Economía

El BdE ahorra este año 500 millones a Bankia por el fin de la guerra del pasivo impuesta en 2013

La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri tiene que renovar este ejercicio un total de 52.000 millones en depósitos caros. El fin de la guerra del pasivo ha reducido en Bankia el diferencial entre el stock con la nueva producción a apenas un 1%. Se extienden tambén los plazos: de 12 a 18 meses.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo BFA-Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo BFA-Bankia.

En un negocio bajo mínimos, con la curva del crédito sin terminar de repuntar hacia saldos positivos, el fin de la guerra del pasivo, impuesta por el Banco de España en enero de 2013, se está convirtiendo en un balón de oxígeno para las todavía maltrechas cuentas de resultados de la banca en España. Todas las entidades están sufriendo significativos ahorros por el hundimiento del precio de los depósitos. En el caso de Bankia, la caída de los diferenciales le ha permitido reducir el pago a sus clientes en 500 millones en el último año, según datos de la propia entidad.

El cálculo se extrae de las cifras que expuso José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en una presentación con inversores en Londres celebrada hace pocas semanas. El estudio explicaba que Bankia ha pasado de remunerar su stock de depósitos del 3,54% (primer trimestre de 2013) al 2,10% (mismo período de este año). En paralelo, la nueva contratación también ha registrado una reducción similar: del 2,43% (enero-marzo de 2013) al 1,10%. Este alineamiento de los precios entre los viejos y nuevos depósitos arroja una diferencia de apenas un 1% entre ambas bolsas.

Por tanto, Bankia se ahorrará en el entorno de 500 millones de euros cuando recalcule el precio de los 52.000 millones de depósitos ‘antiguos, y por tanto a precios elevados, que vencen en a lo largo del presente ejercicio. “Esta reducción del coste de los depósitos es un punto importante que beneficiará los márgenes de Bankia en 2015 y 2016”, asegura la presentación de Sevilla. La nueva política de pasivo no sólo varía en precios, también en cuanto a la duración de los depósitos. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri pretende renovar esta bolsa de depósitos con una mayor duración: de 12 a 18 meses.

La medida impuesta por el Banco de España en enero de 2013 fue trasladada inmediatamente por el sector. En esa fecha, el supervisor comunicó a las entidades que no podían tener más del 15% del pasivo con extra tipos, considerados estos como superiores al 1,75% a un año y del 2,75% a dos años. La rebaja en el coste de los depósitos ha ido aumentando en cada trimestre.

El ejercicio 2013 se inició con una remuneración media del pasivo del 2,84%, según datos del Banco de España, y culminó en el entorno del 1,70%. Así, el último trimestre del pasado año fue el más beneficioso para la banca. El sector se ahorró en el entorno de los 1.100 millones por la diferencia de tipos entre los depósitos que vencen (2,94%) y la nueva producción, que se sitúa en ese entorno del 1,75%. Entre octubre y diciembre pasados vencieron un total de 88.000 millones en depósitos minoristas a 12 meses, el mayor volumen de todo 2013. En todo el año, la banca habrá logrado liquidar 289.000 millones en depósitos caros.

A lo largo de este ejercicio, las ofertas comerciales por los depósitos han continuado con su curva a la baja. Hasta el mes de junio, el rendimiento medio de estos productos para plazos no superiores a doce meses se situaba en el 1,137%, según datos del Banco de España. Sin embargo, los clientes están percibiendo ya una remuneración por debajo del 1%, ya que a la cifra de remuneración hay que restarle el precio del dinero (0,15%). Entidades como BBVA o Santander ofrecen ya depósitos por debajo de ese 1% TAE.

La menor remuneración del pasivo está sujetando la caída en el margen de intereses de los bancos, que aún presenta tasas negativas frente a 2013. La nueva producción de los depósitos, a precios más bajos, que se viene efectuando en los últimos 15 meses, será la base fundamental de recuperación de las cuentas de los bancos en próximos trimestres. Es el caso del Popular. En su última campaña del depósito Gasol, el banco presidido por Ángel Ron ha captado 9.662 millones a precios más bajos que un año antes. Así, los depósitos a 14 meses se pagan al 1,75%, mientras que la remuneración del pasivo a más de dos años se abona al 2,25% de interés.

El Popular, como el resto del sector, no sólo ha abaratado precios, sino que ha alargado los plazos de los nuevos depósitos más allá del tradicional período de 12 meses. El cambio en la estructura de plazos del pasivo captado de los hogares ha cambiado radicalmente. En el último trimestre de 2012, el 78% de los depósitos eran a 12 meses, el 17% hasta dos años y el 5%, por encima de los 24 meses. Apenas nueve meses después, el mix de plazos se ha nivelado: 37% a 12 meses, el 40% entre 1 y 2 años, mientras que el 23% restante se contrata por encima de los dos años.

La normativa del Banco de España hubiera tenido menos efecto de no haber estado acompañada de una mejora en la financiación de los mercados por parte de las entidades españolas fruto de la caída de la prima de riesgo española. Esta situación ha provocado que la mayor parte de las entidades sigan reduciendo de forma significativa el volumen de liquidez captado en los LTRO del Banco Central Europeo.

La rebaja de la remuneración del pasivo está teniendo otro efecto claro en el sector: el freno de la fuga de depósitos de las entidades nacionalizadas al resto del sector. De hecho, en el último trimestre, el conocido como 'flying to quality' se ha moderado de forma significativamente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba