Economía

Hacienda convoca a las Autonomías para cederles impuestos y apretar con el déficit

Montoro convocará a las Comunidades para celebrar un Consejo de Política Fiscal en la semana del 18 de diciembre. Durante esta reunión con los consejeros autonómicos, el ministro anunciará nuevas medidas que proporcionarán algo de alivio a las cuentas autonómicas. Y les dará un tirón de orejas por el déficit.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, rodeado de periodistas.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, rodeado de periodistas. EFE

El Ministerio de Hacienda convocará a las Comunidades Autónomas para celebrar un Consejo de Política Fiscal y Financiera en la semana del 18 de diciembre. Durante esta reunión con los consejeros autonómicos, el ministro Cristóbal Montoro anunciará nuevas medidas que proporcionarán algo de alivio a las cuentas de las Autonomías, entre ellas el traspaso de varios impuestos como el de los depósitos bancarios, Patrimonio o incluso el céntimo sanitario.

Montoro también aprovechará para darles un último tirón de orejas respecto a la marcha del déficit público. En su conjunto, las Comunidades ya acumulan hasta septiembre un desfase presupuestario del 1 por ciento del PIB, demasiado cerca del objetivo del 1,3 por ciento cuando en los últimos meses precisamente se concentran muchos pagos y este año habrá que añadir la paga extra de los empleados públicos que todas salvo Cataluña han repuesto.

De poco ha servido el déficit a la carta ideado por Montoro para contentar a Cataluña y aliviar de paso la situación presupuestaria de todas las regiones del Arco Mediterráneo: pese a haberles concedido más margen con el déficit, las mismas que incumplieron el año pasado salvo Baleares ya amenazan con incumplir de nuevo. Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia ya han sido advertidas, y en concreto se les ha exigido que apliquen un decreto de no disponibilidad, es decir, un cierre por ley de todos los grifos excepto los imprescindibles.

Muchos de los ingresos previstos consisten en privatizaciones y ventas todavía por realizar. De modo que Hacienda presionará a las Autonomías para que las lleven a cabo en la recta final del ejercicio, igual que ocurrió el año pasado con las privatizaciones en Cataluña de Aguas Ter-Llobregat y los túneles del Cadí y Vallvidrera. 

Después de haber dejado la inversión al mínimo, haber aplicado recortes en Sanidad y Educación y haber prescindido según la EPA de 255.000 puestos de trabajo, en dos años las CCAA han conseguido recortar el déficit en 2 puntos del PIB, unos 20.000 millones. Sin embargo, incluso si en el mejor de los casos todas cumplen, el año que viene tendrán que hacer otro ajuste por valor de 5.000 millones al haberles reducido Hacienda las entregas por ingresos tributarios en unos 2.200 millones.

Dificultades con los ingresos

En opinión de las Comunidades, el problema radica en que tienen pocos medios para aumentar los ingresos. La mayor parte de su recaudación propia estaba vinculada a la burbuja inmobiliaria, como por ejemplo el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentales. Por eso, reclaman que haya cuanto antes cambios en la financiación. Pero Montoro está esperando a la comisión de expertos que diseña la reforma fiscal para confeccionar a partir de ahí el nuevo sistema de financiación. De modo que entretanto va a ofrecer algún caramelo, adelantando algunos impuestos, a saber, Patrimonio, depósitos bancarios y céntimo sanitario.

Patrimonio es un impuesto que pueden aplicar las Comunidades, pero cuya recaudación la tienen que devolver a los dos años al Estado central. Así, Cataluña tenía que reintegrar a Hacienda este año unos 300 millones por la recaudación de Patrimonio de 2011. Y salvo Madrid que no lo grava, el resto tenía que retornar a Hacienda unos 400 millones en total. Pero en el próximo Consejo de Política Fiscal Montoro les va a perdonar a toda esa deuda. A partir de ahora, las CCAA no tendrán que devolver sus ingresos por Patrimonio y por lo tanto se embolsarán por este concepto unos 700 millones al año. Un hecho que obligará a Madrid a reconsiderar si adopta también este impuesto por el que obtendría unos 300 millones anuales.

Respecto al tributo sobre los depósitos bancarios, Hacienda había intentado evitar que lo impusieran las Autonomías fijando un tipo cero y compensando a Extremadura, Andalucía y Canarias que ya lo tenían. Pero varias sentencias apuntan a que el Gobierno no puede fijar un impuesto con un gravamen cero. Así que Montoro lo traspasará a las CCAA fijando un único tipo para todas, de modo que no provoque una suerte de fragmentación del mercado bancario entre regiones. Se calcula que la recaudación por este impuesto podría ascender en su conjunto a los 300 millones de euros.

Más complicado es el céntimo sanitario, el recargo sobre los carburantes que imponen casi todas las CCAA. Bruselas ha censurado esta figura tributaria por no perseguir una finalidad concreta no presupuestaria, por ejemplo en el caso de los hidrocarburos compensar su polución. Sin embargo, Hacienda ya lo ha integrado jurídicamente dentro de los impuestos sobre hidrocarburos y se da por sentado que podría cederlo a todas las Comunidades. Su recaudación global se estima en los 500 millones de euros.

La reforma de la Administración

En el Consejo de Política Fiscal y Financiera, Hacienda también exigirá a las Comunidades que se ciñan a las recomendaciones de la reforma de la Administración bautizada como Cora y reduzcan organismos como los tribunales de cuentas, observatorios varios y fundaciones. Sin embargo, pese a que hubo un tiempo en que se habló de vincular las ayudas de liquidez y el déficit al cumplimiento de la Cora, de esto nunca más se supo, y se antoja difícil que el Gobierno pueda imponerla sin quebrantar los estatutos de autonomía. Una vez más, Cataluña se ha mostrado especialmente beligerante frente a una reforma que considera una recentralización de los poderes del Estado.

El sistema de financiación

Las Comunidades preparan sus propuestas para el sistema de financiación por si Hacienda les pide sugerencias en el próximo Consejo de Política Fiscal. Se empezaron a organizar unos grupos de trabajo. Pero de éstos nunca más se supo. Y otro tanto sucede con la publicación de las polémicas balanzas fiscales.

Otro punto que podría discutirse es la implantación y desarrollo del sistema informático que controlará que todas las facturas queden registradas de forma centralizada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba