Economía

La nueva Abanca de Escotet, como la antigua NCG: más castigo a los empleados y más sueldo a los consejeros

Cambio de marca, pero no de formas. Como Pego, Gorriarán y compañía, la primera medida de la nueva cúpula ha sido duplicarse el sueldo. Por contra, el nuevo dueño de las antiguas cajas gallegas quiere extender el horario de toda su red de oficinas hasta las 19:00 horas. Además, cambia el plan de incentivos comerciales y aparca la solución de las preferentes a los familiares de los trabajadores.

Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco, y Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia.
Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco, y Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia.

Cambió la forma, en este caso la marca, pero no el fondo. Este jueves desapareció NCG Banco, la antigua Novagalicia, reconvertida en Abanca, el nuevo logo impuesto por el comprador, el venezolano Juan Carlos Escotet, para intentar separarse de su pasado. Cambió la imagen, los colores, el tipo de letra pero los nuevos aires son antagónicos entre lo que recibirá su recién nombrado consejo y lo que heredará su plantilla. Frente al aumento de sueldo aprobado para los consejeros (de 300.000 a 500.000 euros, más otros 100.000 euros en dietas) este mismo miércoles, en su primer consejo sin tener al FROB como vigilante, Escotet pretende endurecer las condiciones laborales de sus empleados, según confirman fuentes de la entidad. El nuevo equipo directivo así lo ha transmitido ya internamente en la convención de directivos que se celebró el pasado sábado.

"Como poco, no es muy afortunado que la primera medida de los nuevos gestores haya sido duplicarse el sueldo, cuando esta entidad fue de las primeras en ser señaladas por las millonarias indemnizaciones (ascendieron a 18,9 millones) de José Luis Pego, Gregorio Gorriarán y Óscar Rodríguez Estrada", denuncian desde el interior de la entidad.

El nuevo equipo gestor pretende alargar el horario de apertura de las 640 oficinas para que éstas permanezcan abiertas hasta las siete de la tarde los cinco días de la semana. Escotet y Javier Etcheverría, vicepresidente y presidente de Abanca, respectivamente, pretenden trasladar a toda la red el horario singular que se implantó en 190 oficinas, como consecuencia de la firma del último expediente de regulación de empleo (ERE). En estos centros se funciona en turno de mañana (9:00 a 14:00 horas) y de tarde (16:30 a 19:00 horas).

Para evitar el conflicto con los sindicatos, puesto que la dirección no puede tomar esta decisión de forma unipersonal (el horario está fijado en el convenio en vigor), Escotet pretende justificar esta decisión apelando a los clientes. Así, la entidad comenzará una encuesta entre sus clientes para preguntarles por sus necesidades de servicio y cuáles son los mejores momentos del día para acudir a las sucursales.

Por otra parte, la nueva dirección ha procedido a cambiar el plan de incentivos comerciales a falta de 24 días para la finalización del segundo trimestre. Este nuevo programa de retribución deja fuera al personal de los servicios centrales, algo más de 800 empleados, y propondrá premios sólo por objetivos de oficinas, haciendo desaparecer el bonus por los objetivos individuales.Además, el nuevo equipo anunció que los familiares y trabajadores de la entidad serán los últimos afectados por las preferentes y deuda subordinada a los que se les ofrecerá una posible solución. En este sentido, la antigua Novagalicia confía en tener solucionado este conflicto el próximo 30 de septiembre. A partir de entonces, se comenzaría a estudiar, caso a caso, las denuncias de los familiares y trabajadores.

Pero en el interior de la entidad no sólo preocupan estos cambios en las condiciones laborables sino que crece el temor por la capacidad de gestión del nuevo equipo, acostumbrado a dirigir entidades mucho más pequeñas que Abanca. "Se piensan que únicamente por incrementar la financiación a pymes y familias está todo hecho. Después de todo lo vivido en esta entidad desde su nacionalización, la fuga de clientes y de pasivo, hay mucho trabajo por hacer. Se necesita mucho conocimiento del mercado español, algo que gran parte del consejo no tiene", aseguran desde la entidad.

Junto a Escotet y Etcheverría, el nuevo consejo está formado por Francisco Botas, consejero delegado de Abanca y ex director general de NCG Banco desde marzo. Asimismo, han sido nombrados Raúl Baltar Estévez (Vigo, 1963), gerente general del Headquarter Banesco Grupo Financiero Internacional, en Panamá, desde abril; Pedro Raúl López Jácome (Lalín, 1959), fundador y CEO del Grupo MWM Securities-Miura Financial Services; y Carina Szpilka Lázaro (Buenos Aires, 1968), integrante desde 1998 del equipo que lanzó ING Direct en España y en el que permaneció hasta 2013. También forma parte del consejo de administración Miguel Ángel Capriles López (Caracas, 1963), que fue durante 15 años presidente del Consejo y consejero delegado del principal grupo de medios impresos de Venezuela, Cadena Capriles.

Además, también preocupa a parte de la plantilla que el nuevo equipo se esté rodeando de una segunda fila directiva integrada por "los delfines de Pego (ex director general de Novacaixagalicia) o Gayoso (ex presidente de las fusionadas cajas) que llevaron a las dos cajas a la debacle".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba