimar la economía

Agotado el ajuste por la vía de ingresos y, en buena medida, por el lado de los gastos, Mariano Rajoy anunciará el miércoles medidas para que fluya el crédito a las empresas después de haber comprometido en esta tarea a la Banca y, en particular, a las entidades que han recibido el grueso de los 40.000 millones de euros procedentes del rescate comunitario.

Mariano Rajoy y el presidente del BBVA, Francisco González, en las recientes jornadas de The Economist.
Mariano Rajoy y el presidente del BBVA, Francisco González, en las recientes jornadas de The Economist. EFE

El presidente del Gobierno dará buenas noticias a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos el próximo miércoles en el debate del estado de la nación. El rescate de 40.000 millones de euros del que se ha beneficiado una parte del sistema financiero ha servido de palanca al equipo económico para presionar a las entidades nacionalizadas, sobre todo, y obligarlas a que dejen atrás su aversión al riesgo para abrir el grifo del crédito.

Entre los objetivos del equipo económico figuran facilitar a las empresas el pago de los vencimientos de deuda y el acceso al crédito para nuevas inversiones

Según las fuentes consultadas, el equipo económico ha trabajado en las últimas semanas con la banca en una triple vertiente. En primer lugar, la creación de una especie de mercado alternativo de pagarés y bonos que facilite a las empresas medianas y grandes encarar los vencimientos de su deuda.

En segundo lugar, la canalización, a través de las entidades con mayor implantación en las grandes ciudades, de líneas de crédito diseñadas para las pequeñas y medianas empresas, con bajos tipos de interés, una tarea en la que el ICO no ha demostrado la suficiente eficacia.

Los bancos nacionalizados, especialmente Bankia, Cataluña Caixa y NovacaixaGalicia, tendrán que asumir un papel protagonista en la apertura del grifo crediticio, en sintonía con lo que han venido reclamando en las últimas semanas desde la Comisión Europea y, más recientemente, desde el Banco Central Europeo. De hecho, tal condición está incluida dentro del Memorando de Entendimiento.

La idea es que se reduzca la cantidad total de crédito y, por tanto, endeudamiento de la economía, al tiempo que sí se aumenta la financiación para los sectores con potencial productivo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, lo dejó claro el pasado martes en el Congreso al recordar que España está muy bien servida de liquidez y que corresponde a los gobiernos adoptar las medidas necesarias para proporcionar capital al sector privado en un contexto como el español, en el que desde el inicio de la crisis ha sido el sector público, las tres administraciones, el que han absorbido la mayor parte del crédito, asfixiando a familias y empresas.

Draghi y Rehn coinciden en que los 40.000 millones llegados de Bruselas no deben servir para rescatar a los bancos sino para desbloquear el crédito

En tercer lugar, se está discutiendo con los bancos qué medidas se pueden tomar para que se reactive el crédito. Las entidades no ayudadas han propuesto diversas iniciativas para que la financiación se desbloquee. Francisco González y Emilio Botín han sido algunos de los popes de la banca que han participado en las conversaciones con el Gabinete de Rajoy.

Sobre la mesa, se estudia si el Estado podría absorber hasta un 10 por ciento de la primera pérdida para compensar la falta de información que tienen las entidades sobre las pymes. Otra propuesta es que los préstamos a sectores considerados estratégicos requieran menos exigencias de capital para los bancos. Y también se plantea que se refuercen las Sociedades de Garantías Recíprocas e iniciativas como los fondos semilla.  

Durante el discurso, Rajoy muy probablemente junte las cifras de concesión de crédito del ICO, de la banca nacionalizada y de la privada para vender un gran fondo de concesión de crédito a las empresas.

Desde que se consiguió el rescate bancario, en el Gobierno se abrió un debate interno sobre el papel que debe corresponder en la reactivación económica a las entidades que han recibido las mayores ayudas. Agotado el ajuste por la vía de los ingresos, ya que de momento están descartados nuevos aumentos de impuestos, y consumido la mayor parte del ajuste por la vía del gasto, a no ser que se dé otra vuelta de tuerca al sueldo de los funcionarios, las pensiones o las prestaciones por desempleo, al Gobierno le toca ahora desatascar las tuberías financieras, uno de los principales factores que ha provocado que el crecimiento siga estrangulado.

El Ejecutivo aprovechará la banca nacionalizada para compensar la ineficiencia del ICO

La nacionalización de algunas entidades es considerada una oportunidad para contribuir a esta reactivación, algo que también ha sido entendido por el comisario europeo Olli Rehn, partidario de que los fondos europeos no sirvan para rescatar a los bancos sino para restablecer el crédito y el crecimiento.

El presidente Rajoy añadirá a este paquete el plan de empleo juvenil y de emprendedores que ayer presentó la ministra Báñez a patronal y sindicatos. El Gobierno prepara 85 medidas destinadas al largo plazo y quince de choque, dotadas en total con unos 3.500 millones de euros cofinanciados con fondos europeos.

Entre ellas, la tarifa plana de 50 euros; contratos con rebajas de cotizaciones sociales; facilidades para compatibilizar el emprendimiento con la prestación por desempleo; la protección de la vivienda del autónomo del embargo; o el pago del IVA sólo cuando se haya cobrado en facturas de la Administración y para empresas de menos de cinco trabajadores.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba