Economía

Los peritos admiten que no pidieron información a Hacienda sobre las 'tarjetas black'

Los dos peritos que cuestionaron la salida a bolsa de Bankia han concluido hoy su comparecencia en la Audiencia Nacional insistiendo en que los problemas de la entidad venían desde antes de su constitución y reiterando la voluntad que existió para ocultar a Hacienda las tarjetas opacas.

Rodrigo Rato, uno de los altos cargos de Bankia que disponía de tarjeta black.
Rodrigo Rato, uno de los altos cargos de Bankia que disponía de tarjeta black. EFE

Los peritos que cuestionaron las cuentas de Bankia en su fusión y salida a Bolsa han admitido ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que no pidieron información a la Agencia Tributaria sobre el uso de las 'tarjetas black' opacas al fisco, en las que los exconsejeros de la entidad y de Caja Madrid cargaron 15,2 millones de euros en gastos personales, informaron fuentes jurídicas a Europa Press.

Los expertos, Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets, han reconocido a preguntas del abogado del exdirector general financiero de Bankia, Ildefonso Sánchez Barcoj, que elaboraron sus conclusiones a partir de la información facilitada por la entidad y que no pidieron documentación complementaria a Hacienda. Aun así, han reiterado que los exdirectivos tuvieron "una voluntad clara de ocultar" estos gastos, como demostraría el hecho de que no tributaron por este concepto ni comunicaron la existencia de los plásticos a las auditorías interna y externa ni al experto independiente de la firma Garrigues.

El dictamen pericial revelaba que el uso de las tarjetas, en las que se cargaron 15,2 millones de euros entre los años 1999 y 2012, supuso un incumplimiento de la Ley de Cajas de Ahorro de la Comunidad de Madrid, al no encajar estos gastos ni como "asistencia" a las reuniones de los órganos de gobierno ni como "indemnizaciones" por los perjuicios que la "participación efectiva" en los mismos podría haberles provocado.

En la última jornada de comparecencias para ratificar sus informes, Busquets también ha asegurado que los ajustes de 1.192 millones de euros que Bankia debería haber realizado en 2012 al reclasificar créditos que tenían un mayor riesgo de no ser devueltos por los adjudicatarios podrían haberse visto aumentados en otros 653 millones, correspondientes a otros préstamos concedidos a esas mismas empresas. Los ajustes, por valor de 1.845 millones, se produjeron al reconvertirse los créditos de la categoría 'normal' a 'subestándar' (con mayor riesgo de no ser devueltos) aunque, según los peritos, deberían haberse considerado como "morosos".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba