OPINIÓN

Una visión jacobina frente a la desigualdad

Los gobiernos deberían realizar inversiones que permitieran reducir los actuales niveles de desigualdad de ingresos y riqueza y prevenir nuevos incrementos en el futuro.

Una visión jacobina frente a la desigualdad.
Una visión jacobina frente a la desigualdad.

Después de tanta matraca con el “pruses” todo sigue igual. Los independentistas volverán a gobernar. La izquierda, cuando de banderas se discute, nada tiene que rascar. Ya es hora de empezar a adoptar una postura valiente y optar claramente por una visión jacobina del Estado. Me refiero al Club de los Jacobinos, cuyo diario durante la Revolución francesa era el republicanismo, la soberanía popular, el sufragio universal y un estado centralizado. Porque un estado fuerte importa y mucho. Y sí no que se lo digan a los economistas que han elaborado el reciente Informe sobre la Desigualdad Mundial de 2018, coordinados por Facundo Alvaredo, Lucas Chancel, Thomas Piketty, Emmanuel Saez, y Gabriel Zucman.

El objetivo de dicho informe es contribuir al debate sobre desigualdad económica, aportando la más completa y actualizada evidencia disponible. Para ello intenta articular e integrar los fenómenos macroeconómicos (políticas de nacionalización y privatización, acumulación de capital, la evolución de la deuda pública) con los microeconómicos relativos a la desigualdad (los ingresos de los individuos, las transferencias por ellos percibidas, así como su riqueza y deuda individuales).

La desigualdad se ha incrementado en prácticamente todas las regiones del mundo en décadas recientes, aunque a distintas velocidades

La primera idea del informe, siendo obvia, pone de manifiesto la importancia de las políticas y de las instituciones nacionales, al mostrar que “la desigualdad se ha incrementado en prácticamente todas las regiones del mundo en décadas recientes, aunque a distintas velocidades. El hecho de que los niveles de desigualdad sean tan disímiles entre países, incluso entre aquellos con niveles similares de desarrollo, muestra la importancia de las políticas e instituciones nacionales para influir en la evolución de la desigualdad”.

El trabajo aporta las primeras estimaciones sobre el crecimiento de la desigualdad mundial desde 1980, cuando definitivamente se impone la ortodoxia distópica, y de su distribución entre la totalidad de la población mundial. La conclusión es muy clara: “el 1% de mayores ingresos a escala global, recibió el doble de ingresos que el 50% más pobre... Por su parte, la clase media global se contrajo.

La importancia de la riqueza del sector público

Sin duda el apartado, desde mi punto de vista, más importante del documento es el tercero, donde se analiza ¿por qué es relevante para la desigualdad la evolución de la riqueza en manos del sector privado y del sector público? Entenderán, cuando veamos las conclusiones, el porqué de mi visión jacobina del estado, como instrumento de política pública, igual para toda la ciudadanía del país.

Desde 1980 la propiedad de la riqueza ha pasado, vía privatizaciones y extracción de rentas, del sector público al privado

El documento extrae una conclusión muy interesante. Las desigualdades están determinadas por la distribución de la riqueza entre el sector público y privado. Desde 1980 la propiedad de la riqueza ha pasado, vía privatizaciones y extracción de rentas, del sector público al privado. Ello limita la política económica pública encaminada a luchar contra la desigualdad. En el informe se dice explícitamente que “las desigualdades económicas están determinadas en buena medida por la distribución de la riqueza, que puede ser de propiedad privada o pública. Desde 1980 se observa en prácticamente todos los países, tanto ricos como emergentes, transformaciones de gran tamaño en la propiedad de la riqueza, que pasa del dominio público al privado. Así, mientras la riqueza nacional (pública más privada) ha crecido de manera notable, la riqueza pública se ha hecho negativa o cercana a cero en los países ricos (las deudas superan a los activos). Esto limita la capacidad de los gobiernos para reducir la desigualdad, y ciertamente tiene implicaciones importantes para la desigualdad de riqueza entre individuos”.

Comprenderán ustedes ahora por qué los distintos lobbies de diferente pelaje gastan tanto tiempo, esfuerzo y dinero para tratar de justificar procesos de privatización o colaboración público-privada de servicios públicos, desde la sanidad, educación o dependencia, hasta la distribución del agua o la energía.

La relación entre la riqueza neta privada y la riqueza neta nacional nos brinda información sobre el total de riqueza controlada por los individuos en relación a la controlada por sus gobiernos y es un determinante crucial del nivel de desigualdad de los países. La riqueza privada neta ha experimentado un incremento generalizado en las últimas décadas, pasando de 200-350% del ingreso nacional en la mayoría de los países ricos en 1970, a 400-700% en la actualidad. Esta tendencia se vio en buena medida inalterada por la crisis financiera de 2008 o por las burbujas de precios de ciertos activos experimentadas por países como Japón o España.

En China y Rusia, la riqueza pública disminuyó desde un 60-70% a un 20-30% de la riqueza nacional

La riqueza neta pública (esto es, activos menos deuda pública), por el contrario, ha disminuido en prácticamente todos los países desde la década de 1980. En China y Rusia, la riqueza pública disminuyó desde un 60-70% a un 20-30% de la riqueza nacional. En Estados Unidos o Reino Unido, la riqueza neta pública se ha vuelto incluso negativa, mientras que en Japón, Alemania y Francia es ligeramente positiva. Esto limita la capacidad de los gobiernos para regular la economía, redistribuir ingresos y mitigar el crecimiento de la desigualdad. Las únicas excepciones a esta tendencia generalizada a la disminución en la riqueza pública son países como Noruega, que cuenta con recursos petroleros y fondos soberanos de gran envergadura.

Proyecciones y recomendaciones

El Informe termina presentando proyecciones de la evolución de la desigualdad de ingreso y riqueza hasta 2050 en base a distintos escenarios. Concretamente se afirma que “si en el futuro las condiciones actuales se mantuvieran sin cambios, la desigualdad a escala mundial continuaría creciendo. Si, en cambio, todos los países siguieran, en términos de distribución del ingreso, una trayectoria similar a la que Europa experimentó en las últimas décadas, la desigualdad mundial podría reducirse, con simultáneos avances importantes en la erradicación de la pobreza a escala global”. Para ello son fundamentales las políticas públicas: “enfrentar la desigualdad de ingresos y riqueza a escala mundial requiere cambios importantes en las políticas impositivas nacionales y globales. En muchos países deben revisarse las políticas educativas, salariales y de toma de decisiones en la dirección de las empresas...”

Se necesitan mayores inversiones públicas en educación, salud y protección medioambiental, tanto para combatir la desigualdad existente como para prevenir incrementos futuros

Por todo ello, los gobiernos deberían realizar inversiones que permitieran reducir los actuales niveles de desigualdad de ingresos y riqueza y prevenir nuevos incrementos en el futuro. “Se necesitan mayores inversiones públicas en educación, salud y protección medioambiental, tanto para combatir la desigualdad existente como para prevenir incrementos futuros. No será fácil, habida cuenta de que los gobiernos de los países ricos se han empobrecido y se encuentran muy endeudados. Reducir el endeudamiento público no es una tarea sencilla (varios mecanismos han sido empleados en el pasado –aumento de los impuestos progresivos, condonaciones de deuda, inflación), pero es central para mejorar la posición de partida de las generaciones jóvenes.”

Y aquí la superclase distrayéndonos con “el pruses”, cuando lo realmente relevante son otras cosas, para lo que se requiere exactamente lo contrario a lo que está pasando, un Estado fuerte y centralizado.

Permítanme desearles de corazón, a todos ustedes, una Feliz Navidad y que disfruten de estos días tan entrañables con los suyos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba