Economía

Las condenas por las preferentes y la salida a Bolsa tendrán un coste mínimo para BFA-Bankia de 2.700 millones

La factura por los productos híbridos superará a las plusvalías de 1.824 millones logradas por el grupo por el canje de preferentes y deuda subordinada. Entre lo pagado y provisionado, la cifra llega ya a los 1.921 millones. El coste de todos los litigios judiciales del pasado puede superar los 5.000 millones si la Audiciencia Nacional considera que las cuentas de la salida a Bolsa eran falsas, confirmándose el dolo para los inversores.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo BFA-Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente del grupo BFA-Bankia. Bankia

El pasado del grupo BFA-Bankia es una historia repleta de agujeros aún sin fecha de caducidad. Algunos parecen más acotados, como la factura por las preferentes. El mayor interrogante sigue cerniéndose sobre el coste final por la salida a Bolsa. En el escenario más favorable, el grupo nacionalizado tendrá que hacer frente a un mínimo de 2.710 millones, de los que 1.446 millones, algo más de la mitad, ya han sido desembolsados entre 2013 y 2014. El resto se encuentra provisionado en las cuentas del pasado ejercicio. Sin embargo, el coste final para el grupo, en definitiva el Estado, como dueño del 100% de BFA, y Bankia, puede superar ligeramente los 5.000 millones, en caso de que la Audiencia Nacional considere que las cuentas de la entidad eran falsas en el momento de saltar al parqué. En ese caso, de confirmarse la existencia de dolo, el grupo estartía obligado a retornar los 3.099 millones captados en la OPS a aquellos que compraron acciones el 19 de julio de 2011.

El grupo cuenta con un saldo de provisiones, a 31 de diciembre pasado, de 1.402 millones, según recoge la memoria de la matriz de Bankia. Dentro de este importe se incluye la provisión que se ha constituido en el ejercicio para cubrir la contingencia asociada a las reclamaciones judiciales relativas a la salida a bolsa (780 millones de euros) así como la provisión constituida en 2014 para cubrir los costes derivados de las reclamaciones judiciales recibidas por Bankia en relación con la suscripción o adquisición de participaciones preferentes u obligaciones subordinadas emitidas en su día por las cajas de ahorros. Esta provisión alcanza los 484 millones.

Precisamente, el apunte de esta cantidad supone un reconomiento por parte del grupo de que la factura final por las preferentes será superior a las plusvalías de 1.824 millones logradas por el canje de preferentes por acciones que llevó a cabo para cumplir con las exigencias de capitalización impuestas por Bruselas y que supuso quitas medias del 36% para los inversores de preferentes. Entre lo ya desembolsado y las provisiones constituidas, BFA-Bankia asume un coste de 1.921 millones entre las cantidades reembolsadas mediante el arbitraje (alrededor de 1.200 millones) y las condenas judiciales. A lo largo de 2014, las sentencias condenatorias han obligado a Bankia a pagar 237 millones de los primeros 246 millones de quebranto que debía asumir el banco cotizado en función del convenio suscrito entre éste y el FROB.

Para este ejercicio, el grupo ha realizado una provisión de 485 millones para cubrir la derrota en los tribunales de las demandas de preferentistas. Esta cantidad ha sido asumida por BFA. Sin embargo, fuentes del grupo asumen que se desconoce sí esta última provisión será suficiente para cubrir todas las posibles condenas o tendrá que efectuarse otra nueva en el futuro. BFA todavía tiene unos 90.000 clientes (de 238.000 casos) con preferentes que fueron rechazados en el arbitraje o bien que no acudieron a este sistema para recuperar su dinero.

Bankia y el FROB han realizado la proyección de las posibles indemnizaciones por la salida a Bolsa con el análisis de apenas 45 sentencias condenatorias

Por otra parte, al 31 de diciembre de 2014 el Grupo ha recibido 933 demandas civiles y 4.312 reclamaciones extrajudiciales de inversores particulares solicitando la anulación de las suscripciones de acciones emitidas en la oferta pública de suscripción llevada a cabo en 2011 con ocasión de la salida a bolsa de Bankia. A dicha fecha, según reconoce la Memoria de BFA, el número de sentencias dictadas es inferior al 10% de dichas demandas, de las que aproximadamente un 50% son favorables a Bankia.

A la vista de lo anterior, y sobre la base de la información disponible, incluyendo el contraste realizado por KPMG como experto independiente, el Grupo ha realizado una estimación de los costes asociados a las demandas civiles, habiendo registrado una provisión de 780 millones. "La provisión registrada a 31 de diciembre de 2014 ha sido constituida considerando las sentencias recibidas hasta el momento que han sido dictadas contra Bankia", según explica la Memoria. Esto implica que el equipo directivo de Bankia y el FROB han realizado la proyección de las posibles indemnizaciones judiciales con el análisis de apenas 45 sentencias condenatorias a la entidad. Una muestra que parece poco signaficativa si se tiene en cuenta que la OPS captó a más de 347.000 pequeños ahorradores. En este sentido, la memoria anual esgrime que "las anteriores asunciones serán revisadas, actualizadas y validadas regularmente".

De manera paralela a lo anterior, el grupo BFA-Bankia ha recurrido la fianza civil de 800 millones impuesta por el juez Fernando Andreu al holding financiera, además de a otros cuatro ex directivos de la época de Rodrigo Rato. Si finalmente debe asumir esta medida cautelar, esto provocará un nuevo gasto para el grupo financiero en forma del coste del aval para soportar esta fianza.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba