Economía

Declaración de guerra a Empleo: Rosell amenaza con dejar de pagar los 1.900 millones de la formación

El presidente de CEOE propone a los empresarios que dejen de pagar la cuotas de formación continua si el Gobierno no les permite disponer de esos fondos. Y ello apenas unas horas antes de reunirse con el Ministerio.

Joan Rosell, presidente de la CEOE
Joan Rosell, presidente de la CEOE GTRES

El presidente de CEOE ha cedido ante las presiones de sus asociaciones y con el objetivo de calmarlas ha puesto la pistola sobre la mesa. Apenas unas horas antes de una reunión clave con representantes del Ministerio de Empleo, Juan Rosell ha trasladado a la junta directiva de la patronal que está dispuesto a mostrarse beligerante y romper el pacto por el cual se financia la formación si el Gobierno sigue apropiándose de esos fondos para destinarlos a otros menesteres distintos del reciclaje de los trabajadores ocupados.

De llevarse a cabo la amenaza, el Ministerio podría perder unos 1.900 millones de euros justo en un momento en el que necesita hasta el último céntimo para poder llevar a cabo políticas de empleo.

“Ha sido algo insólito. Por primera vez Rosell ha dicho lo que muchos en la Confederación le pedían, aunque sea con la boca pequeña”, comentan varios asistentes a la junta. Muchas patronales sufren serias dificultades para cuadrar sus cuentas de aquí a finales de año. Y si Rosell no consigue mantener la gestión de la formación, algunas de las asociaciones pueden incluso cerrar, alertan miembros de la patronal.    

Hasta siete sentencias de los tribunales establecen que los 0,7 puntos de cotizaciones que aportan empresas y trabajadores han de dedicarse exclusivamente al reciclaje de los empleados. Pero el Ministerio de Empleo ha hecho de su capa un sayo y los ha destinado a su conveniencia, sobre todo a la formación de desempleados. Y ahora encima el Ministerio prepara una reforma de la formación que puede restarles más fondos a las patronales sectoriales, acostumbradas a ganarse la vida con la gestión de estas partidas.

Hasta siete sentencias de los tribunales establecen que los 0,7 puntos de cotizaciones que aportan empresas y trabajadores han de dedicarse exclusivamente al reciclaje de los empleados

Todo lo cual ha levantado en pie de guerra a varias patronales que creen que Rosell no está defendiendo sus intereses en las negociaciones con el Gobierno. Y esa presión obligó este miércoles a Rosell a coger el fusil delante de su junta directiva y amenazar con una suerte de rebelión fiscal, máxime cuando el Gabinete de Rajoy ha subido en varias ocasiones las cotizaciones pese a que había prometido precisamente lo contrario.

“Ese 0,7 se concibió fruto de un acuerdo entre patronal y sindicatos para que las empresas aportasen el 0,5 y el trabajador el 0,2 de las cotizaciones. Simplemente con el objetivo de financiar la formación continua en el trabajo. Y el problema de la recaudación se solventó encargándola a la Seguridad Social. El Gobierno tan sólo se sumó con un mero afán de control, pero el 0,7 pertenece a los agentes sociales y podemos romper el acuerdo y dejar de costearlo cuando queramos”, explica una fuente patronal.

Y éste no fue el único asunto peliagudo de la junta directiva de CEOE. Las empresas también se quejan por la reforma de las mutuas, cuyos excedentes quiere nacionalizar el Ejecutivo para poder emplearlos en financiar el déficit de las pensiones. “Estos fondos pertenecen a las mutuas, no al Gobierno”, defienden.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba