Economía

El Gobierno reforma la formación y ofrece 7.400 empleos públicos a dos días de las andaluzas

Cómo se notan las elecciones: el Gobierno se muestra duro con los escándalos de formación y amplía la oferta de trabajo en el sector público con 7.416 nuevas plazas. Montoro subraya además el fin de la reducción de plantilla de las Administraciones Públicas.

Cristóbal Montoro, junto a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa tras el Consejo de ministros.
Cristóbal Montoro, junto a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa tras el Consejo de ministros. EFE

El Gobierno ha aprobado el Real Decreto-Ley que reforma la formación en el trabajo a dos días de las elecciones andaluzas. Después de todos los casos de fraude destapados, este cambio en la formación era esencial, subrayó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

La reforma impone mayores sanciones y controles, abre la gestión de los cursos a la competencia y en la práctica quita el control a sindicatos y patronal para que se lo quede exclusivamente el Gobierno central y las Comunidades, precisamente las que tenían que vigilar los casos de corrupción.

El modelo ciertamente no ha funcionado como debería en sus veinte años de existencia. La calidad de la formación deja bastante que desear. Y el desajuste entre las necesidades del tejido productivo y los cursos también se ponía en cuestión. Pero se antoja igualmente dudoso que una reforma dirigida por el mismo Ministerio que lleva el Sepe sea la más eficiente.

La idea de fondo de esta reforma más bien reside en que el Gobierno intenta apropiarse de esos recursos para poder destinarlos a la formación de parados y no a la de los trabajadores. Y ello a pesar de que esos dineros proceden de las cotizaciones de los ocupados con el propósito exclusivo de formarlos. Por más que varias sentencias les otorgan el control de estos mecanismos, los sindicatos y la patronal han claudicado castigados por los escándalos de corrupción y sólo podrán participar en la planificación estratégica de los cursos.

Pero el electoralismo de un Gobierno con problemas en las encuestas no acaba ahí. El Ejecutivo también aprobó una ampliación de la oferta de trabajo de funcionarios. Fruto de la crisis, el Gabinete de Rajoy congeló buena parte de la tasa de reposición de empleados públicos. No obstante, en los últimos Presupuestos esto se modificó, aumentando la tasa de reposición al 50 por ciento de las plazas descubiertas. Y en este Consejo de Ministros Montoro anunció 7.416 nuevos puestos de trabajo y 3.854 promociones internas.

Una vez más, Montoro subrayó que se había acabado la reducción de plantilla del sector público, toda vez que su tamaño había descendido a los niveles del año 2004.  Según los datos que ofreció, la oferta de la Administración General del Estado aumentará este año respecto al pasado de 905 a 3.452 efectivos; la de la Justicia de 85 a 1.430; la de Local con habilitación nacional de 221 a 250; la de la Policía de 314 a 374 y la de la Guardia Civil de 159 a 820. Sin embargo, pese a lo dicho por Montoro y aunque no se aclararon las cifras, estos guarismos de nuevas plazas parecen apuntar que efectivamente tan sólo se está reponiendo la mitad de los puestos que se dejan vacantes.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba