Economía

Todó perdió 8,2 M. en derechos de pensiones cuando el FROB le cesó en Catalunya Caixa

El ex presidente de la entidad catalana tenía esa cantidad comprometida en diferentes pólizas y planes cuando fue despedido en mayo pasado. El FROB, que ha dejado en suspenso ese pago, redujo hasta 3,5 M. esos compromisos cuando cesó a Todó.

Adolf Todó, ex presidente de Catalunya Caixa
Adolf Todó, ex presidente de Catalunya Caixa

Adolf Todó, sustituido por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) como presidente de Catalunya Caixa en mayo pasado, poseía unos derechos económicos de 8,2 millones de euros acumulados durante su etapa de directivo en la antigua caja catalana, según consta en la denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción contra la antigua cúpula de la entidad catalana. Estos compromisos corresponden a las diferentes pólizas y planes de pensiones con que contaba el sustituto de Narcís Serra al frente de Catalunya Caixa por su labor como presidente de la entidad catalana y como trabajador, durante 18 años, de Caixa Manresa, entidad que posteriormente se fusionó con Caixa Catalunya y Caixa Tarragona para dar lugar a Catalunya Caixa.

Esta cantidad se hubiera incrementado de forma considerable en caso de que Todó, de 57 años, no hubiera sido despedido por el FROB. De hecho, estos derechos económicos se incrementan anualmente hasta la fecha de jubilación del beneficiario.

Según la documentación judicial, la entidad catalana aportó un total de 4.089.590 euros, en el período comprendido entre 2008 y 2012, en dos pólizas para cubrir su fondo de pensiones. La primera aportación se produjo el 1 de marzo de 2008 en una póliza suscrita con Ascat Vida SA por un "seguro colectivo de vida que instrumenta compromiso de pensiones". El total de los derechos económicos consolidados por Todó con esta póliza asciende a 3.247.788 euros.

Catalunya Caixa suscribe la segunda póliza el 2 de noviembre de 2010 para cubrir las aportaciones que se realizan en función de los planes de retribución variable establecidos por el consejo de administración y que afectaban a las contingencias de jubilación, fallecimiento o incapacidad del asegurado. La prima inicial correspondiente a Todó ascendió a 401.109 euros.

El FROB, que rebajó los compromisos a Todó hasta los 3,5 millones, tiene congelado ese pago. El ex presidente de la caja catalana ha conratado al bufete Roca Junyent para que le asesore en una posible reclamación judicial

Así, en total, las cantidades aportadas por todas las pólizas y fondos de pensiones externas ascendieron a 4.089.590 euros entre 2008 y 2012. Todó, además, contaba con un fondo interno de pensiones, una práctica habitual en las antiguas cajas, que ascendía a 3.968.662 euros. De esta manera, la suma de los derechos adquiridos por Todó de todos sus pólizas y planes de pensiones se elevaba hasta 8.273.630 euros.

El FROB decidió reducir hasta los 3,5 millones estos compromisos cuando procedió a la sustitución de Todó por Carlos Pla, según explicó el ex directivo en su comparecencia en el Parlamento Catalán. "Este contrato firmado con el FROB dice que esto son derechos consolidados por el señor Todó, cobrables cuando deje la entidad por cualquier motivo",aseguró el propio Todó, que insistió en que esta cifra "no es una indemnización", sino que son "derechos de pensiones", un salario que se va pagando cada año en diferido.

El FROB ha decidido congelar este pago tras el primer despido procedente de la banca española. Sin embargo, Todó parece dispuesto a pelear en los tribunales por esta cantidad. Para ello ha contratado al despacho de abogados Roca Junyent para que le preste el asesoramiento jurídico necesario para lograr que el Banco de España le pague la pensión que le corresponde.

Sin embargo, la investigación abierta esta semana por Anticorrupción podría variar su postura. El fiscal Fernando Maldonado, que firma la diligencia, subraya que las retribuciones e indemnizaciones fijadas para los altos directivos de CatalunyaCaixa fueron “desproporcionadas y ajenas a la real situación” de la caja y se adoptaron, además, “en un entorno de grave crisis económica”. La denuncia cita cómo en los consejos de enero y octubre de 2010 se aprobaron aumentos salariales para Todó como director general de Catalunya Caixa y para quien fue su número dos, Jaume Masana. Los sueldos variables de ambos se incrementaron hasta el 50% en enero de ese año (con la oposición de una única consejera), mientras que en octubre se subieron sus sueldos fijos.

Anticorrupción considera "desproporcionadas y ajenas a la real situación" de la caja las retribuciones que Catalunya Caixa pagaba a Todó y el resto de miembros del consejo

Las dos subidas fueron aprobadas por la inmensa mayoría de los miembros del Consejo de Administración, incluso cuando “ya habían sido aportados” los fondos públicos. Los consejeros actuaron “con evidente abuso del cargo” y usaron “los fondos de una entidad con connotaciones y trascendencia públicas en beneficio propio y con claro perjuicio para la entidad”.

El fiscal considera inadecuados incluso los contratos iniciales de Todó y Masana, que incluían derechos desproporcionados por pensiones y prejubilaciones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba