Detalles al natural

Las Ítacas falsarias de algunos

¿Adónde nos quieren llevar? No sé si quienes pontifican desde los diferentes estrados políticos o sociales calibrarán concienzudamente el final de sus recetas para superar las dificultades económicas que padecemos.

La verdadera crisis

Además, se quedan en la simple vertiente económica de la gran crisis que nos asola. Me refiero a los que tienen a España como probeta para sus experimentos cabalísticos o pseudocientíficos; afortunadamente no pasan de simples elucubraciones más o menos hilvanadas con diversos argumentos. No reparan en que la crisis económica es sólo una consecuencia de la verdadera causa de nuestros males, que es mucho más difícil de solucionar a corto plazo. Y hablan de aplicar remedios contra esa fiebre en lugar de atacar la raíz de nuestra enfermedad: una crisis generalizada de valores.

Honestidad

Así, unos afirman que el mejor camino es que España no pague sus deudas. Es decir, el consejo y la enseñanza de todo esto es echarle morro y convertirnos en malos pagadores, caraduras o sinvergüenzas. Olvidan el valor humano de cumplir los compromisos adquiridos que alguna vez nos inculcaron. Cuesta mucho tiempo y trabajo labrarse una reputación de honestidad, y es muy fácil perderla para siempre en un momento.

Sensatez

Otros hablan alegremente de dejar quebrar a bancos y cajas sin tener en cuenta la de centenares de miles de afectados entre sus modestos impositores que perderían el futuro con sus ahorros. Y añaden, sin hacer cuentas de nada, que tales frutos de muchos años de trabajo están garantizados por el Estado. Es decir, por todos los ciudadanos españoles vía impuestos. Y lo dicen sin pudor quienes deberían avergonzarse de tan simplona aseveración habiendo estudiado economía queriendo darnos un cambiazo o estafarnos. Si dicen que no hay dinero en Europa para rescatar a España porque hablaríamos de centenares de miles de millones de euros, ¿cómo piensan que el Estado podría devolver a millones de españoles cantidades similares que tienen depositados en las cajas y bancos afectados por la mala gestión de sus dirigentes? Sólo tienen que sumar los pasivos de las entidades financieras que todos sabemos en lo que respecta a depósitos de clientes y llegarán a cifras que superan con mucho las cifras que se citan respecto al hipotético rescate de España; no me refiero al inminente bancario. Y si están pensando en garantizar sólo, como ocurre en la teoría legal actual, hasta 100.000 euros por persona física, tampoco; hagan cuentas. Otra cosa sería hablar de los accionistas en el caso de los bancos, como sociedades anónimas que son. Y es que se olvidan también del valor de la sensatez, tan recomendada por nuestros mayores.

Responsabilidad

Y finalmente, para no hacer muy extensa la retahíla, hay quien preconiza la fuga de Europa como bálsamo para curar a España de sus dolencias económicas. Esta última receta es de tontuna cum laude, siendo la suma de las dos anteriores elevada al infinito. Supondría inmediatamente una devaluación de la futura moneda hasta valores impredecibles con el consiguiente incremento disparatado de nuestra deuda exterior. Lo que nos llevaría a no poder asumirla y convertir España en la mayor morosa que hayan conocido los tiempos. En este caso se trata de olvidar aquello que nos decían de estudiar y trabajar para ser alguien de provecho. Los españoles habríamos trabajado y estudiado para tontos o irresponsables, en el mejor de los casos, y para golfos irredentos en el otro.

Y todas esas cosas las dicen echando las culpas de nuestra crisis a un variopinto y nutrido grupo de presuntos criminales: los bancos extranjeros que nos prestaron, los políticos de algunos países que ahora nos exigen seriedad para ayudarnos, o a unos indeterminados y fantasmagóricos personajes con el eufemismo de ‘los mercados’. Sin caer en la cuenta de que a los primeros le pidieron la pasta los nuestros, a los segundos sus ciudadanos les piden rigor en la defensa de sus intereses, y que los terceros son simples gestores que tratan de optimizar los rendimientos de quienes les depositan también sus ahorros: fondos de pensiones, de inversiones, seguros, etc.

Cosa bien diferente es el de analizar cómo hemos llegado a esto, sacar conclusiones y enseñanzas para el futuro, y trincar a quienes han dilapidado las cuentas de cajas y bancos, las públicas del Estado o las que sean. Y que paguen irremediablemente por ello, sean quienes fueren: bancarios, ‘cajarios’, políticos propios o ajenos, gobernantes o responsables de cualquier institución. Como decíamos, a más poder más leña.

Y los demás, a aplicarnos el cuento que alguna culpa habremos tenido también. Mientras, a apretar los dientes, el cinturón o lo que sea, y a pagar lo que debemos, que es así porque antes nos lo hemos gastado o lo hemos disfrutado de alguna manera: subvenciones, préstamos a gogó, todo lo público gratis, servicios e infraestructuras públicas a todo tren, etc. O, al menos, ¡hemos votado! Ya sé que lo fácil es decir que no, que a mí que me registren, que la culpa debe ser de otros ¿Qué hay inocentes? Sí, y muchos. ¿Qué hay demasiados jetas de rositas? Sí, y muchos también. Esas son las dos penas. Pero también la ignorancia de no entender que antes de cada derecho hay obligaciones.

Nuestros votados

Y luego están los genuinos: nuestros representantes. Unos gobernando al pairo, otros oponiéndose al tuntún, algunos proclamando huelgas y los de más allá independencias; subvencionados todos con nuestros impuestos. Claro que a esta banda, con no votarla más, listo.

El camino de los valores

De cualquier modo, más le valdría a quienes preconizan viajes falsarios a una Ítaca inexistente, que lean a Homero más a fondo y disfruten de su viaje. Y que a los demás nos dejen recuperar y ejercer los valores perdidos y, si gobernaran alguna vez, que nos ayuden en ese honesto camino. Es el único realista y bueno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba