Economía

Ángel Ron descarta una ampliación de capital y se protege en la presidencia del Banco Popular

Ángel Ron ha salido al paso de las voces que apuntaban a que el Banco Popular necesitaría reforzar su capital mediante una ampliación, como ya ha hecho el Santander, y lo ha descartado. Con ello, se asegura la protección que ya tiene del núcleo duro de la entidad. 

Ángel Ron, presidente de Banco Popular.
Ángel Ron, presidente de Banco Popular. EFE

Desde antes de los test de estrés a los que se sometió la banca europea el pasado mes de octubre existía el run run en el mercado de que Banco Popular sería una de las entidades que necesitarían reforzar su capital tras los exámenes. La entidad salió airosa de las pruebas del Banco Central Europeo (BCE), pero no apagó definitivamente unos rumores que se habían acrecentado en las últimas semanas después de que Banco Santander anunciara una macroampliación por 7.500 millones de euros. Este viernes Ángel Ron ha descartado que Popular necesite reforzar su solvencia, que ofrece un nivel, según ha dicho, "muy holgado", con el que ya cumple con las exigencias de Basilea III para 2019 (el 7% del core capital). En concreto, la ratio phased in se eleva hasta el 11,50%, mientras que la fully loaded ,la que el mercado obliga ya anticipar, alcanza el 10,38%.

Popular, que ganó 330,4 millones en 2014, un 31,4% más, ya amplió capital a finales de 2013 por 450 millones de euros para adquirir el 24,9% del grupo financiero mexicano BX+. La operación entrañó, asimismo, la entrada en el accionariado del Popular de la familia Del Valle, con un 6% del capital. Su llegada se produjo apenas tres meses después de que uno de los accionistas históricos, el portugués Américo Amorim, se deshiciera definitivamente de toda su participación. El inversor portugués inició su huida justamente un año antes, cuando el Popular amplió capital por 2.500 millones. Con la entrada de los Del Valle y la salida de Amorim, Ron reforzó sus apoyos en el núcleo duro del banco. Una nueva ampliación de capital ahora, presumiblemente muy superior a aquellos 450 millones, provocaría la entrada de nuevos inversores que podrían solicitar cambios en el consejo, que podrían llegar a la primera línea ejecutiva, en un contexto en el que el margen de interés del banco cayó en 2014 el 3,3%, hasta los 2.331 millones, podría verse amenazado.

De cualquier modo, Popular ha lanzado un mensaje de fortaleza al anunciar que pagará un primer dividendo de 2 céntimos en efectivo. Sigue así los pasos de Santander o de BBVA, que progresivamente también quieren eliminar la fórmula del scrip dividend. Ron ha detallado que el banco irá ampliando el pago en efectivo progresivamente, para aproximarse a un pay out (porcentaje del dividendo sobre beneficio) del 50%. Eso sí, siempre bajo unos criterios de prudencia, tal y como ha recomendado esta semana el BCE.

El consejero delegado del banco Francisco Gómez ha estimado, por su parte, que la contracción del margen de intereses ha tocado fondo. Una afirmación que sustenta en que la financiación para pymes y hogares subirá en los próximos meses. En 2014, el crédito bruto que entregó el banco creció el 2,5% sin contabilizar el sector inmobiliario, hasta los 83.642 millones. El crédito promotor, por el contrario, se derrumbó el 10,6%, hasta los 18.151 millones. El ejecutivo destacó, además, que la rentabilidad de su crédito, del 3,52%, es superior a la de sus competidores. La morosidad, entretanto, ha bajado hasta el 13,78%, frente al 14,39% de un año antes, pero la mora inmobiliaria evolución en sentido contrario, al elevarse hasta el 56,30%, frente al 53,73% de 2013.

El banco admite que la rentabilidad financiera (ROE) es aún baja, con un 2,62%. Por ello, uno de los objetivos es incrementar esta ratio hasta el entorno del 10%. En este sentido, prevé recortar los gastos un 10% a través de un programa de eficiencia que no han detallado. Descarta, eso sí, realizar un expediente de regulación de empleo (ERE) ni planes de prejubilación adicionales (sí está abierto a cierres y aperturas de oficinas), 

Después de años de fuertes contención, Ron ha presumido de la positiva evolución de las ventas de inmuebles del banco durante el último año, que caminan hacia "la normalización del mercado". La entidad, en lo más duro de la crisis apostó por no tirar los precios, cerró 7.600 operaciones de venta en 2014, por un importe de 1.503 millones, que representan el doble que en 2013, cuando fueron 774 millones. El precio de venta ha sido, además, un 2,2% al valor contable neto de los inmuebles traspasados. Y para el año en curso el presidente es optimista porque estima que la cifra se elevará hasta los 2.000 millones de euros, es decir, ingresarán una tercera parte más que en el último ejercicio por el negocio inmobiliario.

La entidad seguirá focalizando su actividad en las pymes, un negocio en el que ya alcanza el 17%, así como en los clientes minoristas, una vez culminada la compra del negocio minorista y de tarjetas de Citibank en España y que finalmente reportará 41 millones y 31 como se estimó inicialmente. También ahondará en su diversificación internacional, para la que no contempla, previsiblemente, entrar en la puja por Novo Banco (antiguo Banco Espírito Santo). Su objetivo se centra más en el mercado sudamericano, especialmente en México.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba