integración operativa

Fainé toma las riendas del patrimonio de Barclays en España tras el visto bueno de los consejos a la fusión

El presidente de Caixabank ya controla el negocio minorista de Barclays en España y el patrimonio gestionado de sus clientes. Los Consejos de administración de ambas entidades han dado este lunes luz verde a la operación.

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé.
El presidente de Caixabank, Isidro Fainé. GTRES

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, ha tomado este lunes las riendas del negocio minorista de Barclays Bank SAU en España –filial de Caixabank- y del patrimonio gestionado de sus clientes. La operación se ha aprobado tras la celebración de la fusión por parte de ambos consejos de administración. Caixabank controla desde ahora el patrimonio de los 550.000 clientes de Barclays Bank SAU –su filial en España- tras la aprobación de sendos consejos de administración.

Con esta operación, la entidad con sede en Barcelona que preside Isidro Fainé integrará toda la operativa de la banca minorista de su filial de Barclays. La fusión se aprobó el pasado dos de enero, pero faltaba la aprobación de los consejos de administración de ambas entidades y la gestión total del patrimonio de los clientes de la filial del banco inglés por parte de Caixabank. 

En el primer semestre de 2014, Barclays Bank contaba en España con 270 oficinas y 2.400 empleados que gestionaban 18.400 millones en préstamos netos, 9.900 millones de euros en depósitos de clientes y 4.900 millones de activos bajo gestión.

Los productos cambiarán de numeración, aunque la operativa de domiciliaciones, cobros y pagos no se verá afectada por este cambio

"Esta operación, sujeta y condicionada a la obtención de la pertinente autorización del Ministerio de Economía y Competitividad, conllevará la integración operativa total de Barclays en CaixaBank, entidad presidida por Isidro Fainé y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar", según ha comunicado Caixabank.

La fusión implicará la extinción de Barclays Bank, como sociedad absorbida, y la transmisión de su patrimonio a CaixaBank, como sociedad absorbente, que adquirirá los derechos y obligaciones de la primera. Conllevará además la integración tecnológica y operativa de Barclays Bank en CaixaBank, que se prevé realizar durante el segundo trimestre de este año, condicionado a que se reciban las autorizaciones legales. Los productos cambiarán de numeración, aunque la operativa de domiciliaciones, cobros y pagos no se verá afectada por este cambio, con lo que los 550.000 clientes de Barclays no tendrán que realizar gestión alguna.

Caixabank gestionará tras la fusión acordada por ambos consejos de administración el negocio minorista del banco británico en nuestro país, mientras que Barclays continúa presente en España a través de dos divisiones de negocio Banca de Inversión y Barclaycard, el negocio de tarjetas.

Los clientes podrán operar a través de Línea Abierta, la banca online de CaixaBank, con las claves que actualmente utilizan para entrar en la banca electrónica de Barclays. Además, tendrán a su disposición la mayor red de oficinas de nuestro país. Una vez que se produzca la integración, las 261 oficinas de Barclays Bank en España se integrarán en la red de CaixaBank, que cuenta actualmente con más de 5.000 oficinas.

Acuerdo para los despidos

Tras el proceso de absorción del negocio de Barclays en España por parte de Caixabank, los sindicatos ya han acordado las condiciones de los despedidos de la filial del banco británico en nuestro país. El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) afectará a un total de 975 personas, 145 menos de las previstas en un primer momento. La entidad que preside Isidro Fainé ha ofrecido la recolocación de 727 empleados en las oficinas de La Caixa en toda España, en otras filiales del grupo y en empresas ajenas al mismo, con compensaciones por la movilidad geográfica, aunque la mayor parte de estas plazas se encuentra en Cataluña.

Para los empleados mayores de 52 años se establece un sistema de jubilación creciente desde el 75% del sueldo para los empleados que tengan 52 años hasta el 90% para los de 56. Estas condiciones se aplicarán hasta que cumplan 63 años y se jubilen, según fuentes sindicales. Por su parte, el máximo es creciente de forma inversa a la edad, desde 250.000 euros para los de 56 años hasta 320.000 para los de 52.

Para aquellos menores de 52 años de edad, el ERE ofrece una indemnización de 38 días con un máximo de 250.000 euros (sin tope de mensualidades), a los que se añade una prima lineal si se acogen voluntariamente que va desde 10.000 euros para los que lleven menos de ocho años en Barclays hasta 30.000 para los que tengan una antigüedad superior a 16 años. A estas cifras hay que sumar otros mil euros por cada año trabajado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba