Economía

Cataluña perdió 1.533 millones de facturación por la salida de empresas en 2014

La comunidad catalana está perdiendo atractivo para las empresas, lo que se ha traducido en 2014 en una pérdida de 683 empresas con una facturación por valor de 1.533 millones de euros según los datos de Axesor.

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas. Efe

El soberanismo está pasando factura a la economía catalana. La Comunidad perdió en 2014 unas 683 empresas que se mudaron a otra región de España y que contaban con una facturación total por valor de 1.533 millones de euros, según los datos recopilados a fecha de 1 de noviembre de 2015 por Axesor, primera agencia de rating española.

Por el contrario, las empresas que trasladaron su sede a Cataluña en 2014 tan sólo fueron 388 con una cifra de negocio de 986 millones de euros. Aunque no se trata todavía de los datos definitivos del ejercicio, la diferencia entre la facturación de las empresas que se fueron y las que llegaron ascendió a los -547 millones de euros, una cifra negativa que coincide con la deriva secesionista y que contrasta con los 2.060 millones que obtuvo Cataluña de saldo positivo en 2013. Es decir, hace dos años la comunidad catalana lograba atraer negocio procedente de otros lugares de España.

En cambio, en estos momentos Cataluña está perdiendo su atractivo para la actividad empresarial. Mientras que en 2013 logró que 526 empresas cambiaran su sede a la Comunidad con una facturación de 5.001 millones, como ya hemos apuntado en 2014 tan sólo recibió 388 sociedades con una facturación de 986 millones, una caída del orden de los 4.000 millones de euros.

Sin entrar a valorar las razones de este comportamiento, sí que se ha detectado que Cataluña ha perdido bastante volumen de negocio en los dos últimos años, coincidiendo con el aumento de la presión independentista. El propio Círculo de Empresarios eleva a 1.000 la cifra de empresas que se han ido de Cataluña a otras Comunidades en 2014. Y una de las razones que más se aduce para estos movimientos es la situación política y el proyecto independentista. Desde que se inició la crisis financiera en 2008, un total de 6.400 sociedades trasladaron su sede social de Cataluña a otras comunidades.

Fuga empresarial

La fuga de empresas ha sido una constante desde que Artur Mas abanderase el discurso independentista. Desde su llegada al Ejecutivo, 3.839 compañías cambiaron de domicilio. En el año 2011, el número de sociedades mercantiles que dejó el territorio catalán ya aumentó un 16 por ciento, de las 718 a las 854 mercantiles según los datos de Axesor.

La comunidad madrileña recibió el 44,2 por ciento de las empresas que salieron de Cataluña en los últimos siete años. Madrid recibió 317 mercantiles catalanas en 2011; 342 un año después; 368 en 2013 y 446 durante el año pasado. Tan sólo en el primer semestre de 2015, la región ya ha acogido otras 208 compañías exiliadas de tierras catalanas. Valencia y Andalucía se han convertido en el segundo y tercer destino preferido por los empresarios catalanes. En los últimos siete años, 883 mercantiles abandonaron la región para instalarse en la Comunidad Valenciana y 651 para ubicarse en la andaluza.

Mientras Madrid recibe 6.405 compañías de Cataluña, la región mediterránea sólo  dio cobijo a 1.693 mercantiles madrileñas desde el año 2008

Por el contrario, mientras Madrid recibe 6.405 compañías de Cataluña, la región mediterránea sólo  dio cobijo a 1.693 mercantiles madrileñas desde el año 2008. De hecho, en la última semana hemos conocido que dos grandes multinacionales se han marchado del territorio catalán rumbo a la capital de España.

Derby Hotels Collection, el hólding hotelero propiedad del empresario catalán Jordi Clos, ha trasladado su domicilio social de Barcelona a Madrid. La compañía ha inscrito su sede social en la Plaza de las Cortes número 10 de Madrid. Se trata de la misma dirección donde se ubica la sede del Hotel Villa Real de Madrid, propiedad del grupo catalán y con categoría cinco estrellas. Madrid tiene una fiscalidad en sucesiones y patrimonio más favorable que la catalana, sobre todo para un hólding familiar como Derby Hotels. Además, los planes de crecimiento del grupo se basan en crecer en Madrid y en el norte de Europa, por lo que tener la sede en Madrid resulta más operativo.

Otra de las grandes compañías que ha dejado Cataluña ha sido la francesa Suez Environnement, propietaria del cien por cien de Aguas de Barcelona (Agbar), que ha optado por centralizar en Madrid la prestación de servicios a proveedores y clientes para todo el grupo en España. Para ello, el coloso francés de los servicios, que tiene a La Caixa como uno de sus accionistas de referencia con el 5,7% a través de Criteria, ha trasladado a la capital de España la sede de Suez Environnement España, que antes estaba en la Torre Agbar de Barcelona, y que previamente absorbió a la sociedad Aguas de Levante Servicios Compartidos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba