Economía

El agujero del hólding Espírito Santo contagia a Caixa Geral y Nomura, que tomarán un 5% del BES

El banco público luso tiene una exposición de 300 M. con el grupo Espírito Santo. Cuenta con garantías en acciones que le pueden convertir en accionista del BES. Nomura, por su parte, financió con 100 M. al clan familiar en la pasada ampliación de capital. Si no paga, el banco nipón tendrá un 5% del BES.

Ricardo Salgado, actual presidente del BES.
Ricardo Salgado, actual presidente del BES.

La envenenada herencia del clan Espirito Santo amenaza con ser una verdadera caja de pandora para la economía portuguesa. La situación de insolvencia del hólding empresarial ha comenzado su contagio más allá de su evidente exposición directa al Banco Espírito Santo (BES). Caixa Geral de Depósitos y el banco de inversión japonés Nomura son los primeros efectos colaterales, más allá del complicado entramado empresarial de esta familia, que amenazan con cambiar la composición societaria del BES.

La exposición de Caixa Geral, uno de los mayores bancos públicos portugueses, con diferentes sociedades del grupo Espirito Santo asciende al entorno de 300 millones de euros. Un riesgo que está cubierto en su totalidad con garantías reales como acciones o activos inmobiliarios. Entre las empresas con financiación de Caixa Geral se encuentra Espírito Santo Internacional (ESI), la matriz del hólding familiar.

Sí, como indican varios medios portugueses, el hólding familiar entra en un concurso de acreedores para reestructurar su deuda cercana a los 7.000 millones, Caixa Geral se enfrenta a perder parte de las garantías concedidas por ESI, concretadas en acciones de Espirito Santo Financial Group (ESFG), que cuenta con un 25% del Banco Espirito Santo (BES). Sin embargo, la normativa portugesa permite al acreedor solicitar un refuerzo de las garantías o venta de las acciones si el contrato suscrito en el concurso las garantías caen por debajo de un determinado valor. Así, Caixa Geral podría vender sus títulos de ESFG o, por el contrario, mantenerlos y convertirse en accionista del BES. Una vez tomada estas acciones, según el diario luso Público, también tiene la posibilidad de venderlas.

Caixa Geral, por el apoyo financiero concedido a Espirito Santo Internacional, tiene también participación en Comporta, la sociedad en la que este clan familiar tiene segregadas varias propiedades. En este caso, las garantías del banco público son activos inmobiliarios.

La dilución que puede soportar la familia Espirito Santo reducirá su participación en el BES en el 20% o incluso algo menos. A principios de ejercicio, el clan contaba con un 27% de las acciones del banco

Pero Caixa Geral no es la única entidad financiera que puede entrar directamente en el accionariado del BES. El banco de inversión japonés Nomura puede tomar un paquete del 5%, según confirman fuentes del sector, que dejará la participación del clan familiar en el 20%, frente al 25% actual. Esta operación se debe a las garantías ofrecidas por la familia Espirito Santo a Nomura para poder completar con éxito la pasada ampliación de capital del BES por valor de 1.045 millones.

Los Espirito Santo solicitaron al banco japonés un crédito de 100 millones que tiene como garantía las acciones del clan familiar en el BES. En el acuerdo, Nomura no permitió a la familia reforzar los colaterales asociados al préstamo sino que incluyó una cláusula que le permitía disponer de las acciones de forma inmediata en caso de impago. Así, la tercera ampliación de capital del BES puede suponer una dilución mínima del 7% para los Espirito Santo. Tras la operación, el vehículo Espirito Santo Financial Group rebajó su participación en el banco del 27% al 25%. El acuerdo con Nomura lo diluirá al 20%. Esta participación puede reducirse aún más en función de la estrategia que adopte Caixa Geral.

Estas nuevas incertidumbres se conocen después de que las agencias Moody’s, Standard&Poor’s y DBRS redujeran, el pasado viernes, el rating del BES. Moody’s fue las más dura al recortar en tres escalones la calificación del BES, de ‘Ba3’ a ‘B3’. La rebaja de S&P fue de un solo nivel (B+ a BB-), colocándolo en vigilancia con implicaciones negativas. DBRS también ha colocado al mayor banco portugués en revisión con perspectiva negativa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba