Economía

El agujero de las cuentas públicas puede engordar 30.000 millones de golpe: Eurostat plantea contabilizar los créditos fiscales como déficit

El último favor del Gobierno a la banca, dar el aval del Estado a las desgravaciones que esperan obtener ante Hacienda, puede arruinar las cuentas públicas. Eurostat se reunirá entre esta semana y la que viene con Economía y Hacienda para evaluar si debieran contabilizar esos 30.000 millones como déficit.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso de los diputados
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Congreso de los diputados EFE

Los esfuerzos del Gobierno por inflar el balance de los bancos pueden pasarle al Estado una factura contable de 30.000 millones de euros. Eurostat, la agencia estadística europea, ha cuestionado la fórmula que permite a la banca anotarse como activos las desgravaciones que esperan tener ante Hacienda. Eurostat plantea que si la banca se declara acreedora 30.000 millones, el Estado debiera ser declarado deudor y que, por tanto, esos “créditos fiscales” debieran contabilizarse como déficit o deuda pública.

De Guindos dijo que el aval del Estado “no tendría un impacto significativo ni en el déficit ni en la deuda pública”

Las autoridades europeas van a pedir explicaciones a los ministerios de Economía y Hacienda, según han confirmado fuentes del organismo internacional a Vozpópuli, por un sistema contable que permite a la banca apuntar en sus balances sus futuras desgravaciones ante Hacienda como si ya las tuvieran en caja. Son los llamados DTAs (por sus siglas en inglés, Deferred Tax Assets, o “créditos fiscales”). Bruselas estudia si esos avales del Estado debieran contabilizarse como déficit o deuda pública:

  • Si Bruselas decide apuntar esos activos bajo el capítulo del déficit, el agujero de las cuentas públicas engordaría de un solo golpe hasta un 3% con lo que los compromisos de reducción del gabinete de Rajoy serían absolutamente imposibles de cumplir. La decisión del Gobierno de avalar a la banca supondría que Rajoy terminaría su legislatura con un déficit todavía mayor que el encontró.
  • Si por el contrario, Eurostat contabiliza esos 30.000 millones como un cargo a la deuda pública, la deuda española superaría inmediatamente el 100% del PIB. El lastre a la deuda pública sería equivalente al dinero que España recibió de la Unión Europea para rescatar a la banca, cuando el Ejecutivo pidió 40.000 millones de préstamos. La deuda saltaría hasta los 990.466 millones de una tacada a más de un billón de euros, lo que la dejaría en el 101%.

Eurostat apuesta, en cualquier caso, por que el apunte contable que la banca hace figurar como un activo se refleje en las cuentas públicas como un pasivo ya que --según explican las fuentes consultadas-- "no puede haber valor sin contravalor contable".  Ese peligro ya había sido denunciado por economistas como Alejandro Inurrieta que hablaron de "ingeniería contable".

Los créditos fiscales y sus beneficiarios

Las autoridades estadísticas de Bruselas razonan que no puede haber un acreedor de 30.000 millones si no hay un deudor y ese deudor sería el Estado español. El Ministerio de Economía ha permitido a la banca presentar esos fondos como activos por lo que alguien debería cargar con los pasivos y ese alguien son las cuentas públicas.

Los llamados “créditos fiscales” son fondos que los bancos pueden generar por dos vías:

  • Por presentar pérdidas deducibles
  • O por provisionar posibles pérdidas por el deterioro de activos, tal como exigía Bruselas

Esos créditos fiscales han beneficiado fundamentalmente a las grandes entidades que han obtenido el aval del Estado para poder presentar como capital de primera calidad importantes cantidades de dinero. Así, Santander dispone de 11.300 millones de capital en créditos fiscales ahora considerados capital de primer nivel y BBVA dispone de 6.200 millones bajo esa fórmula. Entre los demás beneficiados figuran, CaixaBank con 4.400 millones de euros; Banco Popular, con  1.900 millones de euros y Sabadell, con 3.200 millones de euros.  

Eurostat contradice abiertamente a De Guindos

La oficina estadística de la UE asegura oficialmente que no comenta los procedimientos en marcha pero no ha negado que tal procedimiento esté abierto. Su decisión contradice abiertamente las declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos, que el pasado mes de noviembre aseguró que la decisión de permitir a los bancos que se anotaran en sus balances los créditos fiscales “no tendría un impacto significativo ni en el déficit ni en la deuda pública”.

Hacienda había argumentado hasta ahora que los bancos podían contabilizar como activos sus reclamaciones ante la Agencia Tributaria pero que el fisco no tenía que reconocerlo como pasivo ya que sólo habría que afrontar su pago inmediato si la entidad entrara en pérdidas o en proceso de liquidación.

España copió su legislación de la italiana que también permitió a los bancos contabilizar como si tuvieran ya en caja los llamados “créditos fiscales” o DTAs. Eurostat plantea ahora que no sólo España sino también Italia corran con el coste de la decisión en sus cuentas públicas. Para ello, Eurostat interrogará también a las autoridades fiscales italianas a lo largo de este mes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba