Economía

Preocupación en la banca española: la nueva circular del BdE disparará la morosidad a final de año

Según el banco suizo Mirabaud las principales entidades financieras españolas tienen un déficit de provisiones de casi 7.000 millones de euros por la aplicación de la nueva normativa que entra en vigor en octubre.

La nueva circular contable del Banco de España entrará en vigor el 1 de octubre de 2016.
La nueva circular contable del Banco de España entrará en vigor el 1 de octubre de 2016. EP

La nueva circular contable del Banco de España sobre provisiones por pérdidas (la 4/2016, más conocida como Anejo IX) impactará de forma negativa en las principales entidades financieras españolas. En concreto, la aplicación de los nuevos criterios de contabilidad supondrá un aumento en las tasas de mora a final de año respecto a las cifras que actualmente reflejan los balances del sector bancario. Éste es al menos el escenario que manejan a día de hoy los propios bancos, que trabajan desde hace meses en la implementación de esta nueva normativa, que entrará en vigor de forma legal el 1 de octubre.

Desde que se iniciara el proceso de saneamiento y reestructuración del sector financiero español la tasa de mora española ha experimentado una sostenida caída. Sin embargo, según ha podido conocer Vozpópuli de distintas fuentes del propio sector, los nuevos criterios de contabilidad (desaparecen los créditos subestándar y surgen los de vigilancia especial) surgidos a raíz de la nueva circular harán emerger niveles adicionales de morosidad no reflejada hasta el momento, así como nuevos riesgos que hasta ahora no estaban contabilizados, pero que implicarán nuevas provisiones y dotaciones. ¿Cuánto aumentará esta mora? Los datos en detalle todavía están por perfilar en la medida que las propias entidades están todavía implementando el nuevo sistema (con ayuda de consultoras como Deloitte), si bien se prevé un impacto de cientos de millones de euros.

Consultoras como Deloitte están trabajando codo con codo con los bancos para implementar la nueva circular, prevista para el 1 de octubre de este año

Lo cierto es que Banco Sabadell ya dejó entrever lo que podrá suponer la nueva circular para la banca. Durante la presentación de resultados correspondientes al pasado trimestre, el consejero delegado, Jaime Guardiola, reconoció que la entidad catalana había tenido que provisionar hasta 350 millones de euros para cubrir posibles contingencias relacionadas con la nueva normativa de provisiones por pérdidas. Para Bankia, sin embargo, su CEO José Sevilla no preveía un impacto mínimamente significativo. "En nuestro caso el volumen de activos adjudicados es muy pequeño, y la parte de suelo es prácticamente inexistente", tal y como reconoció la mano derecha de José Ignacio Goirigolzarri.

Déficit de provisiones en créditos al corriente de pago

La circular 4/2016 impactará negativamente en la práctica totalidad de los bancos españoles porque les obligará a dotar provisiones en créditos al corriente de pago, pero sobre los que habrá que aplicar una precaución especial. En concreto, estos nuevos criterios darán como resultado un déficit de provisiones de unos 6.815 millones de euros para todo el sector bancario, según los cálculos del banco de inversión Mirabaud reflejados en un reciente informe al que ha tenido acceso este diario (ver gráfico inferior).

Tal y como reflejan las estimaciones de Mirabaud, la entidad con un mayor agujero en sus provisiones sería Banco Popular (unos 3.154 millones) que acumularía casi la mitad de todo el impacto negativo de la nueva circular, ocasionado sobre todo por el ajuste previsto tras la ampliación de capital en los activos improductivos y tóxicos que alberga la entidad en balance. Tras éste, sería BBVA el banco más impactado: el negocio en España de la entidad presidida por Francisco González tendría un déficit de dotaciones de 831 millones, una cifra muy similar al efecto negativo previsto para Caixabank, que tendría que dotar por su parte unos 829 millones de euros para cumplir con la nueva normativa contable.

Desde Mirabaud creen que el sector aprovechará esta circular para ir suavizando el impacto de la futura circular de provisiones por pérdida esperada, prevista para 2018

Banco Santander en España registraría por su parte unas necesidades de capital de 677 millones de euros, mientras que las de Banco Sabadell y Bankia alcanzarían los 589 millones y los 448 millones, respectivamente. En una escala menor se situarían Bankinter (déficit de provisiones previsto de 172 millones) y Liberbank (62 millones), ambas entidades de un tamaño sensiblemente más reducido.

"En general estimamos un impacto negativo, si bien manejable, para los bancos españoles", explican los analistas de Mirabaud, que recuerdan sin embargo que la mayoría de las entidades tenderán a aplicar sus propios modelos internos de coberturas basados en su propia experiencia de compra y valoración de activos, por lo que el efecto desfavorable de la nueva circular podría acabar siendo menor de las estimaciones iniciales. "Dicho esto, la nueva circular y la posibilidad de que los bancos intenten suavizar el impacto de la primera aplicación de la IFRS-9 [futura normativa de provisiones por pérdida esperada prevista en 2018] anticipando parte del mismo podría limitar la posibilidad de que el coste del riesgo caiga significativamente por debajo de los 50 puntos básicos incluso si las condiciones económicas permanecieran siendo óptimas".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba