Economía

El agujero del holding Espirito Santo obliga a anular la junta extraordinaria del BES

El ESFG justificó la petición del aplazamiento por hechos "inesperados" como la entrada en concurso de acreedores de esta misma entidad en Luxemburgo, donde se sitúa su sede. Estaba previsto que se confirmara el nombramiento de Vítor Bento como presidente.

El Banco Espírito Santo (BES) anunció este martes que la asamblea general de accionistas prevista para este jueves fue desconvocada a petición de su mayor accionista, el Espírito Santo Financial Group (ESFG). En un comunicado enviado a la Comisión del Mercado de Valores (CMVM) lusa, la entidad informó de que el ESFG solicitó el aplazamiento indefinido de la reunión, que estaba fijada para ratificar la nueva ejecutiva en funciones.

El ESFG justificó la petición por hechos "inesperados", entre ellos, la entrada en concurso de acreedores de esta misma entidad en Luxemburgo, donde se sitúa su sede. Además, señaló que está de acuerdo con la propuesta de desconvocatoria el otro mayor accionista del banco, la entidad francesa Crédit Agricole, que detenta un 15 % del capital del BES.

Estaba previsto que en la asamblea general de accionistas se confirmara el nombramiento del economista Vítor Bento como sucesor del expresidente Ricardo Salgado, que presidió el banco durante 22 años.

Este mismo martes, el ESFG vio aprobada su solicitud de "gestión controlada" en Luxemburgo, figura jurídica similar al concurso de acreedores y según la cual se inicia una proceso de insolvencia bajo protección judicial.

A la espera de pésimos resultados

La cancelación de la reunión se produce un día antes de la presentación de resultados del BES del primer semestre del año que, según medios portugueses, podrían arrojar pérdidas millonarias.

La inestabilidad del banco, uno de los mayores de Portugal, deriva principalmente de los problemas de su máximo accionista y su relación con filiales del grupo al que pertenece, el Grupo Espírito Santo (GES). Además del ESFG, hay otras dos filiales del conglomerado en concurso de acreedores y existen recelos de que otras empresas se vean contagiadas por estas dificultades.

De hecho, el Banco de Portugal emplazó a mediados de julio a los accionistas del BES a acelerar la entrada en funciones de la nueva ejecutiva encabezada por Bento para hacer frente a las turbulencias financieras.

La sustitución de Salgado ocurrió solo diez días antes de que éste fuera detenido acusado de fraude fiscal y blanqueo de capitales aunque, tras prestar declaración, quedó en libertad bajo fianza de tres millones de euros.

El Grupo Espírito Santo está controlado por una de las familias más ricas e influyentes del país y cuenta bajo su estructura con empresas en sectores diversos, como las finanzas, los seguros, el turismo o la agroalimentación, entre otros. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba