Economía

BBVA gasta 681 millones en prejubilar al 6% de su plantilla en España en 2014

La entidad azul redujo en 1.706 trabajadores su plantilla en la división española durante el pasado ejercicio. Cada uno de los prejubilados se embolsaron una media de 400.000 euros brutos al abandonar la entidad. Las prejubilaciones se incrementaron en un 62% frente a 2013.

Francisco González, presidente de BBVA.
Francisco González, presidente de BBVA. BBVA

Las medidas de eficiencia, en definitiva, el recorte de gastos, son uno de los pilares fundamentales sobre los que las entidades llevan construyendo sus cuentas de resultados en los últimos trimestres. Los grandes bancos estén acelerando los procesos de reducción de plantilla y redes para compensar la caída del negocio y, consecuentemente, el estrechamiento de márgenes. Un movimiento que siguió ganando velocidad en 2014. En este ejercicio, BBVA gastó 681 millones brutos en prejubilar a 1.706 empleados en España, un 6% de la plantilla nacional, que ascendía a 28.620 trabajadores a cierre del pasado ejercicio. El desembolso en prejubilaciones, según datos recogidos en el informe anual de la entidad, supone el 16,7% de los beneficios brutos de todo el grupo en 2014, que ascendieron a 4.063 millones. El beneficio neto se cerró en 2.618 millones.

Más dura es la comparativa con los resultados obtenidos por la división española. El informe anual de BBVA también revela que el resultado real del grupo en España es de pérdidas antes de impuestos de 1.618 millones. En la presentación de sus cuentas, el banco publicó sus resultados por segmentos de negocio, destacando los beneficios de su negocio bancario español y la reducción de las pérdidas de su negocio inmobiliario. Con estas cuentas, BBVA España lograba unos beneficios de 152 millones. Sin embargo, desde este año, los bancos están obligados a comunicar al Banco de España su resultado real por países y el BBVA ha sido el primero en hacerlo. Esas cifras muestran que el resultado antes de impuestos del BBVA en España fue de pérdidas de 1.618 millones, siendo España y Portugal (57 millones) los únicos países donde el banco está en pérdidas. En España se concentran las pérdidas del centro corporativo, que ascienden a 1.444 millones. Las sociedades españolas que generan mayores pérdidas son las inmobiliarias. Anida Grupo Inmobiliario tuvo pérdidas de 471 millones; Anida Operaciones Singulares perdió 375 millones, y Anida Desarrollos Inmobiliarios, otros 35.

Las prejubilaciones en España supusieron el 50% de la reducción de plantilla que efectuó BBVA a nivel grupo. La plantilla de la entidad se redujo en 3.360 personas, hasta los 109.239 empleados. Las salidas por prejubilaciones en la división española se incrementaron, a cierre de 2014, en un 62% frente a 2013, cuando se registraron 1.055 salidas; y crecieron casi el triple que las 633 de 2012. Mientras, los compromisos por prejubilaciones crecieron de 2.634 a 2.803 millones el año anterior. Esos compromisos incluyen tanto retribuciones como las aportaciones a los fondos externos de pensiones a pagar durante el periodo de prejubilación. Las previsiones de la entidad aumentan estos compromisos hasta los 2.967 millones a lo largo de la próxima década.

La cifra final de prejubilados en la red española, 1.710 trabajadores, supera de largo al plan inicial fijado por la entidad a principios de 2014. Esas cifras preveían la salida de 1.100 trabajadores a partir de 55 años. Una estimación que amplió posteriormente BBVA como consecuencia del cambio de modelo en el que se encuentra inmerso en estos momentos para digitalizar gran parte del grupo.

A ello se une la transformación que está sufriendo en la actualidad sus oficinas, con estructuras mucho más grandes en algunos casos, mientras que en otros se están creado sucursales unipersonales. Estas pequeñas agencias unipersonales se encuentran aún en una fase de prueba piloto, con la apertura de unas 15 en toda España. Son oficinas poco rentables que el banco ha optado por mantenerlas con un solo empleado apoyado por una persona contratada temporalmente.

Esta transformación, que también afecta a las funciones de una parte de la plantilla y directores, provocó un acelerón en su plan de prejubilaciones. Los trabajadores que se prejubilan con 55 años reciben el 80% de su salario hasta los 30.000 primeros euros, y de otro 80% para lo que sobrepase. Los mayores de 58 años recibiren el 91% también de estos primeros 30.000 euros y el 80% del resto que lo supere. Los que superen los 65 años cobrarán el 95% y el 80%, respectivamente.

Dentro de esta transformación una de las ideas es simplificar y eliminar las jerarquías, además de la reducción de costes. A partir de 2015 está reducción será de entre 160 millones de euros a 180 millones. El plan de salidas no está vinculado a la compra en julio de Catalunya Caixa, firma que se incorporará al grupo en 2015.

El cambio organizativo también tiene su influencia. El banco ha eliminado la denominación de directivo a todos sus altos cargos, como adelantó. Hace años ya eliminó el rango de general, por lo que todos los directores generales se quedaron en directores, cargo que ahora también se suprime. El cambio afecta a 2.000 altos cargos, y está vinculado a la mudanza de sede operativa en Madrid. En el edificio de La Vela, nueva sede operativa del banco no existen despachos, con lo que se pretende mejorar la comunicación y flexibilidad en la gestión de equipos y la eliminación de la denominación de director está ligado a ello.

Tras la reducción de plantilla en España por las prejubilaaciones, el número de empleados en México ya supera al de las sociedades bancarias españolas del grupo. En l información facilitada al Banco de España por las nuevas exigencias se señala que de los 105.961 empleados a tiempo completo, México es el primer país con 37.149 emleados, seguido por España, con 28.033, y Estados Unidos, con 10.428.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba