Detalles al natural

Un iceberg llamado 'mentiras'

Las mentiras mayúsculas que hoy asolan  España son poliédricas.  Tienen tantos lados como irregulares son para quienes deberían ser guía y ejemplo para todos, la desvergüenza, el cinismo, la deshonestidad, las corruptelas, la cobardía, la traición, el robo, el abuso de poder y las sevicias de todo tipo que cada día nos encontramos en el panorama nacional.

Y todas ellas juntas conforman un iceberg que amenaza con mucha certeza el precario buque en el que hoy se ha convertido España. Y lo hacen porque al frente de cada arista de ese inmenso bloque de miserias humanas hay unos personajes que vienen actuando así con premeditación, alevosía y desprecio de los ciudadanos que los mantienen. Y lo hacen con una irresponsabilidad tan sangrante que asusta, otorgándoles la segura continuidad de sus actos si nadie pone coto, y pronto, a tanto desmán.

El crisol de la pérdida de valores

La mentira ha acrisolado nuestra inmensa pérdida de valores desbancando a la envidia y al fútbol como deportes nacionales. Aquí todo el mundo sabe que todo el mundo miente – me refiero a los poderosos y a los menos – y hace tiempo que, para más inri, lo vemos con el prisma de la normalidad dentro de un sálvese quien pueda que ha llevado su descrédito y la desconfianza general a la inmensa mayoría de ciudadanos que ven cómo nadie se ocupa de verdad de los acuciantes problemas que les arruinan cada día. Dije que están dadas las circunstancias que en anteriores etapas de esta España de nuestros dolores propiciaban la aparición de un salvador ocasional que normalmente acababa en tragedia. Y he visto con cierta alarma personal que otros articulistas han abundado en ello desde distintos ángulos, por lo que me reafirmo en el peligro real que se cierne sobre nosotros. Sin ánimo excluyente, veamos algunos casos.

Andalucía

En el asunto de los ERE en Andalucía nadie cree a los gobernantes que proclaman  que ellos no sabían nada del atraco que supuso a los fondos públicos. Éstos, del PSOE, con la complicidad posterior de sus aliados comunistas.

Cataluña y Baleares  

En Cataluña pocos dudan del trinque institucionalizado que los nacionalistas de CIU instauraron desde el poder. Ni que sus apellidos más ilustres forman un conglomerado tan defraudador como corrupto desde hace tanto tiempo como memoria democrática tenemos. Incluso anterior. Y aquí han contado con la complicidad, si no connivencia, de sus rivales del PSC-PSOE, que alguna vez amagaron con sacarlo a la luz pública – Maragall dixit- y que se la envainaron para no destapar el baúl de la mierda, con perdón, en el que sin duda alguna también estaban ellos metidos; de lo contrario no se explica. Y también en este caso han contado con el indigno silencio del Tripartito, cómplice también, que cuando desgobernó no tiró de la manta con todas sus consecuencias, o que les vino muy bien por aquello de la continuidad de las golfas costumbres. Y en tan nefanda cama redonda política estaban los socialistas, los republicanos independentistas de Ezquerra y los comunistas ecológicos de IU Los Verdes; que éstos se apuntan con sus primos a cualquier  chollo aunque apeste. Miremos si no lo del desastroso lío a cinco bandas balear, donde no sólo desgobernaron a mansalva con socialistas, nacionalistas e independistas de todo pelaje, siguiendo su secular costumbre, sino que hicieron casi buena la etapa anterior del PP, que concluyó con su presidente encausado penalmente en cuarenta historias.

Valencia

En la Comunidad Valenciana, entre ‘gurteles’,  Cajas, aeropuertos, grandes premios, parques de atracciones   y obras que más parecieran fallas que creadoras de riqueza, también el PP ha pecado de los mismo. De esta querida región muchos pensamos  que lo que ha salido hasta ahora, como en tantas otras, es como la punta del iceberg; si se supiera toda la verdad veríamos el catálogo de mentiras que han echado exculpatoriamente  sus protagonistas.

PSOE

Del PSOE, ahora en la oposición, y del mandato de Zapatero y su vice Rubalcaba, qué podemos decir. Aparte de que protagonizaron el asombroso despropósito de laminarse en pocos años a las centenarias y benefactoras Cajas de Ahorros, con la ayuda de muchos ‘peperos’ y de otros ilustres, y el de hundir el país con  sus demás inventos, todos somos conscientes de lo que mintieron con el asunto de las negociaciones con ETA, en la negación de la crisis económica por interés electoral partidista, en el maloliente y todavía inconcluso Faisán, en las peonadas de su ministro de industria en gasolineras, o en el ya muy lejano - pero del que arranca casi todo-  asunto del 11M y su gestión política, policial y hasta judicial posterior. Eso de que todo fue obra de cuatro chalados musulmanes, luego oportunamente suicidados,  que hicieron un montaje tan espectacular que supuso un golpe de estado electoral, siendo algunos de ellos y otros supuestos cómplices confidentes de las fuerzas del orden, no se lo cree nadie que piense sin obedecer consignas.

PP

Y por fin llegamos al PP de Rajoy. La gran esperanza blanca de los desesperados españoles, quienes le otorgaron más poder que ha tenido nunca partido político alguno en la España supuestamente democrática, y que en un tiempo record han tirado por la borda su bagaje ilusionante mintiendo con su programa electoral y mintiendo ahora también a mansalva con el asunto Bárcenas. Este personaje los tiene por los blandos y se escucha por doquier el ruido navajero de quienes desde dentro no soportan que a base de mentiras se tire por la borda su honra.

Y los demás

Y ya, si miramos a la realeza y a tantas otras instituciones básicas del Estado, y menos básicas,  vemos cómo efectivamente el iceberg de las mentiras tiene demasiadas aristas afiladas para que el buque España pueda salvarse de ser empitonado y hundido.

O viene alguien, o ‘alguienes’, y dan un puñetazo en la mesa destapando y poniendo orden en este guirigay o se intuyen efemérides luctuosas, que diría el recordado Dr. Ripoll. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba