Economía

El ladrillo sigue castigando a BBVA: España sólo aporta el 7,6% de los beneficios

La división inmobiliaria registra unas pérdidas de 598 millones hasta septiembre lo que convierte a la división española en la peor geografía de todo el grupo. BBVA espera evacuar todo el ladrillo dentro de tres años.

Ángel Cano, consejero delegado de BBVA.
Ángel Cano, consejero delegado de BBVA.

Ya no genera las pérdidas del pasado ejercicio. Pero el ladrillo sigue castigando la aportación del negocio bancario en España de BBVA. Los números rojos de la división inmobiliaria alcanzan los 598 millones hasta septiembre, un 29% menos que hace un año, reduciendo el peso del negocio español en los beneficios del grupo hasta un pírrico 7,6%. Muy lejos aún del objetivo de la entidad que se sitúa en el entorno del 29%, justamente el volumen de margen neto que ya genera la división española, incluido el lastre del ladrillo.

La entidad tiene previsto acabar con la digestión del ladrillo surgido durante la burbuja inmobiliaria a lo largo de los próximos tres ejercicios. Hasta entonces, el peso de España seguirá manteniéndose bajo mínimos en comparación con el crecimiento que está experimentando el negocio nacional. Sin contar la actividad inmobiliaria, la contribución de España se sitúa en el 26,8%.

La exposición neta de BBVA al sector inmobiliario en España se sitúa hasta septiembre en 13.266 millones. Si bien la exposición neta al segmento promotor (crédito a promotores más adjudicados derivados de dichos créditos) conservan la tendencia descendente los últimos trimestres, la entidad ha visto cómo se incrementa la entrada en mora de los créditos hipotecarios, con respecto al primer trimestre de 2014 y diciembre pasado.

A finales del tercer trimestre, España se eregía como la peor geografía del grupo, pese a que los beneficios de la actividad puramente bancaria alcanzan los 836 millones, un 70% más que hace un año, la segunda mayor contribución tras México (1.349 millones). En Eurasia -que incluye Turquía y China-, el grupo obtuvo un beneficio de 471 millones (un 13,1% más). En América del Sur, por el contrario, la ganancia neta se redujo el 12,9% y quedó en 755 millones, igual tendencia que en Estados Unidos, donde la entidad vio caer su beneficio el 4,4%, hasta 302 millones de euros.

En conjunto, BBVA ganó hasta septiembre pasado 1.929 millones, un 37,3% menos, ante la ausencia de extraordinarios. No obstante, la cuenta de resultados, que tiene los márgenes a la baja, se beneficia del descenso de las provisiones (-21%) y de la reducción de los costes de explotación, una tónica en el sector.

El 30% de la plantilla de BBVA, unos 25.000 empleados, cuentan con tarjeta corporativa bien por su cargo o porque sus empleados viajan con frecuencia

Al margen de las cuentas, el crédito neto a los clientes en España cayó un 7%. El consejero delegado, Ángel Cano, comentó que al final del año caerá menos y que podría subir en 2015 “si se confirma el crecimiento del PIB en el 2%. Estamos dando más préstamos a las pymes, un 10%, y en hipotecas nuevas, un 12% más”. No obstante, el saldo total cae porque son más las amortizaciones de hipotecas que las concesiones.

Aún así, BBVA, como el resto de entidades de la gran banca, siguen incrementando sus cuotas de negocio en España de forma orgánica. La entidad presidida por Francisco González cuenta ya con un volumen de negocio en España del 12,5%, que se acercará al 13% a final de este ejercicio (crecen 40 pb al año), aún sin la integración de Catalunya Caixa, prevista para el próximo año.

Cano no quiso cifrar el número de clientes que ha recuperado Catalunya Caixa tras ser comprada por BBVA. "Cuando planteamos la operación, hicimos una hipótesis de pérdida de clientes del 20%. Nos hemos dado cuenta de la buena marca que tiene BBVA en Cataluña puesto que se están recuperando clientes", aseguró el CEO de BBVA, que insistió en que en su entidad no impactarán los posibles quebrantos futuros de operaciones irregulares que puedan aparecer a futuro en el mercado catalán. "Los activos en balance están perfectamente cubiertos, con garantías adecuadas", insistió.

Por otra parte, Cano adelantó la vuelta a la totalidad del dividendo en efectivo en 2016. Los accionistas de BBVA seguirán recibiendo este año dos dividendos en efectivo y dos scrip dividendo, es decir, con posibilidad de cobrarse en títulos o efectivo.

Tarjetas Black

La corrupción y el asunto de la tarjetas black de Caja Madrid y Bankia han sido dos de los grandes focos de la presentación de resultados. Cano ha defendido que en la entidad son extremadamente rigurosos para evitar posibles usos indebidos de las tarjetas de la empresa y explicó, en referencia a una pregunta sobre las tarjetas opacas de Caja Madrid, que han llegado a tener que despedir a algún empleado por gastar “cien euros” de forma irregular.

En el BBVA el 30% de la plantilla, unos 25.000 empleados, tienen tarjeta corporativa bien por su cargo o porque son empleados que viajan con frecuencia. Estas visas tienen un sistema de alarmas que se dispara cuando hay gastos nocturnos o en fin de semana. La división de auditoría interna se encarga de pedir los justificantes.

"las tarjetas están para pagar una comida con clientes, o para utilizarlas si haces un viaje de trabajo" y no "para comer con tu familia ni para ponerle gasolina a tu coche", explicó el consejero delegado. 

Cano ha pedido en su intervención a todos los sectores de la sociedad española, empresarios, políticos, banqueros y medios de comunicación, que hagan un frente común para erradicar “de una vez por todas” lacorrupción en España.

El consejero delegado de la entidad mostró su esperanza en que los "desafortunados" casos de corrupción que estamos viendo estos días sean "el "principio del fin" de esta lacra que tanto perjudica la imagen exterior de nuestro país.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba