Economía

Indignación de los grandes despachos con Hacienda por haber convertido la amnistía fiscal en una trampa

En octubre de 2012 la cúpula de la Agencia Tributaria garantizó a los grandes despachos que la lista de amnistiados permanecería en un buzón y no se comprobaría. Así que los asesores recomendaron a sus clientes que se acogiesen. Pero ahora contemplan con indignación cómo ese listado se ha examinado a la búsqueda de incongruencias, cómo se ha filtrado un nombre y cómo el PSOE amenaza con publicar el contenido.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto con el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, y el de Administraciones Públicas, Antonio Beteta
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto con el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, y el de Administraciones Públicas, Antonio Beteta

Octubre de 2012. La amnistía fiscal apenas recauda unos 150 millones de euros cuando el objetivo se sitúa en los 2.500 millones. De modo que la cúpula de la Agencia Tributaria con el secretario de Estado Miguel Ferre a la cabeza inicia un roadshow por los grandes despachos para convencerlos de que hagan uso de la Declaración Tributaria Especial. Entre los altos cargos que lo acompañan se encuentran la directora de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana, o el director general de Tributos, Diego Martín-Abril.

Según diversos testigos de las reuniones, poco menos que en esas conversaciones se garantizó que la lista de amnistiados permanecería en un buzón y no iba a comprobar. Si bien es cierto que se recordó que la amnistía sólo limpiaba el delito fiscal pero no el origen de los fondos, también se trasladó que no se iban a examinar las declaraciones de forma independiente. Sin embargo, los grandes despachos contemplan ahora con indignación cómo la lista se ha cruzado a la búsqueda de incongruencias y perfiles de riesgo, cómo se ha filtrado un nombre y cómo el PSOE amenaza con publicar el contenido.

Se hable con quien se hable, el enfado de los grandes despachos con Hacienda es simplemente mayúsculo. “Ahora dicen que están cruzando la amnistía con la declaración de bienes en el extranjero para encontrar incongruencias. ¿Pero acaso se piensan que como asesor soy tonto y relleno los dos formularios con discrepancias para que las cacen? Eso que dicen de que están encontrando discrepancias entre uno y otro es sencillamente mentira. La realidad es que están haciendo comprobaciones de ese listado en contra de lo que se prometió”, sostiene un asesor fiscal. Y esa es una opinión generalizada entre las casas más importantes.

Si bien es cierto que se recordó que la amnistía sólo limpiaba el delito fiscal pero no el origen de los fondos, también se trasladó que no se iban a examinar las declaraciones de forma independiente

“El cruce automático de la declaración de bienes en el extranjero con la amnistía fiscal no proporciona información relevante porque se cotejan datos distintos. Uno declara rentas y otro patrimonio y por lo tanto no se parecen en nada. Lo cual significa que las están examinando al detalle si de verdad quieren hallar algo”, defiende un experto.

A raíz de esas garantías, los asesores de los grandes despachos recomendaron a sus clientes que se acogiesen. La actividad durante el mes de noviembre de 2012 fue febril, hasta el punto de que en cuestión de unas semanas la recaudación se disparó desde los 150 millones hasta los 1.500 millones de euros salvando del ridículo a Hacienda. Los asesores ofrecieron tranquilidad a sus clientes y ahora se sienten traicionados. “Los clientes están llamando nerviosos, pero hay que trasladarles que sólo ha aparecido una lista de 715, una pequeña fracción de los 30.000 que se acogieron”, explica otro asesor.

Distintos fiscalistas esgrimen el informe de la Dirección General de Tributos del 27 de junio de 2012 que se titula ‘Inversiones sobre diversas cuestiones relativas al procedimiento de regularización derivada de la presentación de la Declaración Tributaria Especial’. En su último punto, al respecto de la posibilidad de efectuar una comprobación aislada afirma: “Se considera que no resulta procedente la comprobación aislada de la declaración tributaria especial por cuanto que la misma, a pesar de tener la naturaleza de declaración tributaria, no se presenta en cumplimiento de una obligación tributaria (en los términos del artículo 19 y siguientes de la Ley General Tributaria), ni tan siquiera de carácter informativo, sin perjuicio de que, una vez invocada la misma por el obligado tributario en el curso de un procedimiento de comprobación de una concreta obligación tributaria (concepto y periodo definidos), la Administración tributaria pueda efectuar dicha comprobación al efecto de verificar el ajuste a la realidad de lo en ella manifestado".

Traducido para que se entienda, esto significa que Hacienda no puede verificar la declaración. Tan sólo la puede mirar si el contribuyente la alega en el marco de un proceso habitual de inspección. "Menudo golpe a la seguridad jurídica. Ahora resulta que esa parrafada fue un cebo y que la amnistía es una trampa", denuncian. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba