EL ÚLTIMO ESCÁNDALO FINANCIERO

El consejero delegado de la BPA detenido recibió 380.000 euros de la mafia de Gao Ping en sólo 19 meses

Dos libretas manuscritas del empresario catalán Rafael Pallardó, una de las piezas claves de la trama en el blanqueo y evasión de fondos, revelan que entre abril de 2011 y octubre de 2012, el alto directivo de la entidad envió a China dicha cantidad a cambio de importantes comisiones. Recibía el dinero en España en maletines.

Sede de Banco de Madrid en la capital.
Sede de Banco de Madrid en la capital. EFE

Durante meses su identidad fue un misterio para los investigadores de la 'Operación Emperador'. Unas iniciales y un apellido, "J.P. Miquel", que aparecían en dos libretas intervenidas en octubre de 2012 al empresario catalán Rafael Pallardó Calatrava, una de las piezas claves en la trama de blanqueo y evasión de capitales de la mafia presuntamente liderada por Gao Ping. Junto a ellas, unas cantidades que sumaban 380.000 euros. La cantidad que, supuestamente, este enigmático personaje había conseguido transferir desde la Banca Privada de Andorra (BPA) a cuentas en China a nombre de familiares directos del supuesto 'capo'. Ahora, sin embargo, el propio Pallardó ha despejado la incógnita. Lo hizo el pasado viernes ante el fiscal general de Andorra, al que le aseguró que con esas iniciales se refería a Joan Pau Miquel Prats, consejero delegado de la entidad financiera ahora intervenida. Tras recibir esta información, la Justicia del Principado ordenó la detención de éste.

El consejero delegado de la BPA figuraba como "J.P. Miquel" en los dos cuadernos donde el 'blanqueador' de la mafia china anotaba los envíos de dinero al país asiático 

El informe policial, fechado en junio de 2013, detallaba la existencia de 34 supuestos intermediarios utilizados por la mafia china para evadir dinero negro y ponerlo a buen recaudo en sus cuentas en el país asiático. Doce de ellos no estaban entonces identificados ya que las anotaciones recogidas en las libretas del empresario catalán no permitían concluir con seguridad quién estaba detrás de dichos nombres. Uno de ellos era precisamente "J.P. Miquel", de quien la Policía aseguraba que, si bien no podía concretar a quién se refería el propietario de los cuadernos "con dicho apelativo", si constaba el capital que había enviado a China: 380.000 euros. Todo ello en sólo 19 meses, desde abril de 2011 a octubre de 2012, el corto espacio de tiempo que abarcaban los reveladores cuadernos. En los mismos cuadernos figura también un "Joan Pau" como supuesto evasor de otros 254.000 euros y que podría tratarse de la misma persona, aunque las fuentes consultadas no tienen certeza absoluta de ello.

Según fuentes cercanas a la investigación, lo que presuntamente hizo el consejero delegado de la BPA con este dinero es lo que se conoce en la terminología policial como "blanqueo por compensación". Pallardó detalló a la Fiscalía andorrana que él le entregaba el dinero en maletines al Joan Pau Miquel en España para que éste pudiera utilizarlo en nuestro país sin tener que declararlo al fisco y, de este modo, ahorrarse el pago de los impuestos a los que tendría que hacer frente si los transfiriera desde sus cuentas en Andorra utilizando el cauce bancario legal. A cambio, él remitía presuntamente desde sus depósitos en la entidad que dirigía parecidas cantidades a cuentas bancarias abiertas en China a nombre de familiares directos de Gao Ping. Eso sí, el importe que remitía era siempre menor que el que recibía en metálico. La diferencia era la comisión. Un porcentaje que Pallardó calificó de "sustancioso" en su declaración ante la Justicia del Principado.

Un pinchazo telefónico

El motivo es que, además de utilizar supuestamente sus cuentas para realizar los envíos, Joan Pau Miquel también aseguraba a la trama un trato de favor en el seno del BPA. De hecho, en el sumario de la 'Operación Emperador' figura un pinchazo telefónico en el que se menciona de nuevo al consejero delegado y se deja entrever la estrecha relación que tenía con la trama de blanqueo. Los interlocutores son Rafael Pallardó y otro empleado de la entidad financiera llamado Sergio Fernández Genés. En dicha conversación, que se produce poco antes de las diez de la mañana del 15 de junio de 2012, el empresario catalán habla a su interlocutor de una grabación en vídeo que él mismo y Yong Jun Yang, alias 'Weijun', familiar de Gao Ping, han realizado a otros dos empleados de la BPA mientras les ofrecían los servicios de la entidad financiera para evadir y 'lavar' los beneficios en 'negro' de la trama.

El empresario catalán Pallardó se sentía engañado por dos empleados de la entidad financiera andorrana y consideraba que el alto directivo no era "trigo limpio"

En dicha conversación, al menos en dos ocasiones el blanqueador de la mafia china cita expresamente a "Juan Pau" en referencia, según concluyen ahora los investigadores, al consejero delegado ahora detenido. En dicha conversación, Pallardó dice sentirse engañado por los empleados del BPA a los que grabó en vídeo y se muestra dispuesto a hablar directamente con el alto directivo de la entidad para decirle que él "nunca en la vida hará nada en contra vuestra (sic)", pero que tampoco quiere que piensen que es "imbécil". Pallardó incluso asegura que no considera a Joan Pau Miquel "trigo limpio" ya que si lo fuera "le diría de buen rollo [que] nadie quiere joder a nadie, esto es lo que hay, pero de buen rollo, pero que lo sepas que no quiero perjudicar a nadie" con dicha filmación.

No obstante, el consejero delegado de la BPA no es el único empleado de la entidad financiera andorrana que sale malparado de las libretas manuscritas del presunto 'blanqueador' de la mafia china. En sus páginas también hay referencias, precisamente, a Sergio Fernández Genés, el directivo que figura como interlocutor del propio Pallardó en la conversación telefónica intervenida en la que se habla de Joan Pau Miquel. Según el informe policial que analiza las anotaciones de dicho cuaderno, en los 19 meses de trasiego de fondos hacia el país asiático recogidos en dichos documentos, éste era "directivo" de la banca. "Su labor iría encaminada al asesoramiento y ayuda a Rafael Pallardó Calatrava en la planificación y materialización de los envíos de dinero a la República Popular China a través de transferencias emitidas desde su entidad bancaria", en referencia a la BPA. Parte de esos envíos los realizó desde sus propias cuentas, destacan los investigadores, que cifran en 496.000 euros la cantidad que salieron de sus depósitos personales a cambio supuestamente de una comisión que no se cuantifica.

Además, en un Ipad intervenido al empresario catalán en su domicilio de la calle Nicaragua, de Barcelona, los agentes encontraron una lista de contactos en el que figuraba también una referencia a la entidad financiera andorrana. Junto a un número de móvil, la memoría informática recogía como titular la leyenda "BPA Mauri-Sergi". La investigación policial determinó que dicho teléfono no correspondía a Sergio Fernández Genés, a quien Pallardó siempre se refería como 'Sergi', sino al empleado de la entidad al que el blanqueador y el familiar de Gao Ping grabaron en vídeo ofreciéndoles en Madrid los servicios de 'lavado' de dinero de la entidad finaciero, un tal Mauricio E.S.. Otro indicio más de la fuerte conexión entre la BPA y la mafia china que ha terminado provocando su intervención en España y en el Principado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba