Economía

El banco de Miami, una bomba de relojería: 20% de mora, el 74% de sus créditos son al ladrillo y riesgo de fuga de sus grandes clientes

Un informe del Banco de España, de abril de 2010, enviado a Caja Madrid detalló todos los peligros que encerraba el banco con sede en Miami.

Apenas año y medio después de la compra del City National Bank of Florida (CNBF), el Banco de España envió un informe a Caja Madrid en el que detallaba la concentración de peligros que escondía la entidad con base en Miami. Según los inspectores del supervisor, el City era una auténtica 'bomba de relojería' en la primavera de 2010 con un alta concentración de su cartera crediticia ligada al ladrillo, una escasa cartera de clientes y un 20% de sus préstamos en situación problemática o morosa. Una compra por la que Miguel Blesa, por entonces presidente de la caja madrileña, se encuentra en libertad bajo fianza.

El informe del Banco de España, al que ha tenido acceso Vozpópuli, está fechado el 19 de abril de 2010, firmado por Jesús José Cabezas Pascual, del departamento de Inspección 1, Grupo 4 y se titula 'Test de deterioro del fondo de comercio generado en la compra del City National Bank of Florida, a través de City National Bancshares'.

La descripción que hace el supervisor presenta al CNBF como una especie de 'boutique' financiera liderada por su ex presidente Leonard L. Abess y contactos de éste, entre los que se encuentran iglesias, sinagogas, el hospital Mount Sinai y el Condado de Dade. De hecho, el depósito de 350 millones de dólares que mantenía Abess en abril de 2010 es la principal referencia del pasivo de la entidad que se reparte únicamente entre 50 clientes.

La principal actividad de este 'Community Bank' se centraba en el ladrillo. De hecho, el 74% de su cartera de créditos en esa época (2.800 millones) estaban ligados al desarrollo de 'real estate'. Al igual que sucedía con el pasivo, los 50 principales clientes de pasivo representaban el 42% de la cartera total. Los peligros alrededor del ladrillo se evidencian claramente en su cartera de activos tóxicos.

El supervisor alerta de la nula base de clientes del banco y de la enorme dependencia de su activo y pasivo frente a su ex presidente y su grupo de amigos

El Banco de España detalla que, a diciembre de 2009, el importe de la 'watch list' (préstamos que están en vigilancia, subestándar y dudosos) del ladrillo ascendía a 424 millones de dólares sobre una cartera total de 2.098 millones de dólares. En total, el 20% de los préstamos relacionados con el inmobiliario se encontraban en una situación problemática con un nivel de cobertura del 11% (apenas 48 millones).

Según expone el informe del supervisor, los responsables de Cibeles (el holding en el que Blesa agrupó las participadas de Caja Madrid y que intentó sin éxito sacar a Bolsa) consideraban que "no está conjurado" el riesgo de liquidez, pese a que reconocen que deben esforzarse en retener los depósitos de L. Abess y sus contactos, que están "escasamente remunerados y con peligro de que les abandonen".

De hecho, según detalla el informe, el expresidente Abess no sólo no tenía intención de incrementar su aportación al pasivo de la entidad al recibir los 208 millones de dólares por la compra del 17% restante del City (la operación se efectuó en dos partes), sino que incluso podría reducir sus 350 millones de dólares en depósitos hasta el entorno de los 300 millones.

En definitiva, como reconoce el propio supervisor, el CNBF se trata de un banco con un fuerte componente personalista que gira en torno al antiguo propietario y presidente, con un fortísimo grado de concentración tanto en el activo como en el pasivo. Esta situación, incide el Banco de España, "unido a la baja remuneración de los depósitos, podría desembocar en problemas de liquidez y de una incremento sustancia de sus costes financieros".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba