Economía

Banca Pueyo busca comprador: Banif vende su participación en el banco extremeño para devolver las ayudas públicas

El plan de reestructuración de la entidad portuguesa prevé la salida del mercado español, brasileño y de Cabo Verde. La operación está pendiente de la aprobación de Bruselas. Banif, que tiene que devolver este año al Estado luso 450 millones, adquirió el 33% del banco extremeño en 2007.

Imagen de una sucursal de Banca Pueyo.
Imagen de una sucursal de Banca Pueyo.

El grupo portugués Banco Internacional do Funchal (Banif) ha puesto en venta su participación en Banca Pueyo, siete años después de adquirir el 33% de esta familiar entidad extremeña, según confirman fuentes del sector. El plan de reestructuración impuesto por Bruselas a Banif, como contrapartida de las ayudas públicas recibidas por el estado portugués, le obligan a reducir su balance, al igual que le ha sucedido a Bankia o BMN. Banif no sólo abandonará el mercado español, sino también el de Brasil y Cabo Verde, explican estas mismas fuentes. Banif debe repagar en este ejercicio al estado portugués un total de 450 millones.

Banif invirtió, en 2007, un total de 80 millones en la adquisición del 33% de Banca Pueyo. La entrada de estos accionistas internacionales implicaba la primera aparición en el consejo de un apellido ajeno a la familia Pueyo, tras cuatro generaciones de completo total de la entidad. Esta pequeña banca familiar surgió hace 124 años cuando Javier del Pueyo y Pueyo, montó en colaboración con sus hermanos Fernando, Catalina, Casto y Pantaleón, una oficina que financiase las transacciones ganaderas y, en especial, el boyante comercio lanar de la zona.

Banif -firma controlada por el grupo Rentipar Financeira- se hizo con el 33% del capital social que estaba en manos de Luis, Mercedes y Petra del Pueyo, que en los últimos años habían mostrado su disconformidad con la gestión de la entidad. De hecho, sus diferencias con el resto de los accionistas --todos ellos miembros de la familia Pueyo, fundadora de la entidad-- llegaron incluso a materializarse en los tribunales. Por el momento, según las fuentes consultadas, se desconoce si este paquete accionarial en manos de la entidad lusa será recomprado por los seis miembros de la familia que controlan el 66% restante o se dará entrada a algún otro accionista.

Antes de la entrada de Banif, cuyo presidente Horacio Roque anunció en 2006 sus planes para entrar en el mercado español, los gestores de Banca Pueyo habían rechazado en 2007 una oferta de Caja Duero, que intentó hacerse con el control del 100% del banco extremeña.

 Hoy, con el gobierno de la sociedad a caballo entre la tercera y la cuarta generación Pueyo, un tamaño de 1.146 millones de euros y unos beneficios de 3 millones a cierre de 2013, la entidad mantiene esta esencia regional, sin descuidar la gestión que le permite mantener la independencia en un sector dominado por las grandes corporaciones. El banco cuente con 100 oficinas, cinco de ellas en la Comunidad de Madrid (dos en la capital y tres en ciudades del sur de la región), una en Sevilla, además de Cáceres y Badajoz. A cierre del pasado ejercicio, su coeficiente de solvencia alcanzaba el 14,06%.

La inversión crediticia experimentó una disminución a lo largo de 2013, según recoge el informe anual de la entidad, de 9,2 millones de euros, alcanzando a final de ejercicio la cantidad de 720 millones, frente a los 729 millones del ejercicio anterior, lo que implica un descenso del 1.26%.

Los riesgos de morosos y dudosos de clientes se han situado al 31 de diciembre de 2013 en 27,8 millones, lo que supone un incremento de 11 millones con respecto al saldo de 16,4 millones alcanzado a final de 31 de diciembre de 2012. Su mora se se situó en el 3,94 % con una cobertura del 144%.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba