Economía

La futura ley de resolución bancaria habría ahorrado más de 35.000 M. a los contribuyentes españoles

Apenas Bankia hubiera necesitado capital público si la nueva normativa, que se aprobará este viernes por el Consejo de Ministros, hubiera estado en vigor en 2012, cuando se solicitaron 40.000 millones para el rescate de las cajas. La ley entrega el FROB a Economía en perjuicio del Banco de España, que apenas tendrá competencias.

Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad.
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad.

Sólo Bankia hubiera necesitado asistencia de dinero público si la futura ley de resolución bancaria, que se aprobará en el primer trimestre de 2015, hubiera estado ya en vigor en 2012, cuando el gobierno de Mariano Rajoy se vio obligado a solicitar el rescate financiero. “Muy pocos bancos en Europa hubieran requerido dinero público. En España, sólo Bankia y en una cuantía muy pequeña”, aseguran fuentes de Economía. Con el panorama que dibuja la nueva ley, los contribuyentes españoles se habrían ahorrado más de 35.000 millones de los poco más de 40.000 millones de dinero público que ha supuesto el rescate a las cajas de ahorros.

La nueva ley, que supone la transposición de una directiva comunitaria y será aprobada este viernes por el Consejo de Ministros, prevé una mayor protección del dinero de los contribuyentes en los futuros rescates a los bancos. Hasta ahora, la inyección pública se efectuaba después de que asumieran pérdidas tanto los accionistas como los titulares de deuda junior (subordinada y preferentes). Sin embargo, la futura normativa establece un nuevo sistema de absorción de pérdidas (entrará en vigor en 2016) en el que aparecen mucho más actores antes de que llegue el impacto a los contribuyentes. Así, asumirán pérdidas, en el siguiente orden, accionistas, titulares de deuda junior (subordinada y preferentes), deuda senior, depositantes mayoristas, depositantes pymes y minoristas y, finalmente, los depositantes de menos de 100.000 euros.

El impacto que sufrieran estos últimos estaría cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de cada país, que se nutre de las aportaciones que realizan anualmente las entidades. En el caso español, oscila en los 2.000 millones de euros cada año. Únicamente en caso de que las quitas asumidas por toda esta cascada de accionistas y bonistas, equivalente al 8% del pasivo de la entidad, no fuera suficiente para cubrir el agujero de capital se activaría la ayuda pública del Fondo de Resolución Europeo, que dentro de diez años debe tener una dotación de 10.000 millones.

La industria financiera nutrirá la bolsa de este fondo a razón del 1% de los depósitos cubiertos en cada país. Esta bolsa de 55.000 millones será administrada por el Mecanismo Único de Resolución (MUR). En las próximas semanas, según explicaron estas fuentes de Economía, se conocerá la distribución por bancos de estas aportaciones. “Las futuras resoluciones de los bancos no se van a producir con dinero de los contribuyentes. Futuras crisis estarán financiadas por la propia industria”, confirman estas voces.

La futura normativa establece un nuevo sistema de absorción de pérdidas en el que aparecen más actores antes de que llegue el impacto final a los contribuyentes

La otra gran novedad de la normativa es lo que se conoce como planificación preventiva. Los bancos, con el supervisor nacional, tendrán que trabajar en la elaboración de programas preventivos que facilitarán la resolución de la entidad en caso de que se produzca algún fallo en la supervisión. Estos programas preventivos tendrán que ser aprobados finalmente en Bruselas.

La elaboración de estos planes de salvamento será la única competencia que tendrá el Banco de España en una ley que le resta autoridad. De hecho, el organismo que preside Luis Linde ha perdido el control del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria que cambiará de presidente, una vez que entre en vigor la nueva ley. La normativa obligará a la salida de Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España, como presidente del FROB en favor de otro presidente "independiente". Este nuevo director asistirá al consejo de gobierno del Mecanismo Único de Resolución (MUR)y será nombrado por el Consejo de Ministros por un periodo no prorrogable de cinco años. Además, el consejo del nuevo FROB estará formado por representantes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV),del Banco de España, del Ministerio de Economía y del de Hacienda. Las fuentes han explicado que el nuevo presidente del FROB no será "cesable" de forma discrecional por el Gobierno. "El consejo del FROB será muy parecido al actual y el presidente será independiente", han indicado desde el departamento dirigido por Luis de Guindos.

El nuevo presidente del FROB, que seguirá dependiendo presupuestariamente de Economía, será ejecutivo, cobrará un salario "similar" al del actual y tendrá que comparecer ante el Parlamento antes de que el Gobierno apruebe su nombramiento. En el caso de que sea cesado por incumplimiento de funciones, el sustituto propuesto se consultará con el Congreso de los Diputados.

Economía toma el control del FROB en perjuicio del Banco de España, que cederá la actual presidencia, en manos de Fernando Restoy, a otro directivo que será designado por el Gobierno

Además, podrá ser un exbanquero con conocimientos del sector financiero. En la actualidad, Fernando Restoycompatibiliza el cargo de presidente del FROB con el de subgobernador del Banco de España. Las fuentes no han descartado que el líder del nuevo organismo desde abril pueda ser el actual director general, Antonio Carrascosa.

Las fuentes han aclarado que el nuevo FROB seguirá desarrollando labores similares a las actuales, si bien han concretado que será el MUR el órgano de resolución "real". El Ministerio de Economía defiende la estructura del nuevo fondo con el fin de aprovechar las sinergiasde supervisión del Banco de España y de preservar un órgano de independencia. Sin embargo, esta situación es atípica en Europa, como reconoce el último Informe de Estabilidad del supervisor español. En él se detalla que únicamente hay dos países (España y Finlandia) en el que existe un órgano independiente al supervisor para controlar la resolución de las entidades. En otros 19 países de la eurozona, esta dualidad recae en los bancos centrales.

El departamento encabezado por Guindos explica también que España se diferencia del resto de socios europeos en que cuenta con un organismo nacional de resolución ad hoc, a la sazón el FROB. "El FROB ha funcionado muy bieny con buena marca", sostienen las fuentes. Los activos de las entidades nacionalizadas como Bankia y BMN, además de la participación del 49% en la Sareb, el conocido como banco malo, permanecerán bajo el paraguas del FROB actual, por lo que el organismo contará con una "doble funcionalidad" hasta que se completen las desinversiones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba