Economía

El Gobierno salvará las cuentas de las CCAA en un año en el que tendrán que ajustar 7.000 millones

El Ejecutivo perdonará los intereses de la deuda de las Comunidades y absorberá además todos los vencimientos bancarios. Todo con tal de ayudarlas a reconducir unas cuentas descontroladas, como ya han advertido la Comisión Europea y la Autoridad Fiscal.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy perdonará los intereses de la deuda de las Comunidades Autónomas y absorberá además todos los vencimientos bancarios, los cuales hasta ahora no se incluían en los mecanismos de financiación. Todo con tal de ayudarlas a reconducir unas cuentas en algunos casos descontroladas, tal y como ya han advertido la Comisión Europea y la Autoridad Fiscal Independiente. De no recibir la ayuda del Gobierno, el ajuste que tendrían que hacer las Autonomías en pleno año electoral podría alcanzar los 7.000 millones de euros, una cantidad desde luego no pequeña.

Como avanzó Vozpópuli, el Gobierno ultima las nuevas ayudas financieras que brindará a las Comunidades Autónomas para el próximo 2015. Y según fuentes gubernamentales el plan tendrá básicamente tres patas:

La primera, bajar todos los tipos de interés a cero desde el 1 por ciento fijado en el FLA y el 4 del Pago a Proveedores. Es decir, perdonar todos los intereses de la deuda que las Comunidades y ayuntamientos han contraído con el Estado.

Segundo, la inclusión en los mecanismos de financiación de los vencimientos bancarios conforme vayan ocurriendo a lo largo del año, algo que hasta ahora no se contemplaba y que por lo tanto aumentará significativamente la deuda en manos del Estado. En el supuesto de alguna Comunidad como Cataluña o Valencia, el Estado ya tiene cerca del 50 por ciento de toda la deuda y podría acabar quedándose hasta con el 75 por ciento.

Y tercero, la creación de un nuevo FLA blando y por consiguiente con menores controles de Hacienda, al cual se podrán acoger voluntariamente todas las Autonomías que cumplan con los objetivos de déficit y que en la actualidad están abonando tipos del entorno del 4 ó el 5 por ciento. Al reducir los tipos de estas regiones cumplidoras, se rebajará el gasto consolidado de intereses del Estado, explican estas fuentes.

Europa presiona

Al final, no se hará ninguna quita de la deuda de las Comunidades tal y como proponía Montoro. No obstante, estas medidas supondrán un importante alivio para las arcas autonómicas y se toman después de que la UE, la Autoridad Fiscal y numerosos organismos adviertan de los serios riesgos que existen de que las CCAA incumplan sus metas de déficit este año y el próximo.

Es más, Mariano Rajoy acudía este jueves y viernes al Consejo Europeo con las Comunidades otra vez en el foco de sus preocupaciones, pues el informe que elaboró la Comisión sobre las cuentas del Reino de España sostenía: “A pesar del deterioro visible de las finanzas públicas de las Autonomías a lo largo de 2014, hasta finales de octubre no se había aplicado ninguna de las medidas preventivas previstas en la Ley de Estabilidad española en las Comunidades con riesgo de incumplimiento. Además, en comparación con el año pasado, la adopción de medidas correctoras avanza a un ritmo mucho más lento, y sólo se ha aprobado uno de los seis planes económicos y financieros autonómicos. Por lo que respecta a los presupuestos autonómicos, las desviaciones respecto del resultado previsto proseguirán hasta 2015, por lo que resultará difícil alcanzar un objetivo de déficit aún más exigente”.

De acuerdo con el Plan de Estabilidad enviado a Bruselas, dos tercios del ajuste de 2015 se corresponden con recortes del gasto, sobre todo en Comunidades y municipios. Sin embargo, los presupuestos de las Autonomías elevan los gastos.

La Comisión también recordaba que siguiendo una recomendación europea el Gobierno español constituyó un grupo de trabajo para estudiar la reducción del gasto en las autonomías. Sin embargo, según subraya el documento del Ejecutivo europeo, todavía no se ha acordado la adopción de ninguna medida pese a haber identificado ya algunos campos de actuación. Y eso que de acuerdo con el Plan de Estabilidad enviado a Bruselas más de dos tercios del ajuste del déficit en 2015 se corresponde con el lado del gasto, sobre todo en los municipios y Autonomías. Un hecho que entra en franca contradicción con los presupuestos aprobados por las Comunidades, que después de cinco años por primera vez aumentan el gasto. El papel simplemente lo aguanta todo. De lo que a todas luces se puede inferir que después de las elecciones autonómicas de mayo habría que abordar un nuevo ajuste en las regiones.

Riesgo de incumplimiento del déficit

Vista la evolución de sus cuentas en lo que va de ejercicio, las Comunidades fácilmente podrían acabar con el mismo déficit que el año pasado, en torno al 1,5 por ciento como ya han previsto varios servicios de estudios y la propia Autoridad Fiscal Independiente. Sólo que bajo esa hipótesis el año que viene habrá que aminorar el desfase presupuestario en unos 8.000 millones de euros hasta el 0,7 por ciento de déficit. Y ello disponiendo únicamente de unos 1.000 millones más de ingresos del sistema de financiación una vez se suman y restan liquidaciones y adelantos que se saldarán durante 2015.

Lo cual a su vez significaba que había que plantear un ajuste de unos 7.000 millones de euros en pleno año electoral y sin la expectativa de que las compraventas de vivienda retornen a lo grande y nutran como antaño las arcas de las Autonomías. El problema radica en que las Comunidades no percibirán buena parte de los incrementos de la recaudación tributaria hasta que ingresen las liquidaciones que se cierran dos años más tarde.

Hacienda creó una comisión para estudiar nuevos ajustes en las Comunidades. Pero ésta se paró en cuanto se hizo pública.

De ahí que el Ministerio de Hacienda propusiese a instancias de Bruselas la creación de una comisión formada por representantes de las Autonomías para adoptar una nueva ronda de recortes. Sin embargo, tan pronto se supo que se barajaban nuevos ajustes, se generó la polémica y el asunto quedó aparcado. Había por tanto que buscar otra forma más fácil de reconducir las cuentas autonómicas en medio de la carrera electoral. Y se ha hecho aprovechando las condiciones históricamente bajas de financiación.

En una primera estimación de lo que supondría la supresión de los intereses, el Ministerio baraja al menos unos 2.000 millones de euros de ahorros para las Comunidades, una cifra que sin embargo todavía puede variar mucho. A falta de conocer los detalles, Valencia ha declarado que podría ahorrarse unos 700 millones al año, Andalucía unos 400 y Castilla-La Mancha unos 200. Dado que Cataluña es la comunidad más endeudada en términos absolutos, debería ser la más favorecida. Sin embargo, la Generalitat tan sólo prevé un ahorro entre 200 y 400 millones dependiendo de cuál sea la letra pequeña.

Esta ayuda es muy significativa. Nos han arreglado las cuentas para el año”, decía una fuente autonómica. Las Autonomías que presentan más deuda y por lo tanto hacen frente a unos desembolsos en intereses más abultados curiosamente son las que más dificultades tienen para atajar el déficit público. Así que en realidad se ha hecho una reestructuración parcial de su deuda que las ayudará a cumplir. Y ciertamente de los 7.000 millones que hay que recortar el déficit, entonces se pasaría por los menos a una cifra por debajo de 5.000 millones una vez se restan los más de 2.000 millones que perdonará el Gobierno. Aún así, los cerca de 5.000 millones todavía se antojan una cantidad demasiado grande como para conseguirla a fuerza de mayores ingresos incluso en un contexto de recuperación de la economía.

La polémica

Respecto a este nuevo cable financiero, las opiniones son encontradas. Hacienda considera que está solventando los problemas existentes en algunas Comunidades, aunque ello implique ayudar especialmente a algunas que se han mostrado bastante rebeldes como Cataluña.

En cambio, las Comunidades más disciplinadas consideran que esto es un sistema de financiación encubierto para las incumplidoras. "Cuanto más deuda tengas, más te favorece y por lo tanto menos incentivos hay para cumplir. Si Montoro quiere arreglar las cosas sin favorecer a unos sobre otros que aplique la Ley de Estabilidad", sostiene una fuente de una Autonomía.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba