Economía

Impuesto de Sociedades y diputaciones, las claves de C's para cuadrar las cuentas públicas

El partido de Albert Rivera plantea una rebaja de impuestos de 7.000 millones de euros que planea compensar subiendo el Impuesto de Sociedades y suprimiendo diputaciones. Amén de una reforma de la Constitución que racionalice el gasto de las CCAA.

Albert Rivera durante la presentación del tercer eje de su programa económico en Madrid.
Albert Rivera durante la presentación del tercer eje de su programa económico en Madrid. EFE

Ciudadanos presentó este martes las grandes líneas de una reforma fiscal basada en una rebaja de impuestos por valor de 7.000 millones de euros una vez se tienen en cuenta los efectos positivos de ésta sobre el crecimiento. En términos nominales, el recorte asciende a los 10.000 millones de euros, mucho dinero para unas cuentas públicas todavía exangües y bajo la lupa de Bruselas. Si los 400 euros de Zapatero costaron unos 4.500 millones de euros para las arcas del Estado, la propuesta del partido naranja podría tocar a unos 900 euros por contribuyente al año.

La formación liderada por Albert Rivera defiende un IRPF con tres tipos, del 18 hasta los 22.500 euros, del 28 hasta los 52.500 euros y del 42 en adelante. O sea, una rebaja muy sustancial para las rentas medias y altas. Por eso, busca compensar a las más bajas ofreciendo una paga a través de la factura fiscal y teniendo en cuenta el número de hijos.

Para incentivar el trabajo, este complemento salarial presenta además la peculiaridad de que va subiendo conforme más se gana hasta que llega a un nivel en el que comienza a descender, tal y como se puede comprobar en el gráfico a continuación. En el caso de un soltero sin hijos, la paga alcanza un tope de 2.000 euros a los 11.000 euros de renta. A partir de ahí, disminuye hasta que se suprime a los 16.000 euros de ingresos. En el supuesto de tres o más hijos, la ayuda tiene como techo los 5.500 euros y empieza a disminuir a los 18.000 euros de sueldo para gradualmente desaparecer a los 28.000 euros. Dentro de esta iniciativa también se contempla un pequeño suplemento por valor de hasta 500 euros para los pensionistas con menor capacidad adquisitiva.

Semejante esquema del IRPF supone una pérdida inicial de ingresos del orden de los 12.500 millones de euros. Sin embargo, su impacto se suaviza al erradicar la reducción por rentas del trabajo, lo que supone una subida de impuestos de unos 2.500 millones de euros. Además, según los cálculos elaborados en la Complutense, el efecto positivo sobre la actividad podría reducir sustancialmente la caída inicial de la recaudación. De ahí que la cifra resultante sea un coste para las arcas públicas del orden de los 7.000 millones de euros. No obstante, algunas fuentes consultadas consideran que el desplome de los ingresos sería bastante mayor que esos 7.000 millones. “Bruselas no permitiría esto”, arguyen.  

La propuesta fiscal de Ciudadanos deja de momento fuera la reforma de las pensiones

Dicho esto, los expertos que han colaborado con Ciudadanos apuntan que la nueva configuración del IRPF aportará más crecimiento económico que habrá compensado la pérdida de recaudación en el plazo de entre uno y tres años. Por un lado, incentivando más el trabajo y la declaración de ingresos con unos tipos marginales más bajos. Y por otro, inyectando la mencionada paga a las rentas más bajas, que al fin y al cabo son quienes después consumen mayor proporción de su renta.

¿Y cómo se pretende financiar semejante esfuerzo equivalente al 0,7 por ciento del PIB? Pues el partido naranja básicamente planteó este martes dos ideas fuertes. La primera se resume en eliminar deducciones y exenciones del Impuesto de Sociedades para embolsarse unos 5.000 millones más. En el pico de la burbuja se recaudaba el doble de los 18.000 millones que se ingresan ahora por esta figura. De modo que ahora pretenden eliminar todos los agujeros fiscales por las que se escapan las sociedades salvo las deducciones por costes financieros, que en cualquier caso se limitarán. Veremos entonces si Telefónica no amenaza con trasladar la sede a Londres o si la banca no toma represalias con menos crédito y mayores reestructuraciones.

La segunda se basa en suprimir diputaciones y hacer fusiones frías de ayuntamientos manteniendo los alcaldes y juntando los servicios. Sólo el coste de las diputaciones ronda los 5.000 millones. Y si bien es verdad que éstas ofrecen algunos servicios a las entidades locales más pequeñas, en realidad ocupan mucho personal, funcionan como agencias de colocación de los partidos y bien podrían ser cerradas con bastantes ahorros. En esta misma línea, también se buscarán eficiencias con una reforma de la Constitución que racionalice el gasto de las Comunidades Autónomas.  

Tres tipos de IVA

En cuanto a la figura del IVA, el economista de cabecera del partido, Luis Garicano, defiende que haya sólo dos tipos: el general se rebaja del 21 al 18 y eso incluye agua y electricidad. Y el tipo reducido se coloca en el 7 por ciento, lo cual comporta una rebaja para la hostelería que está en el 10 pero implica una subida para muchos productos básicos como la leche o el pan situados en el 4. Por eso, los propios miembros de la formación argumentan la necesidad de la ya manida renta complementaria.

Garicano también incidió en la necesidad de subir los impuestos sobre los hidrocarburos. Eso sí, después de haber garantizado la competencia entre las gasolineras, obligando a las petroleras incluso a vender una parte de sus redes.

El economista de C's, Luis Garicano, defiende la necesidad de subir los impuestos sobre los hidrocarburos

Por otra parte, el exsecretario general de la asociación de Inspectores de HaciendaFrancisco de la Torre, elaboró la propuesta contra el fraude, la cual incluye limitar los módulos exclusivamente a aquellos que facturen más del 75 por ciento a clientes individuales; un mayor control a la Sicav que pasarán de la inspección de la CNMV a la de la Agencia Tributaria; más recursos para la Agencia y mayores sanciones. “En España sólo hay 150 reclusos por delito fiscal”, comentó De la Torre.

Aunque con propuestas bastante razonables, parece difícil que en medio de un proceso de consolidación fiscal Bruselas acepte algunas de estas medidas. No en vano ya puso muchas reticencias a la actual bajada de impuestos diseñada por Montoro. Por no hablar de que los técnicos de la Comisión siempre insisten mucho en subir todavía más el IVA al tiempo que se bajan las cotizaciones, una forma de ganar competitividad frente al exterior al rebajar el coste de la mano de obra pero gravar el consumo de las importaciones. Lo que en la jerga se suele llamar una devaluación fiscal. 

La propuesta fiscal de Ciudadanos deja de momento fuera la reforma de las pensiones, uno de los asuntos más espinosos si atendemos a las pobres perspectivas demográficas del país. Sobre esta complicada materia, Garicano prepara una iniciativa basada en las cuentas nocionales suecas, en las que cada ciudadano sabrá cuánto ha aportado y cuánto le corresponderá en el futuro, siempre en directa consonancia con lo cotizado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba