Economía

La UE acuerda recortar su presupuesto pero España seguirá recibiendo ayudas

El acuerdo final recorta el presupuesto de la UE para 2014-2020 y fija el techo de gasto en 960.000 millones de euros. España se mantiene como beneficiaria de ayudas europeas, cuyo incremento roza los 1.500 millones de euros. 

Mariano Rajoy con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz
Mariano Rajoy con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz Efe

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete han logrado este viernes, tras 25 horas de negociaciones bilaterales y multilaterales, un acuerdo final sobre un presupuesto recortado para 2014-2020, que por primera vez en la historia tendrá una dotación inferior al actualmente vigente. "¡Conseguido! El Consejo Europeo ha acordado unas perspectivas financieras para el resto de la década. Valía la pena esperar", ha anunciado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy,en su cuenta de Twitter

Finalmente, el techo de gasto para los próximos siete años se sitúa en 960.000 millones de euros, 12.000 millones menos que en la anterior propuesta de Van Rompuy y 34.000 millones menos que en las actuales perspectiva financieras 2007-2013.

El acuerdo representa el triunfo de los contribuyentes netos, liderados por Reino Unido y Alemania, que reclamaban más ajustes en línea con la austeridad que Bruselas exige a los Estados miembros. Y es una derrota para el presidente galo, François Hollande, que defendía un presupuesto ambicioso que favoreciera el crecimiento, y también para el Ejecutivo comunitario, que había propuesto un incremento del 5% respecto al marco financiero vigente.

España compensará el recorte con ayudas

España se mantendrá como beneficiaria neta del presupuesto de la UE para 2014-2020. El Gobierno cifra las ayudas netas comunitarias que recibirá España en los próximos siete años en al menos el 0,15% del PIB, gracias al marco financiero propuesto por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, según han explicado fuentes de Moncloa.

De hecho, el saldo neto para España será similar al del actual periodo 2007-2013, o incluso superior según los cálculos de Bruselas. El resultado de las negociaciones mejora la expectativa inicial del Ejecutivo de Mariano Rajoy, que daba por descontado que España se convertiría en contribuyente neto a las arcas comunitarias durante el próximo periodo.

El compromiso final de Van Rompuy aumenta las ayudas para España en un total de 1.500 millones de euros respecto a la anterior propuesta, según han explicado fuentes de Moncloa.

Por un lado, se recorta en 1.000 millones de euros el cheque específico para las regiones, de 2.800 millones a 1.800 millones. Pero este descenso se compensa, en primer lugar, con el nuevo fondo de 3.000 millones para combatir el paro juvenil -del que España espera recibir unos 925 millones de euros- y por otro por el mayor peso del factor desempleo a la hora de repartir el desempleo (otros 900 millones).

Además, España recibirá una asignación extra de 500 millones de euros para desarrollo rural. Precisamente, el Gobierno se había quejado de las ayudas agrícolas adjudicadas hasta ahora por considerarlas insuficientes.

Aparte del aumento de las ayudas europeas, España se beneficiará también de una disminución total de 3.500 millones de euros en su aportación al presupuesto de la UE. Ello se debe a los recortes aplicados al marco financiero; a que los ajustes afectan sobre todo a las políticas que menos benefician a España, como el I+D; y a que se disminuyen los cheques a los contribuyentes netos, excepto el británico.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba