Economía

¿Qué pasa con los clientes de un banco en concurso de acreedores?

La intervención de un banco no supone cambios para los ahorradores. En el caso de Banco Madrid sólo están en riesgo aquellos que tengan más de 100.000 euros en el banco. El número de afectados no es público, aunque la entidad tenía fondos de clientes por valor de 674 millones de euros.

Fotografía de archivo del edificio del Banco de Madrid en la plaza de Colón
Fotografía de archivo del edificio del Banco de Madrid en la plaza de Colón EFE

Si un banco entra en concurso de acreedores, el Banco De España pone en marcha un proceso para que todo se efectúe de forma ordenada y se produzcan los menores daños posibles para los clientes. En cualquier caso, en función del tipo de productos de ahorro que tengan contratados, no todos los clientes son iguales. Le explicamos las diferencias.

Cuentas corrientes y depósitos

La intervención de un banco no supone cambios para los ahorradores. De hecho, en ninguna de las entidades intervenidas hasta la fecha se ha producido ningún problema en los depósitos de los clientes. En cualquier caso, el cliente debe recordar que, en caso de liquidación de la entidad, el Fondo de Garantía de Depósitos cubre 100.000 euros por titular, lo que en el caso de una cuenta con varios titulares multiplica la cantidad cubierta. 

El fondo de garantía tiene tres meses para realizar las devoluciones en casos como el de Banco Madrid, si bien el Banco de España podría ampliar este plazo. 

Solo están en riesgo aquellos que tengan más de 100.000 euros en el banco: los primeros 100.000 euros están avalados por el Fondo de Garantía de Depósitos, como ha recordado este lunes el Banco de España. Si la entidad se vende o traspasa, el nuevo propietario de banco responderá por los pasivos, incluidas las cuentas. Si no hay posible venta, entonces Banco Madrid irá a liquidación (o resolución, como se dice en terminología bancaria): el FROB venderá los activos de banco y repartirá el dinero entre los distintos acreedores. En todo caso, la normativa europea que fijaba quitas para los acreedores no entra en vigor hasta 2016.

Fondos de Inversión

Los partícipes de fondos de inversión tampoco tienen ningún problema porque la entidad sólo es depositaria y gestora. El patrimonio de los fondos de inversión está diferenciado de los activos y pasivos del banco. Legalmente su dinero está separado, y la entidad solamente es gestora y depositaria de su cartera, como sucede tras las compras de las gestoras de BMN o Liberbank. De hecho, pueden pedir el traspaso de su cartera a otra entidad. 

Es cierto que un banco puede invertir una parte de la cartera de sus fondos en activos de la entidad (acciones, emisiones de renta fija, depósitos...), pero la legislación limita el porcentaje que puede invertir en títulos del propio grupo, por lo que la cartera estará bien diversificada. Los expertos creen sólo en casos extremos, de liquidación o quiebra (posibilidad remota por la intervención del Gobierno), podrían tener algún problema los fondos garantizados en los que es el propio banco el que otorga la garantía.

Pagarés, obligaciones subordinadas y preferentes

Tanto las participaciones preferentes como los pagarés y los bonos convertibles tienen algo en común: son títulos de deuda emitidos por el banco. Por tanto, y al igual que sucede con la deuda privada emitida por cualquier empresa, el cliente está asumiendo un riesgo de contrapartida. En otras palabras, el riesgo del producto depende de la solvencia del emisor (en ese caso la entidad de crédito), que será la que determine su capacidad para hacer frente a los compromisos con los bonistas. 

No existe la posibilidad de recurrir al Fondo de Garantía, por lo que si el banco entra en quiebra, el inversor se arriesga a perder todo lo ganado. En caso de que la entidad no pueda hacer frente a sus compromisos de deuda, el inversor tendría que acudir a un abogado para que le sume a la masa de la quiebra. Como lógicamente no habría dinero para satisfacer a todos los acreedores, se establece un orden de prelación de cobro. Así, el primero de la cola sería el Estado, seguido de los trabajadores. _A continuación irían los bonistas. Dentro _de los bonistas los titulares de emisiones subordinadas serían los últimos. Las emisiones preferentes pueden llevar o no la etiqueta de deuda subordinada, en función de las características del producto.

Accionistas

Los clientes que tengan acciones del banco serían los más perjudicados. Si el banco se liquida, el accionista se arriesga a perder su inversión en acciones (no otros productos que tenga contratados). 

¿Cuánta gente está afectada?

El número de depositantes no es público, aunque la entidad tenía fondos de clientes por valor de 674 millones de euros. Por otra parte, Banco Madrid gestiona fondos por un valor de más de 3.000 millones de euros en nombre de unos 78.000 clientes. Es una de las mayores de España, después de comprar las gestoras de fondos de Liberbank y BMN. Lo mismo sucede para quien tenga participaciones en una de las 90 Sicav gestionadas por la firma. 

¿Qué sucederá ahora?

El supervisor de la banca podrá o bien vender la entidad, con sus activos y pasivos, o vender separadamente los activos para intentar cubrir, en la medida de lo posible, los pasivos de la entidad, entre los que se cuentan los depósitos bancarios.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba